Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de octubre de 2020
Martes, 20 de octubre de 2020
Newsletter para Lectores Suscritos y Registrados

Por Andrés Almeida,
Editor General de Interferencia

Buen día lectores, bienvenidos a 2019 y a La Semana, el newsletter de análisis informativo de INTERFERENCIA.

Si este correo te fue reenviado, y te interesan nuestros contenidos, suscríbete aquí.

 

BOLSONARO V/S LA AMAZONÍA INDÍGENA

Jair Bolsonaro, el recientemente asumido presidente de Brasil, inició este 2019 ofreciendo la que puede ser una de las peores noticias de la década: el traspaso de las decisiones de demarcación de  las tierras indígenas desde la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) -una entidad que hasta hace poco pertenecía al influyente Ministerio de Justicia y que hoy pasa al nuevo Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos- hacia el Ministerio de Agricultura, que dirige Tereza Cristina da Costa, una ex diputada representante de los grandes agricultores brasileños, conocida como la musa del veneno por haber sido partidaria de relajar la legislación que regula el uso de pesticidas. Una medida que afecta al 13% del territorio brasileño, el que mayoritariamente corresponde a la Amazonía indígena, y que es de un tamaño similar a Etiopía.

Asimismo, Bolsonaro también transfirió el Servicio Forestal Brasileño desde el Ministerio del Medioambiente hacia el de Agricultura, con lo que debilitó aún más la institucionalidad que defiende la Amazonía. Aunque el presidente brasileño echó pie atrás en su idea de fusionar ambas carteras, finalmente el Ministerio de Medioambiente cada vez se parece más a un fantasma, pues, además, fue elegido ministro de dicha cartera Ricardo Aquino Salles, un ex miembro de la Sociedad Rural Brasileña, la que es una institución que defiende los intereses de la agroindustria. A esto se suma el antecedente que señala que Aquino Salles debió enfrentar acusaciones de fraude medioambiental que beneficio a empresas cuando fue secretario de Medioambiente en la Gobernación del Estado de Sâo Paulo.

Estas medidas dejan a la Amazonía indígena a merced de los intereses de la agroindustria y la minería, sectores que solo en Brasil tienen una escala global e insaciable sed de recursos.

En el caso de la agroindustria, la idea es favorecer a un sector dinámico que ya representa el 23,5% del PIB, siendo Brasil el segundo productor mundial de soja (detrás de Estados Unidos), con 112 millones de toneladas anuales, y el principal exportador, con 69 millones. Además el país tiene grandes transnacionales alimentarias de productos procesados como JBS, la empresa 199° más grande del mundo y la 5° de Brasil, según el último listado de Fortune Global 500, el que le atribuye ingresos anuales por 51 mil millones de dólares, lo que equivale al PIB de países tales como Serbia o Ghana.

En cuanto a la minería, el gran problema es que las políticas de Bolsonaro apuntan a legalizar la minería de los llamados garimpeiros, quienes se han convertido en un epidemia medioambiental según The Guardian. Esto, a cambio de un royalty para las comunidades indígenas a ser negociado directamente con ellas y sin mediar las ONGs que hasta ahora han prestado soporte conceptual y técnico. La presa principal es el territorio Raposa Serra do Sol, rico en reservas de uranio y niobio (al respecto, ver artículo de El Confidencial).

 [DIJIMOS…]

…Gabriel Boric tiene que elegir entre la política y el rock. Aunque el diputado tiene toda la intención de construir un liderazgo amplio y nacional, el pasado punk del líder del Frente Amplio reaparece una y otra vez. Ahora se trata de un video de 2017 en el que celebra el regalo de una polera con la imagen de Jaime Guzmán baleado lo que lo tiene nuevamente pidiendo disculpas en su afán de mostrar madurez.

Aunque sus simpatizantes lo exculpan por disculparse -a la vez que increpan a los muchos que nunca lo han hecho tras burlarse de las víctimas de la dictadura y que hoy lo critican- lo cierto es que la credibilidad de Boric está en entredicho, pues no queda claro quién realmente es: el del video y el viaje a ver a Ricardo Palma Salamanca, o el de las disculpas, las condenas al asesinato de Guzmán y las críticas a Venezuela y Cuba. Cualquiera quien sea, no deja contento a nadie, pues a esta altura un Boric suena impresentable y el otro insincero.

Ver newsletter anterior de referencia.

 

…Piñera libra una dura batalla por el clima económico, pero la cosa no pinta bien. Pese a que los creativos de La Moneda están buscando con cierto éxito posicionar #ChileenMarcha como mantra de gobierno, en reemplazo del desmedido #TiemposMejores heredado de la campaña presidencial, y pese a que el presidente está inaugurando la abusiva costumbre de hacer cadenas nacionales a todo evento para distribuir propaganda sobre lo supuestamente bien que lo ha hecho (ver video con las autofelicitaciones que consideran la creación de 140.000 nuevos empleos y 125.000 nuevas empresas), lo cierto es que los datos no lo acompañan.

Al día siguiente de la cadena nacional aparecieron las nuevas cifras de desempleo: 6,8%, un 0,3% más alta que el trimestre del año anterior, y con la noticia de que se desacelera el ritmo de la creación de empleo asalariado privado, en relación al asalariado público y de cuenta propia, que se considera de mejor calidad (y que había sido bandera del gobierno). Además, Oxford Economics consideró que Chile podría sufrir una nueva degradación en su calificación de deuda, por problemas de apalancamiento bancario y el endeudamiento público.

Ver newsletter anterior de referencia.