Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de Octubre de 2021

Lo que se lee en la noticia y en los comentarios demuestra el sesgo del periodista y la completa ignorancia de la mayoría de las personas del país. En primer lugar, existen 7 AFP. De la cuales, solo algunas son sociedades anónimas y están abiertas en la bolsa. En estas sociedades, como en cualquier otra que sea anónima, su junta de accionistas puede decidir sacar el 30% mínimo o hasta el 100% de sus utilidades. En el negocio de afp las utilidades que se reparten son las conseguidas por la gestión de la empresa, no la utilidad de los fondos (cuentas de capitalización de individual de las personas y otros ahorros voluntarios). Eso no se toca por ley, lo que sí podría pasar en caso de que lo administra el estado. Un claro ejemplo de esto es el robo qué pasó en Argentina con gobiernos populistas. Por otra parte, volviendo a la forma que generan utilidad o pérdida las AFP como empresa es a través del ingreso por comisiones obligatorias y otras comisiones por administrar los fondos de pensiones y ahorros voluntarios. En segundo lugar, que en muchas veces es más importante que lo anterior, es la utilidad por encaje (las AFP deben invertir el 1% del patrimonio de los dueños en los mismos activos financieros de los fondos de las personas como incentivo a que hagan bien la pega y obtengan utilidades y no pérdidas con sus inversiones). Ahora considerando todo lo anterior, es una falacia considerar que el estado podría administrar fondos mejor que una AFP siendo que tendría que diversificar e invertir en la misma clase de activos financieros en Chile y el extranjero. El costo en comisiones que pagamos a la,AFP nos lo cobrarían en impuestos. Nada es gratis en la vida. Por último, para los que creen que las pensiones mejorarían cambiando el modelo, Para ser puristas solo existen dos extremos, un ahorro individual o uno que lo financie el estado. En el primer caso, las personas tienen que ser responsables en ahorrar, algo que no hacen todos. Para el segundo caso ese necesita que el estado tenga la riqueza para poder financiarlo. Por mucho que los políticos chantas le hayan vendido la poma a la gente, esto no alcanza en Chile, con lo que produce no genera ingresos suficientes (aquí hay varios factores detrás por los que no me voy a explayar mucho, pero son relevantes la baja productividad y la gran cantidad de trabajo informal. También, en menor medida, la evasión de impuestos de muchas personas, que por ejemplo no declaran el IVA y las extensiones tributarias en empresas). Para los que piensan que subiendo impuestos a los súper ricos se logra, que aprendan a usar la calculadora, lo que se recaudaría, suponiendo que no se vayan del país, cierren sus empresas y se lleven el capital, es muy bajo. Ni expropiándoles todas sus propiedades y vendiéndolas al valor de mercado más alto y ni gastando todos los fondos soberanos (los ahorros soberanos de los últimos 40 años, que quedan después de los gastos de la pandemia) alcanzarían para un par de años. Esto no es sostenible. El estado, quien sea el gobierno, debe avanzar en aumentar el pilar solidario en lo que se pueda, pero esto tampoco es mucho.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios