Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 14 de Junio de 2021

Es siempre común, desgraciadamente, que frente a cualquier debate político la academia tienda a plantearlo todo como "depende de que se entiende por x" o a un problema de concepciones. Ya el segundo Wittgenstein tiene el sobrevalorado valor, valga la redundancia, de haberse dado cuenta que los problemas del lenguaje no son un problema para la practica cotidiana, pero se sigue insistiendo constantemente que todo se reduce a un problema de lenguaje, ¿es acaso esto una forma de enredar el debate para no discutir lo realmente importante? Hay ciertas imprecisiones en el articulo que son producto del marco teórico con el que el autor se maneja, el predominio a mi parecer de la teoría política angloparlante. Por ejemplo, no es cierto que los marxistos, socialismos, etc son una variante del comunitarismo (el debate comunitarismo vs individualismo es propio de la filosofía angloparlante y no de la continental que esta más atenta a las sutilezas barrocas que a las simplificaciones más útiles). El comunismo y el comunitarismo tiene en común la idea de que el individuo es un producto social, y por ello lo colectivo es anterior, pero su diferencia es cómo conciben la comunidad: para los comunitaristas el conflicto quiebra la comunidad, en cambio para los comunistas (Marx) el conflicto es la que la reestablece. Ni Honneth ni Rancière se los podría denominar comunitaristas, y por ello también es un error, como lo hace Taylor, pensar que de Hegel se desprende un pensamiento comunitarista (de hecho Ricoeur cuestiona del alemán su énfasis en la lucha en su teoría del reconocimiento). Tampoco creo que sea riguroso decir que Jaime Guzmán es un corporativista, si no contamos sus escritos de colegial, sus entrevistas cuando ya es un artífice del modelo chileno tiene muy poco de corporativistas. Frente al barroquismo intelectual que plantea enredar el debate en términos de lenguaje, prefiero sostener una concepción de representación social de neoliberalismo, mucho más clara, compartida y que de hecho es la que se suele usar a la hora de lanzar los dardos. Desde este punto de vista la pregunta que sostiene el autor sobre si las categorías minarquismo, libertarianismo, monetarismo, individualismo, son agrupables bajo el rotulo de neoliberalismo, la respuesta se vuelve más sencilla... Sí....lo que no quita, por cierto, el valor del autor en dar cuenta de sus variantes y sutilezas desde diferentes perspectivas.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios