Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de abril de 2021
Corporación Andina de Fomento

Abuso de poder: escándalo fuerza la renuncia del presidente de la CAF

Lissette Fossa

23-24.jpg

Luis Carranza.
Luis Carranza.

La gestión del economista peruano Luis Carranza terminó de manera abrupta en medio de graves acusaciones de acoso laboral, falta de probidad y manejos políticos indebidos. En sus cuatro años al mando, más de 100 funcionarios se han ido del mayor banco de desarrollo de la región.

En medio de la pandemia por Covid-19 que se ha extendido con fuerza en Latinoamérica, uno de los principales bancos de desarrollo de la región estuvo en el ojo del huracán por escándalos de maltrato laboral, abuso de poder e incluso acciones que podrían revelar corrupción en el organismo. El escándalo afecta al Banco de Desarrollo de América Latina, la ex Corporación Andina de Fomento (CAF), y obligó a la renuncia el pasado 23 de marzo de su presidente Luis Carranza.

Carranza, un economista peruano y ex ministro de Hacienda durante el segundo gobierno de Alan García, llegó a la presidencia del mayor banco de desarrollo de la región en 2017. Además de académico, también fue economista jefe de América Latina para el banco BBVA y consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El trance en la ex CAF se da en medio de un año en que la inversión será crucial para salir de la crisis sanitaria y económica. Tan solo en 2020 el banco desembolsó US$ 10.400 millones en la región.

Las acusaciones de maltrato laboral y abuso de poder sobre Carranza y su círculo cercano estallaron a principios de marzo, cuando la ex funcionaria de ese banco, Alejandra Claros Borda, denunció los hechos en un reportaje del diario colombiano El Espectador. Ya antes, el ex presidente boliviano Evo Morales, quien trabajó con Claros Borda en su primer periodo de gobierno, había hecho pública las acusaciones de acoso laboral de la ex funcionaria, quien además se vio obligada a renunciar a su puesto en el banco. Según ella, desde 2017 cerca de 100 empleados del banco se habían visto presionados a presentar su supuesta renuncia voluntaria. Tras su acusación salieron a la luz decenas de casos que apoyan las afirmaciones de Claros.

El caos institucional llevaron al directorio del banco a crear una inédita ‘comisión revisora’ para indagar la gestión de Carranza. Esta iniciativa fue respaldada por gobiernos de derecha como los de Brasil, Colombia y Chile.

Alejandra Claros trabajó cinco años como analista política y coordinadora de secretaría del Banco de Desarrollo de América Latina. En octubre de 2019 denunció ante el Comité de Integridad Ética del banco al secretario general de la entidad, Víctor Rico, quien le pidió interceder por él de manera ilegal para ayudar a un cuñado acusado de corrupción en la alcaldía de Cochabamba. Además, ella afirmó que Rico también le solicitó cambiar detalles del informe sobre Bolivia para indicar que habría habido fraude en las polémicas elecciones presidenciales de 2019. Al negarse a estos favores, comenzó a ser víctima de acoso por parte de Rico y de Ana María San Juan, también funcionaria de confianza del presidente Carranza.

Dos meses después, y a pesar de que Rico confesó ante el comité de ética haber solicitado esos favores, el departamento de Recursos Humanos del banco solicitó la renuncia inmediata de Alejandra Claros. Ni siquiera pudo sacar sus pertenencias de su escritorio ni despedirse de sus compañeros de trabajo.

Según El Espectador, hay más de cien renuncias voluntarias en estos últimos cuatro años de gestión de Carranza, que probablemente tienen relación con presiones indebidas y acoso laboral.

Uno de los primeros casos fue el del ex consultor jurídico de la CAF, Ricardo Sigwald, quien fue despedido tras recomendar que no se aprobara un crédito a Venezuela. Según el abogado, no habría garantías para la devolución del dinero. Tras eso, el consultor fue desvinculado. Meses después, en octubre del año pasado, murió por complicaciones derivadas del Covid-19.

Tras darse a conocer estos hechos, Carranza renunció, pero se mantendrá en el cargo por un mes más mientras los países miembros del banco buscan a un reemplazante. En su carta de renuncia insinúa que fueron países “de izquierda” quienes habrían pedido su renuncia y que ésta se trataría de un tema político.

“Desde el último año hemos observado el interés de politizar la actuación del CAF, lo cual sería muy negativo para el futuro de nuestra organización. Así, hemos observado cómo importantes iniciativas se han visto dilatadas con excusas, a pesar de ser soluciones concretas”, afirmó en una carta que dio a conocer el día de su renuncia.

El ahora ex presidente agregó que recibió presiones de los representantes de Argentina para nombrar a una persona, que no estaría preparada, para el cargo de vicepresidente del banco. 

Fuentes ligadas al banco aseguran a INTERFERENCIA que era un secreto a voces la falta de probidad de Carranza. Incluso, dicen, era de suponer que Carranza insinuaría razones políticas tras su salida, y que éste ha generado un daño institucional al banco.

“La tesis de Carranza sobre que son los países de izquierda quienes politizan su gestión queda desvirtuada cuando fue precisamente él quien quiso vulnerar las reglas de riesgo y probidad de CAF, para congraciarse con el país líder regional de la izquierda, Venezuela, aprobando un crédito que no correspondía bajo ningún parámetro financiero y legal”, asegura un ex asesor del banco.

Un hecho que ilustra la forma en que Carranza manejaba el banco es que contrató como asesora suya a Susana Pinilla, ex ministra del Perú que se encuentra prófuga de la justicia de ese país que la condenó a 9 años de prisión efectiva por un caso de corrupción y colusión.

Sin embargo, el caos institucional y el mal ambiente laboral llevaron al directorio del banco a crear una inédita ‘comisión revisora’ para indagar la gestión de Carranza. Esta iniciativa fue respaldada por gobiernos de derecha como los de Brasil, Colombia y Chile y habría sido finalmente esta acción la que gatilló su intempestiva renuncia a la presidencia. “Eso viene casi a confirmar las dudas sobre la probidad y legalidad de su administración·, afirma el ex consultor. 

Tal vez el hecho que mejor ilustra la forma en que Carranza manejaba el banco es que haya contratado como asesora suya a Susana Pinilla, ex ministra del Perú que se encuentra prófuga de la justicia de ese país que la condenó a 9 años de prisión efectiva por un caso de corrupción y colusión.

Futuro sombrío

Tras la caída de Carranza, los bancos de desarrollo más importantes de Latinoamérica comienzan el año con el pie izquierdo según un análisis de El País de España. Por una parte, el BID tiene como presidente a Mauricio Claver-Carone, designado en septiembre pasado con el respaldo de Donald Trump, lo que ha generado controversia debido a que carga con el sesgo de esa administración. A esto se suma lo ocurrido con Carranza y su círculo cercano, que tras la investigación interna que se lleva a cabo podría sacar a luz nuevos casos de abuso de poder en la ex CAF.

“La incapacidad de ambas [BID y ex CAF] para aportar una respuesta cohesiva frente a la Covid es muy decepcionante. Y el desorden [interno] en estas instituciones no es más que el desorden de toda la región”, afirmó al El País Thomas Shannon, ex asesor del Departamento de Estado durante el gobierno de Barack Obama.

Carranza, de todos modos, parece despedirse en grande. Tras el anuncio de su renuncia, se fue a un supuesto viaje de trabajo a Madrid por 20 días, con un ticket en primera clase, alojamiento en hotel cinco estrellas y viáticos, todo pagado por la institución a la que aún pertenece mientras no se nombre a su sucesor o sucesora. Cabe recordar que en medio de la pandemia y en plena Semana Santa en España no son muchas las reuniones presenciales de trabajo en ese país.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario