Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 15 de abril de 2021
Mujeres y escaños reservados

Ingrid Conejeros: "Chile podría cambiar hasta su nombre en este proceso constituyente"

Paula Huenchumil

INTERFERENCIA inicia una serie de entrevistas a mujeres candidatas a los escaños reservados. Aunque los pueblos originarios competirán en un distrito común, comenzamos con la Región de La Araucanía donde se destinarán dos cupos. Ingrid Conejeros quiere ocupar uno de ellos. La profesora, dirigenta social y ex vocera de la machi Francisca Linconao, apuesta por un Estado Plurinacional.

INTERFERENCIA comienza un nuevo especial de entrevistas a candidatas para ocupar los escaños reservados para pueblos indígenas en la Convención Constitucional que se definirán en las próximas elecciones del 10 y 11 de abril.

Pese a que la tramitación estuvo estancada, la reforma aprobada establece 17 escaños reservados dentro de los 155 convencionales para 10 pueblos indígenas reconocidos en Chile: siete cupos para el pueblo Mapuche, dos para el pueblo Aymara, y uno para el pueblo Diaguita, Colla, Atacameño, Quechua, Yagán, Kawésqar, Chango y Rapa Nui. Mientras que el pueblo afrodescendiente chileno quedó excluido.

Aunque los pueblos originarios competirán en un distrito extra común, los asientos están distribuidos en la Región Metropolitana, Biobío, Araucanía, Los Lagos, Los Ríos, Valparaíso, Coquimbo, Atacama y Antofagasta.

En la Región de La Araucanía se destinarán dos escaños, uno del distrito 22 y otro del distrito 23, la candidata Ingrid Conejeros, ex vocera de la machi Francisca Linconao, compite por uno de ellos.

Ingrid Conejeros de 43 años, hija de una empleada doméstica y un obrero del calzado, es profesora y educadora diferencial, nació en Santiago, pero siempre visitó el sur, específicamente Ranquilco en la comuna de Galvarino.

“He tenido posibilidad de transitar en lo urbano y en lo rural, he tenido el privilegio de mantener mi familia mapuche en el campo y desde pequeña supe que pertenecía allí. A pesar de la historia diaspórica de mis padres, de esta migración forzada, pude seguir siendo mapuche. Decidí en un momento volver al Wallmapu (territorio ancestral mapuche) porque sentía la necesidad de estar cerca de mis raíces”, dice Conejeros.

Ingrid Conejeros participa el día viernes 12 de marzo en un encuentro en la Corporación Kintunien Ayun junto a la candidata a concejal por Pudahuel, Inés Catalán. Un espacio donde hacen ollas comunes desde mayo del 2020 para más de 300 vecinos. Mientras recorre algunas ferias de la comuna conversó con este medio.

-Pensando en el texto constituyente, ¿tiene algún modelo o referencia de constitución que le gustaría aplicar en Chile?

Hemos mirado algunas constituciones que tienen incorporadas el tema de la plurinacionalidad, como Ecuador o Bolivia, pero la verdad es que nuestra idea es poder crear un texto que surja de este territorio, pero siempre estamos mirando buenos ejemplos. 

-¿Qué significa esta propuesta de Estado plurinacional en términos de autonomía territorial y de instituciones?

Hemos propuesto que la plurinacionalidad debe atender la autodeterminación y a la libre determinación de los pueblos, a la autonomía, incluyendo al pueblo chileno también. Es decir, que los territorios vayan definiendo el destino su vida en general, ya sea en lo económico, en la salud, educación y vivienda. Creemos que esta autonomía debe ser transversal atendiendo a la pertinencia de los territorios. 

"Un Estado plurinacional debe contemplar un desarrollo que atienda a la diversidad y que elimine esta forma centralista y extractivista que nos hace tanto daño".

En términos institucionales significa que, por ejemplo, se pudiera acceder a una educación intercultural en todos los espacios y niveles educativos. También que exista la posibilidad de crear modelos propios, los cuales tienen que generarse desde los propios pueblos financiados por el Estado. Un desarrollo que atienda a la diversidad y que elimine esta forma centralista y extractivista que nos hace tanto daño.

-¿Y en términos de la justicia y la policía?

Creo que debería valorizarse las autoridades que nosotros ya tenemos dentro de nuestro territorio. Tenemos autoridades ancestrales que están legitimadas, que podrían perfectamente formar organizaciones que atiendan al tema de la justicia propia. Antiguamente nosotros teníamos instituciones donde se revisan las problemáticas y que, de alguna forma, resolvian cómo podían abordarse ciertos temas. 

Entonces creo que pueden existir modelos que contemplen tribunales o consejos intercomunales, como el aylla rewe (conjunto de territorios). De estos espacios habla el Convenio 169 de la OIT sobre una justicia consuetudinaria, porque la justicia occidental tiende principalmente a criminalizar, en vez de abordar las problemáticas de los territorios, se tiende a castigar, a condenar y a perseguir, pero a no a buscar el equilibrio.

"El Convenio 169 de la OIT habla sobre una justicia consuetudinaria, porque la justicia occidental tiende principalmente a criminalizar, en vez de abordar las problemáticas de los territorios, se tiende a castigar, a condenar y a perseguir".

Respecto a la policía, como estamos en el proceso de una Nueva Constitución para este país, creo que se dan todas las posibilidades de crear instituciones nuevas. No creo en la refundación de una institución tan desprestigiada, que ha violado prácticamente los derechos humanos de todo un país. Se tiene que crear una institución nueva con lógicas de distribución del poder distintas, con dinámicas diferentes, donde haya una participación también de la ciudadanía para temas de seguridad, control y normativas. 

La policía debe existir, pero con otra forma de relacionarse, la ciudadanía debería tener participación en quienes son electos para llevar estos cargos, porque nosotros somos víctimas de una élite que se ha servido de las policías para reprimir y para perseguir en nuestro caso a dirigentes. Se ha desvirtuado su labor, la institución debería velar por la protección y el control de la delincuencia, del tráfico y otras situaciones de violencia. 

Considero que para atender esas problemáticas delictuales, también la ciudadanía debería estar involucrada porque somos parte de los problemas que existan en la sociedad, por lo tanto, también deberíamos ser parte de la solución, pero existe una distancia tan grande porque tienen tal nivel de poder, que tiende a darse una corrupción y un abuso de poder constante. No hay control, por eso es urgente formas nuevas de regulación.

-¿Cuál considera que es el camino para solucionar el conflicto en la región de la Araucanía?

No hay una solución única para responder a lo está sucediendo en la región, en el Wallmapu, creo que hay que combinar estrategias, pero hay una fundamental, que es la restitución del territorio usurpado. 

"Una de las primeras medidas que debería institucionalizarse y concretarse, es que debe instalar un proceso de restitución territorial para el pueblo mapuche, porque hay una demanda histórica".

Ese reclamo que viene desde hace mucho tiempo de parte de las comunidades no ha sido atendido, las comunidades ya se cansaron de esperar una respuesta de la Conadi y del Estado. Entonces mientras no se resuelva el tema territorial creo que será muy difícil avanzar en las otras demandas, porque necesitamos tener el territorio. 

Una de las primeras medidas que debería institucionalizarse y concretarse por parte de los gobiernos que vengan -y que debería quedar bien estipulado en la Constitución- es que debe instalar un proceso de restitución territorial para el pueblo mapuche, porque hay una demanda histórica. Hay también disponibilidad de algunos latifundistas que quieren vender, pero no lo han gestionado bien desde la Conadi (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena). También hay toda una especulación respecto a los precios de la tierra, pero lo que se ha podido gestionar hasta el momento, no se ha hecho.

También hay un tema que debemos tocar sí o sí, que es de las forestales, que se han visto beneficiadas de esta usurpación y además han provocado un grave daño a la naturaleza, a los que nosotros denominamos con el Itro fill mogen (se puede traducir como biodiversidad). Han sacado grandes extensiones de materia prima con pinos y eucaliptos, pero no ha devuelto ni un mínimo porcentaje de estas grandes riquezas que ha extraído. 

Entonces, se ha visto que las forestales son parte de un modelo totalmente nefasto tanto en lo económico y el daño al medio ambiente. Por lo tanto, no pueden seguir manteniéndose en un territorio que ha sido usurpado y reclamado por las comunidades mapuche que saben perfectamente que ese territorio les corresponde por derecho ancestral. Las forestales tienen más territorio que todas las comunidades mapuche juntas, por supuesto que se descomprimiría bastante este proceso de restitución y tendemos menos conflicto a todo nivel. 

-El segmento más vulnerable del país está compuesto por mujeres e indígenas, ¿qué resguardos constitucionales debiera haber para ellas?

Ayer lo conversábamos con unas lamngen (hermanas mapuche) en Santiago, tejedoras mapuche, y creemos que hay una deuda histórica. Una deuda de la humanidad hacia las mujeres, hacia el trabajo no remunerado, al trabajo no reconocido. Quiizás sería bueno que de alguna manera las mujeres de generaciones que sufrieron más violencia, pudieran tener una reparación en lo económico, no creemos que sea algo descabellado, porque se debe reconocer el trabajo que ha permitido que se desarrolle una ciudadanía, en ninguna parte se ha puesto este tema, y en gran medida, las mujeres mapuche y las mujeres chilenas hemos levantado la fuerza de trabajo y sostenido la vida de los territorios.

Sumado a esto, debe crearse una protección especial para las mujeres que eligen ser madres, es decir, que no necesariamente tengan que salir a trabajar para mantener a sus hijos. El prenatal y postnatal son muy breves y no dan las garantías necesarias, debería existir un subsidio para las madres que deciden quedarse en su casa cuidando a sus hijos el primer o hasta el segundo año de vida, que es cuando los niños necesitan más cobijo, más amor y más protección.

-Pasando a otro tema, ¿Chile debiese cambiar sus emblemas para incluir lo indígena, y qué incluiría en ellos?

Chile podría cambiar hasta su nombre, porque, ¿qué representa Chile?, es una historia bien triste, bien dolorosa, es una historia que quizás no debería volver a repetirse. Es un país que se funda en el abuso, en la usurpación, en el genocidio y no solamente hacia los pueblos originarios, sino además hacia los trabajadores que se han levantando a defender sus derechos. 

"Chile se funda en el abuso, en la usurpación, en el genocidio y no solamente hacia los pueblos originarios, sino además hacia los trabajadores que se han levantando a defender sus derechos".

Lo simbólico también tiene que ver con lo concreto, si ahora creemos que hay que cambiar el sistema político, el modelo económico, también podríamos cambiar los emblemas de este país, que representan una historia de abuso permanente, donde una élite dominante puede cambiar de nombre, pero siguen siendo un porcentaje ínfimo que ha perpetuado el abuso.

También hay que cambiar lo simbólico. Hay que buscar emblemas que nos represente de verdad, hay una nueva generación que buscan una convivencia más sana, Chile,  su bandera, el himno, sus símbolos, son imposiciones. Los monumentos en su mayoría son al ejército, el cual ha sido criminal contra el pueblo. Creo que es momento de levantar nuestro propios emblemas y que representen este momento histórico también, más allá de lo que lo logremos, hay que atreverse a proponer cosas nuevas, crear, pensar en nuestros territorios y favorecer los procesos políticos y sociales de acuerdo a nuestra realidad.

- Sobre las lenguas indígenas, ¿el mapudungun debería ser una lengua oficial?

