Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 11 de mayo de 2021

Esta historia es perturbadora y no entiendo cual es el objetivo político que subyace. Me parece que gran parte es inventada o distorsionada. Trastoca todo lo que significa el proceso de adopción. Cuando un hijo es adoptado, toda la educación, costumbres, modo de vida y valores son transmitidos en gran parte por sus verdaderos y únicos padres, y en una proporción menor por el medio social y cultural donde se desenvuelven. El haber nacido de otra mujer pasa a ser una anécdota sin importancia dentro de un proceso de asimilación sano y afectuoso. Como padre adoptivo, no entiendo qué evento trastocó el desarrollo afectivo-social-cultural de esta pobre niñita. Si es tal cual como lo están contando. Un proceso de adopción sano y afectuoso tiene que haber producido una hija 100% alemana, amante de su familia inmediata y extendida, de su cultura, su idioma, su historia alemana. Esto de creerse mapuche ¿de donde viene? ¿Porque es acaso un poco más morena y bajita que sus padres y compañeros de curso? ¿Qué importancia tiene eso? ¿no es eso acaso la exaltación de los rasgos físicos por sobre otros atributos de las personas que son mucho más importantes? ¿No es acaso eso racismo en su expresión más pura? ¿Construir un abismo entre una hija y sus padres por un concepto de raza?

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios