Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 24 de agosto de 2019
Luchas de poder en la “Cuota Cero”

Alcalde de Zapallar planea querellarse por tráfico de influencias por fallida licitación del César

Nicolás Massai D.

portada_alessandri.jpeg

Gustavo Alessandri, alcalde de Zapallar. Foto: Municipalidad de Zapallar
Gustavo Alessandri, alcalde de Zapallar. Foto: Municipalidad de Zapallar

La comuna de descanso de la elite chilena está envuelta en un torbellino. Gustavo Alessandri parece sentirse traicionado y ha emprendido una cruzada de transparencia, "caiga quien caiga".

La fallida e irregular licitación del restaurante César, ubicado en la costa de Zapallar, sigue generando ruido en el balneario más exclusivo del país, donde veranea y pasa sus fines de semana largos –como esta Semana Santa– una minoría de la tradicional elite nacional.

Después de que INTERFERENCIA diera a conocer en diciembre pasado que la persona que se había adjudicado el concurso para administrar el emblemático local, Erwin Alarcón, estaba casado con Deborah Francisca Zamorano –hermana de uno de los concejales, lo que lo inhabilitaba para participar–, el alcalde Gustavo Alessandri echó pie atrás a la decisión municipal.

Pero Alarcón solicitó a la Contraloría Regional de Valparaíso un pronunciamiento, el que llegó mediante oficio el 25 de marzo. En este el órgano fiscalizador indicó que el empresario de la zona “se encuentra inhabilitado para contratar con la Municipalidad de Zapallar, en razón del vínculo de parentesco por afinidad en segundo grado que lo une con el concejal de esa institución comunal, don Felipe Zamorano”.

Según fuentes cercanas al municipio, durante la licitación existió una cercanía poco común entre el oferente Unión Temporal de Proveedores –integrada por Alarcón y sus socios, entre los que se cuenta el conocido chef Jorge "Coco" Pacheco, además de los empresarios Nicolás Achurra y Guillermo Gálmez– con personas de la municipalidad de Zapallar.

Tras la fracasada licitación quien asumió temporalmente la administración del César fue Gastón Escobar, conocido en la zona por su actividad culinaria con el restaurante Donde Gastón, ubicado en la Laguna de Zapallar.

Pero el tema no quedó allí. En la zona ha circulado fuertemente el rumor de un eventual tráfico de influencias en todo este accidentado proceso. Según fuentes cercanas al municipio, durante la licitación existió una cercanía poco común entre el oferente Unión Temporal de Proveedores –integrada por Alarcón y sus socios, entre los que se cuenta el conocido chef Jorge "Coco" Pacheco, además de los empresarios Nicolás Achurra y Guillermo Gálmez– con personas de la municipalidad de Zapallar.

Hasta el momento no se manejan antecedentes concretos, aunque sí existe un sumario en curso al interior de la Municipalidad de Zapallar. Así y todo, distintas fuentes aseguraron a este medio que se sabía quién iba a ser el adjudicatario con anterioridad a la publicación de los resultados en diciembre pasado, lo que extiende el manto de oscuridad sobre este proceso. La misma concejala Claudia Vargas (DC) indicó que “mucha gente comentaba en Zapallar que el César ya tenía nombre. Me pareció extraño que todo el mundo supiera con antelación quién iba a ser el adjudicatario de esta licitación”.

Contactado por este medio para este artículo, Erwin Alarcón manifestó que “no tuve contacto con nadie de la municipalidad de Zapallar durante la vigencia del proceso licitatorio, sometiéndome absolutamente a las reglas que rigen dichos procesos concursales”.

Las redes que se fueron sobre el alcalde Alessandri, luego de que la licitación se retrotrajera, alcanzó incluso al estudio de abogados Bofill Mir & Álvarez Jana, en el que uno de sus principales socios es el abogado Andrés Jana, cercano al ex ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter. INTERFERENCIA se contactó con este estudio, donde confirmaron que tenían un cliente “que participó en el proceso de licitación del restaurante”, sin responder las preguntas sobre las gestiones que realizaron ante la autoridad de Zapallar después de que se anulara la adjudicación del César. Por cierto, Cristián Mir Balmaceda, miembro de ese estudio de abogados, es primo de Guillermo Gálmez Balmaceda, uno de los socios de la Unión Temporal de Proveedores.

El flanco para Alessandri

El alcalde de Zapallar también ha salido al paso luego del halo de sospechas que se abrió por la irregular licitación del restaurante César. Después de todo, el propio Alessandri votó en diciembre a favor de Alarcón y Coco Pacheco.

“Cuando se votó en la sesión del concejo municipal la propuesta, no conocíamos los antecedentes de incompatibilidad existentes entre uno de los concejales y la empresa postulante”, afirmó el edil en conversación con INTERFERENCIA. “Y ese fue el motivo que nos llevó a tomar la decisión de declarar desierta la licitación, acción que fue ratificada como correcta por la Contraloría Regional de Valparaíso”.

“Una vez finalizado el sumario interno en curso, el Municipio de Zapallar podrá analizar las acciones judiciales pertinentes contra quienes resulten responsables en la fallida licitación del restaurante César", afirma Gustavo Alessandri.

Según personas cercanas al alcalde, Alessandri quedó afectado por todo lo ocurrido. Por eso, el lunes de esta semana firmó un convenio con el Consejo para la Transparencia, cuyo objetivo es que esta organización realice una radiografía al municipio en materia de transparencia, conflicto de interés y otro tipo de temas, que se publicará cuando esté terminado.

El propio edil aseguró a INTERFERENCIA en un email que, luego de que se entregue el sumario interno, cuyos resultados se esperan para la próxima semana, es probable que se abra otro capítulo en esta ya larga historia del concurso por el César.

“Una vez finalizado el sumario interno en curso, el Municipio de Zapallar podrá analizar las acciones judiciales pertinentes y la tipificación de la conducta penal –en acuerdo con el Concejo Municipal–, contra quienes resulten responsables en la fallida licitación del restaurante César en Zapallar en diciembre del año pasado”.

Aunque Alessandri no quiso entregar mayores antecedentes, desde el municipio trascendió que el alcalde podría presentar ante la fiscalía de La Ligua una querella por tráfico de influencias, uso de información privilegiada y filtración de actas del concejo municipal antes de que fueran aprobadas por ese órgano.

Personas cercanas a Alessandri aseguran que la autoridad está dispuesta a que se revele todo. "Está dispuesto a llegar a la verdad, caiga quien caiga", aseguró un asesor a este medio.

Adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF oficio3538contraloria.pdf817.59 KB

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario