Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de enero de 2021
Mucho bono, poca justicia

Ver para creer: anuncios de Piñera dejan indiferentes a muchos ciudadanos

Víctor Herrero A.
Lissette Fossa

epa.jpeg

Foto: EPA
Foto: EPA

La serie de subsidios que anunció el Presidente anoche, que no tocan en nada el modelo económico chileno que perpetúa la desigualdad, no generó entusiasmo en la clase media. ¿Le servirá a Piñera para apaciguar los ánimos?

Nada más anunciar al país una serie de medidas sociales -que en lo esencial consistieron en aumentar de manera marginal subsidios en distintos ámbitos, pero sin tocar el modelo económico que tiene a muchos chilenos luchando para pagar las cuentas de fines de mes- los cacerolazos en Santiago Centro se intensificaron.

El mundo político tradicional celebró, en mayor o menor medida, los anuncios del Presidente. El diputado Matías Walker afirmó en su cuenta de Twitter que ”Chile será un país más justo gracias a las manifestaciones sociales”. Y tratando de buscar créditos por las medidas anunciadas, el militante de la Democracia Cristiana afirmó que “se acogieron propuestas de la DC, PPD y PR (que hoy se reunieron) en La Moneda”.

Óscar Landerretche, académico de la Facultad de Negocios de la Universidad de Chile y pre candidato presidencial del PS, aseguró anoche en una entrevista en CNN y Chilevisión que “se debe destacar la victoria de la ciudadanía”.

Sin embargo, para mucha gente que se ha manifestado estos días o que, sin salir a las calles, apoya el movimiento ciudadano, las medidas de mayores gastos fiscales de Piñera no los dejó contentos.

Estas medidas, dice Mauricio Figueroa, un chófer que trabaja para el Diario Concepción, “son una mierda, son sólo parches pero no dan soluciones para la agenda social por la cual hoy el pueblo ha salido a las calles”. El trabajador se quejó de que Piñera “no hablo sobre las AFP y que necesitamos salud garantizada por el Estado; tampoco se refirió a los altos costos que hoy tienen las familias para adquirir una vivienda, ni tampoco un cambio a la Constitución”.

Mario Riquelme, un funcionario jubilado que reside en Puente Alto, aseguró que si “estas medidas hubiesen ocurrido antes del estallido social, la derecha se perpetuaría en el poder”. Pero dado todo lo ocurrido en los últimos días, ahora piensa de manera distinta.  “Si solo mirara mi metro cuadrado, a la gente que vive en mi sector, ninguna de estas medidas les llega”, afirmó.

Apoyo opositor

El paquete de medidas anunciadas por Piñera, que explícitamente contó con el apoyo de los presidentes de los partidos opositores DC, PPD y PR- que ayer acudieron a La Moneda para conversar con el gobernante, así como lo hicieron el domingo el presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), y el presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito- sonó para muchos como un típico anuncio de 21 de mayo. Es decir, de prometer sin comprometerse a volverlo realidad.

De hecho, el mandatario anunció que enviaría las medidas de aumento de gasto fiscal al Congreso, dejando la puerta abierta para que estas se puedan entrampar en el poder legislativo, tan cuestionado como el Ejecutivo por los manifestantes de estos días.

Pero varios expertos, y mucho ciudadanos, desconfían de las promesas de Sebastián Piñera, que vienen tras cinco días de protestas y violenta represión policial y militar. Sobre todo porque el Presidente ni siquiera ha despedido a ministros clave que, en parte, son responsables de la actual escalada de violencia social. Entre ellos la ministra de Transportes Gloria Hutt, y el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

De hecho, una de las medidas anunciadas por Piñera, que supuestamente gravaría con más impuestos a los más ricos, contiene dos trampas. Por un lado la recaudación tributaria de esta medida es completamente insignificante -unos 160 millones de dólares-; por otro grava a ejecutivos de grandes empresas, pero no a las grandes empresas en sí mismo.

La sensación es que, pese a los anuncios, el mandatario perdió definitivamente el apoyo de la clase media. “Espero que mañana (hoy) se vuelva a salir a las calles para reclamar por los derechos de cada ciudadano que hoy día se sacan la cresta para ganar un mísero sueldo mínimo”", dijo Figueroa, el chófer de Concepción.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario