Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de Octubre de 2021
Mujeres y escaños reservados

Ana Llao: “La vía constitucional y la de resistencia sirven para que continúe la lucha del pueblo mapuche”

Paula Huenchumil

Continúa el especial de entrevistas a candidatas de pueblos indígenas en la Convención Constitucional. En esta ocasión INTERFERENCIA conversó con Ana Llao, werken (vocera) de la histórica agrupación Ad Mapu. “Como dice Chihuailaf, la sociedad morena-chilena se dio cuenta de la injusticia, por lo tanto, es un momento que hay que valorar, de alianza”.

Esta es la tercera entrevista del especial de entrevistas a candidatas para ocupar los escaños reservados para pueblos indígenas en la Convención Constitucional que se definirán en las próximas elecciones.

Serán 17 escaños reservados dentro de los 155 convencionales para 10 pueblos indígenas que competirán en un distrito común. El pueblo Diaguita, Colla, Atacameño, Quechua, Yagán, Kawésqar, Chango y Rapa Nui tendrán un cupo respectivamente. Mientras que habrá dos cupos para el pueblo Aymara y siete cupos para el pueblo Mapuche. Ana Llao compite por uno de ellos.

Ana Llao Llao, dirigenta social de 58 años, fue Consejera Nacional ante Conadi de 2012 a 2016. Es integrante y werken (vocera) de la histórica agrupación Ad Mapu, una de las organizaciones indígenas firmantes del Acuerdo de Nueva Imperial en 1989, cuando los Partidos por la Democracia se comprometieron al reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, compromiso pendiente hasta la actualidad.

La candidata, originaria del lof Guñotuy Tain Mapu Lonko Llao, fue uno de los rostros visibles organizando a comunidades en plena dictadura militar. Hoy es una de las aspirantes del pueblo mapuche para redactar una nueva constitución en el país.

- ¿Dentro de su propuesta como candidata ha pensado en algún modelo de Constitución que le gustaría aplicar en Chile?

La verdad es que yo no tengo exactamente un modelo, porque cada realidad con el tema de plurinacionalidad es diferente. Por ejemplo, los casos de Bolivia, Colombia, de Ecuador son distintos, uno no se puede encuadrar en un modelo porque tenemos que considerar que estamos en el Wallmapu. Creo que tenemos que enfocarnos hacia nuestra particularidad, pero sí considerar que puede aportar cada sentido en el que se llevó el concepto de la plurinacionalidad en otros países.

El caso de Bolivia lo he podido seguir un poco más, porque tenemos ciertas similitudes con nuestros hermanos del pueblo aymara. Ahí vemos que la plurinacionalidad está en plena construcción. Lo que tenemos que entender es que no podemos seguir con el poder centralizado. En esta nueva apuesta de plurinacionalidad, creemos que es un proceso no solamente de justicia y de reparación hacia los pueblos originarios, sino que también tienen que entender que la autonomía y la autodeterminación son derechos políticos, económicos y culturales, y hay que crear un sistema para ello. También tenemos que hacer respetar los tratados internacionales.

"Esta discusión y lucha no es solo de los pueblos indígenas, es de los barrios, de las poblaciones, porque estamos hablando de una nueva Constitución política, algo que nunca se había discutido".

Además, como organización y también con mi equipo -porque la candidatura ya es transversal- estamos hablando que tenemos que declarar la naturaleza como sujeto de derecho, donde nosotros podamos resguardar, disponer y administrar los recursos naturales, y hacer efectiva nuestra soberanía y nuestra libre determinación. En ese contexto, son temas que tenemos que ir construyendo entre todos. Estamos discutiendo y conversando con otras comunidades, dentro de lo que nos ha permitido la pandemia, porque nuestra metodología también plantea que esta propuesta tiene que ser participativa, más cuando vemos la nula participación del gobierno en las discusiones.

Uno de nuestros derechos fundamentales son los derechos territoriales, y en estas reclamaciones sabemos los riesgos que corren: pueden ser asesinados, perseguidos o encarcelados; hay una violación abiertamente hacia los derechos humanos. Esta discusión y lucha no es solo de los pueblos indígenas, es de los barrios, de las poblaciones, porque estamos hablando de una nueva Constitución política, algo que nunca se había discutido. No podemos esperar 90 años más para poder hablar de una nueva Constitución, hay que hacerlo ahora. 

Yo no me voy a quedar la Constitución de 1980, una Constitución antidemocrática, una constitución dictatorial que permite que a Wallmapu lo militaricen. Hoy en día tantos parlamentarios hablan sobre derechos humanos, sobre justicia y desigualdad y equidad; y ellos mismos aprueban una ley para para aplicar el estado de sitio acá en el Wallmapu. No saben absolutamente nada de la realidad de cada territorio. Hay codicia y corrupción. Para qué vamos hablar del Congreso que no es democrático, es de los empresarios que ponen la plata. Por eso tenemos que enfocarnos, porque las diferentes Constituciones que han existido en este país no son muy diferentes una de otra, son la misma tónica.

- Ha existido un aumento de recuperaciones territoriales y de la tensión en la región de la Araucanía, ¿cuál cree que es el camino para solucionar el conflicto?

La Conadi (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena) tiene un porcentaje mínimo para resolver temáticas sobre 10 pueblos indígenas. Si al menos tuviésemos el 10% del presupuesto de este país como lo planteamos en plena dictadura, se podría comenzar a resolver el tema de tierra, del agua y el desarrollo productivo, porque hoy el PDTI te da 150 mil pesos o te financia dos animalitos. Creen que con eso hay desarrollo económico cuando hay comunidades a las que les compran tierras en otros lugares y los lamngen tienen que trasladarse a otro territorio.

"El mal llamado conflicto que ha provocado el Estado de Chile es la usurpación territorial hacia nuestro territorio. Aquí estamos planteando que las forestales tienen que irse de la región".

Está claro, el mal llamado conflicto que ha provocado el Estado de Chile, es la usurpación territorial hacia nuestro territorio, que en gran parte está ocupado por las grandes forestales. Por lo tanto, aquí estamos planteando que las forestales tienen que irse de la región. El otro conflicto es el tema del agua, es un bien para todos, para mapuche y no mapuche. Será otra bandera de lucha. Este conflicto también ha sido provocado por el Estado que ha permitido la privatización del agua, y que muchas transnacionales tengan los ríos que nos dan vida y salud. 

Acá hablan mucho del modelo de Nueva Zelanda, pero ellos tienen otro nivel de desarrollo, de economía, otro nivel político. Tenemos que resolver a partir de nuestra realidad. 

Yo siempre he apoyado este proceso. Desde los 80 hicimos recuperaciones en plena dictadura, en Loncoyan, en Purén, en Panguipulli, en Pantano; se hicieron recuperaciones en diferentes territorios. Después con la Ley Indígena a algunos de esos lamngenes les compraron sus territorios.

Aquí también tenemos que dejar el tema de los Títulos de Merced, que si bien es cierto fue una discusión en plena dictadura para que pudiéramos llegar a acuerdos cuando se firma acuerdo de Imperial el 89, hoy como mecanismo están siendo superados por las demandas territoriales que tienen nuestras comunidades.

"Hay cerca de 400 comunidades que han optado por el camino de la recuperación porque Conadi no ha sido capaz de resolver este tema".

Las soluciones parche ya no están resultando, hay cerca de 400 comunidades que han optado por el camino de la recuperación para que se le devuelvan sus territorios porque Conadi no ha sido capaz de resolver este tema. Por lo tanto, a nuestros lamngen no les queda otra que ejercer esta presión social. El gobierno de Piñera, con su incapacidad o su poca voluntad política, ya nos les basta con sus cámaras, Carabineros y PDI metido dentro de las comunidades. Quieren poco menos que el ejército completo se traslade a las comunidades que están resistiendo frente a la demanda territorial.

Hoy en día algunas personas tienen un discurso de defensores de la naturaleza, del territorio, del agua, pero nunca lo hemos visto en algunas movilizaciones o en actividades. Yo al menos no voy a cambiar mi discurso, sea electa o no sea electa. Siempre estaré con mi gente, hasta que me de salud la ñuke mapu estaremos en este proceso.

- ¿Cómo ve la participación del pueblo mapuche en este proceso histórico?

Nosotros también hemos sido fundamentales en este proceso, porque nunca hemos bajado la guardia desde hace siglos. En el estadillo social, algunas personas nos decían que el pueblo mapuche no estaba presente, sin embargo, mucha de esa gente andaba con la bandera, aunque a mí no me identifica esa bandera, pero era la bandera mapuche que estaban trayendo al hombro. 

En el caso de Temuco nos empezamos a organizar, empezamos a autoconvocarnos como mapuche. Pero nosotros venimos protestando mucho antes del estallido social, el cual hizo ver que teníamos razón cuando veníamos reclamando la gestión del Estado, toda la injusticia, todas las desigualdades, la humillación contra los pueblos oprimidos. Como dice Chihuailaf, toda esta sociedad morena-chilena se dio cuenta de la injusticia que existía en este país. Por lo tanto, es un momento que hay que valorar, de alianza y creo que podemos llegar hacer bien las cosas. 

"No podemos desaprovechar este espacio, hay presos de la revuelta, otros perdieron su vida y a algunos les arrebataron la vista. Por eso debe haber un tema de consecuencia".

Respeto a mis lamngen que no quieren entrar ni participar en este proceso porque no creen en él, pero igual estoy preocupada porque creo que este momento es importante. Yo insto a nuestra gente a que participe, que vayan a votar porque por primera vez estaremos en los escaños reservados. Son siete los mapuche que tienen que elegir, esperamos que quienes lo logren tengan claro que vamos a redactar una nueva Constitución Política Plurinacional.

No podemos olvidar que esto es gracias a la movilización de los estudiantes, de los jóvenes que se rebelaron con “no son 30 pesos, sino 30 años” el 18 de octubre de 2019. No podemos desaprovechar este espacio, hay presos de la revuelta, otros perdieron su vida y a algunos les arrebataron la vista. Por eso debe haber un tema de consecuencia, de convicción, porque hay candidatos que votaron por el rechazo, que están hablando de cosas sociales, pero que han estado en el poder y no han sido capaces de resolver en 30 años. Es irrisorio, por eso espero que la gente le crea a otro tipo de candidatos.

-¿Considera que la mujer indígena debería tener algún tipo de resguardo especial en la Constitución?

Primero me pongo en el contexto de pueblo, es decir, que nosotros podamos conseguir nuestros derechos y dentro de eso están los derechos de la mujer, los derechos del niño, del adulto mayor. Hay que conseguir nuestra participación y dentro de eso ir desprendiendo cada problemática que tenemos, que efectivamente existen.

"Me alegro que haya tantas mujeres candidatas, porque en estos temas políticos no vemos muchas mujeres, somos poquitas, bueno, las mujeres de comunidad obviamente están permanentemente participando, pero en discusiones políticas se veían pocas".

La verdad que yo me alegro que haya tantas mujeres candidatas, porque en estos temas políticos no vemos muchas mujeres, somos poquitas... Bueno, las mujeres de comunidad obviamente están permanentemente participando, uno no lo puede desconocer; pero en discusiones políticas de fondo se veían pocas. Por eso me alegra que haya tantas mujeres jóvenes participando en este proceso y para otros cargos también. Es una vía también que no podemos descartar, como la otra vía de la de la resistencia también, no se puede descartar. Las dos vías sirven para que continúe la lucha del pueblo mapuche y la lucha de los pueblos originarios, y que estemos las mujeres presente, obviamente. 

- Pasando a otro tema, ¿Chile debiese cambiar sus emblemas para incluir lo indígena? ¿Qué incluiría en ellos?

Claro que sí, debemos seguir marcando con mucha fuerza nuestra existencia como pueblos originarios. Por eso también han sido derribados los famosos monumentos. 

Hoy tuvimos una reunión en la plaza Leftraru (Lautaro), estaba lleno de carabineros, andábamos con nuestro permiso, y ahí conversamos, ¿por qué esta plaza tiene que llamarse Teodoro Smith? En cambio Leftraru es un héroe que es reconocido a nivel mundial como uno de los estrategas más grandes. 

Por eso creo que las plazas, al menos en este territorio, tienen que ocupar estos nombres. Tenemos que levantar nuestra identidad, y cada pueblo tiene derecho a ello: el pueblo aymara, licantay y los demás también tienen sus propios referentes, sus banderas territoriales. Eso tiene que quedar en la constitución plurinacional, eso es parte de la autonomía y la  libre determinación. Por ejemplo, la Plaza de Armas de Temuco la bautizamos como Janequeo el 8 de marzo.

- Sobre las lenguas indígenas, ¿el mapudungun debería ser una lengua oficial?

Un pueblo sin tierra deja de ser pueblo y dentro de eso tenemos nuestras particularidades, partiendo por nuestro idioma, nuestra religión, nuestra organización social y política. En ese sentido, el mapudungun debe ser una lengua oficial para el territorio mapuche, y cada pueblo debe tener derecho a eso. Para nosotros es fundamental, es la esencia de nuestro ser. Tenemos derecho a poder volver a hablarlo, por eso hay que oficializarlo. 

"El que salga electo tiene que escuchar al que no salga electo y que no sale electo, acompañar, no vamos a dejar a los siete electos solos".

En dos trawun (reunión) he escuchado a la lamngen Sofía Huenchumilla, quien también es candidata. Sofía y su equipo tienen una propuesta importante sobre la oficialización del mapudungun, el cual tiene que quedar en nuestra constitucion plurinacionalidad. Sino, ¿de qué plurinacionalidad estamos hablando? 

Hemos conversado con algunos candidatos, no con los del oficialismo, sino con quienes de verdad creemos que estamos levantando nuestras reivindicaciones mapuche, nos vamos a respetar, el que salga electo tiene que escuchar al que no salga electo y que no sale electo, acompañar, no vamos a dejar a los siete electos solos. Las organizaciones y comunidades debemos estar pendientes de los candidatos. Hay que apoyarse, por mi parte, si el día de mañana salgo electa y me dicen que yo dije “tal cosa la plurinacionalidad” y después estoy haciendo o negociando otra cosa, no puede ser, por eso es importante la participación y control social, hay que retroalimentarse.

- En cuanto a referentes, ¿qué chileno y mapuche le genera admiración?

Gabriela Mistral, porque trató de identificar la lucha de la mujer y fue difícil para ella ser reconocida. Y mapuche, la misma lamngen Sofía por la labor que está haciendo, un gran trabajo y esfuerzo reforzando el mapudungun y el kimun (conocimiento) y nuestros pilares fundamentales. Hoy nuestras comunidades están siendo intervenidas por la religión, algunas por el alcohol u otras cosas, y eso se enfrenta con nuestras autoridades ancestrales y con nuestra identidad de ser mapuche, con nuestro propio kimun y feyentun, lo que hemos sido históricamente y lo que somos.

Primera entrevista- Ingrid Conejeros: "Chile podría cambiar hasta su nombre en este proceso constituyente"

Segunda entrevistaRosa Catrileo: "Un Estado plurinacional no basta, se requiere también un estatuto de garantías"

Nota de la redacción: En este especial se ha optado por visibilizar mujeres indígenas, por el hecho de que no nos es posible entrevistar a todos los candidatos de escaños reservados, y este es -mujeres indígenas- el segmento de personas con mayor vulnerabilidad, lo que puede traducirse en mayores dificultades de acceso a la prensa y al poder.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario