Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 5 de Diciembre de 2021
Opinión

Una convención exitosa

Víctor Herrero A.

La Convención Constituyente ha tenido -simbólica y literalmente- mala prensa. Al juzgar por lo que publican y emiten muchos medios tradicionales estaríamos frente a un circo protagonizado por un elenco de extraños personajes que se dedican a despilfarrar recursos públicos y que se dedican a cualquier cosa menos redactar una Constitución nueva.

Este artículo es parte de nuestro newsletter exclusivo para suscriptores, Reunión de Pauta, del pasado 6 de agosto, y ahora se comparte para todos los lectores.

La Convención Constituyente ha tenido -simbólica y literalmente- mala prensa. Al juzgar por lo que publican y emiten muchos medios tradicionales estaríamos frente a un circo protagonizado por un elenco de extraños personajes que se dedican a despilfarrar recursos públicos y que se dedican a cualquier cosa menos redactar una Constitución nueva.

Esta visión -convertida a ratos en una verdadera campaña comunicacional- sólo representa a la minoría de derecha en la Convención. Y ni siquiera a todo ese sector, sino a aquellas y aquellos convencionales electos que todavía no logran entender que la opción ‘Rechazo’ sufrió una paliza en el plebiscito del 25 de octubre de 2020. Las convencionales Marcela Cubillos y Teresa Marinovic, por ejemplo, han realizado un gran trabajo en atacar la Convención Constituyente desde cualquier ángulo posible, desde el simbolismo y hecho histórico mismo de su existencia, hasta el costo de los almuerzos de los constituyentes.

Auxiliados por una prensa que en gran parte está en manos de grandes empresarios que comparten un diagnóstico fatalista sobre este proceso político y social, la Convención se encuentra constantemente asediada.

Sin embargo, así como ese sector político y sus medios no vieron venir el estallido social de 2019, ahora tampoco parecen anticipar que, quieran o no, habrá una Constitución nueva. Y su desdén por todo este proceso histórico de Chile no los deja ver algo muy concreto: hasta ahora, la Convención ha sido muy exitosa.

Sí, exitosa. Exitosa en representar a los ciudadanos de manera más fiel que cualquier otro órgano electo del país.

Exitosa en lograr en sólo un mes conformar desde cero -con pocos recursos, con una infraestructura diseñada más para dañar su trabajo que potenciarlo- una institución entera. Ya cuenta con ocho comisiones, se han realizado más de 100 votaciones y ha permitido que esa misma derecha que boicotea la Convención tenga representación en las vicepresidencias. Algunas comisiones ya han comenzado con audiencias públicas y, tal como cuentan los dos periodistas de INTERFERENCIA que cubren la Convención, la mayoría de los constituyentes trabaja todos los fines de semana, entre otras cosas para fomentar la participación de las y los ciudadanos en los distintos territorios del país.

Se trata de un desempeño realmente estelar, en especial si se toma en cuenta que la Comisión Ortúzar tardó cinco años (1973-1978) en crear las bases de la Constitución de Augusto Pinochet. Y, claro, no tuvo que lidiar con ‘molestias’ de la democracia como una prensa opositora.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

La fuerza y el cariño que le ponen a la pega los constituyentes no de derecha en la Convención es impresionante, la potencia con que actúan arrollará a ese grupito de los 38 que se atrinchera para intentar impedir la redacción de la Nueva Constitución. Estoy seguro que se obtendrá un buen y justo resultado para todos estos empeños depositados en la Convención Constitucional. Gracias por el trabajo desplegado.

Estoy incondicionalmente con los cambios que el pais necesita y apoyo a morir esta nueva constitucion.

Añadir nuevo comentario