Hay propuestas que hablan de la oficialización del mapudungun y el resguardo de los derechos lingüísticos, las cuales apoyamos, por supuesto. Es importante que las lenguas como la nuestras puedan pasar por procesos de oficialización. Lo interesante será a cargo de quienes quedaría esta gestión, porque si tenemos un Estado parecido al que tenemos después de la Constitución, no nos interesaría que un Chile como este se haga cargo de nuestra lengua, porque deben ser los pueblos originarios los que de alguna forma regulemos cómo la lengua debe desarrollarse a nivel educativo, social y comunitario.

"El sistema educativo debe aprender a generar bilingüismo, y que no se limite estrictamente a la población perteneciente al pueblo indígena".

Si pensamos en un modelo nuevo educativo deben estar sí o sí incorporadas las lenguas de los pueblos originarios en todo el territorio de este país, no solamente cuando exista un porcentaje de pueblo en una sala de clases o en un establecimiento escolar, sino que sea obligación. El sistema educativo debe aprender a generar bilingüismo, que sea para todas y todos y no se limite estrictamente a la población perteneciente al pueblo indígena, porque en el fondo es cultura, el aprendizaje, y el uso de un idioma no tiene porqué estar acotado solamente a un pueblo que le pertenece, debe ser un ap rendizaje, porque así también vamos comprendiendo a la otra cultura. 

Entonces si el pueblo chileno se acerca al mapudungun, también puede ir entendiendo de qué se trata nuestra filosofía de vida. A su vez, debería ir más allá de la lengua, creo que debería haber interculturalidad, no lo que sucede ahora, que la lengua se pone como una asignatura y eso lo encasilla y limita. Cuando hablamos de interculturalidad, tiene que traspasar todas las dimensiones del quehacer educativo, no solamente mirar una cultura desde un punto de vista fragmentando, tiene que incluir una consideración histórica, de la cultura, etcétera, sino es muy reducido, debe ser un modelo intercultural efectivo, crítico y propio.

"Si el pueblo chileno se acerca al mapudungun, también puede ir entendiendo de qué se trata nuestra filosofía de vida".

-En cuanto a referentes, ¿qué personaje chileno le genera admiración?

Tengo mucha admiración por los dirigentes sociales que se levantaron en procesos tan duros como la dictadura, que tuvieron la valentía para mostrar otras formas de vivir. Admiro mucho a Víctor Jara, esa potencia, esa fuerza y coherencia. Por otra parte, admiro mucho a Violeta Parra como una mujer que se atrevió a ser libre dentro de una sociedad en la que no se podía, y en general a la gente de las poblaciones que lucha contra lo más duro que existe, contra la delincuencia, la droga. Creo que los dirigentes sociales de los barrios son un aporte importante para pensar una nueva sociedad más justa y digna.

-Finalmente, ¿qué personaje mapuche le genera admiración?

Me cuesta un poco, porque admiro a mucha gente. Admiro a quienes se han atrevido a dar las luchas importantes, a defender los espacios sagrados, en ese sentido, admiro mucho el trabajo de los lonkos y las machi (autoridades ancestrales y tradicionales del pueblo mapuche), son fundamentales. Son autoridades que muchas veces están invisibilizadas y que han permitido mantener nuestra cultura, se han entregado como dirigentes.

"Admiro a quienes se han atrevido a dar las luchas importantes, a defender los espacios sagrados, en ese sentido, admiro mucho el trabajo de los lonkos y las machi".

Admiro a la Patricia Troncoso “La Chepa”, a la familia Melinao, a Hugo Melinao y su proceso de recuperación, a la familia Catrileo que a pesar de la muerte de Matías, han sabido mantener esta memoria y seguir aportando en la lucha del pueblo mapuche. Admiro mucho al lonko Victor Queipul, que es una persona que ha demostrado coherencia con sus procesos, a José Tralcal, preso político mapuche y un dirigente importante en su territorio y a la machi Francisca Linconao. Tengo una cantidad de dirigentes mapuche y autoridades ancestrales a quienes admiro, que para mí son fundamentales, porque han luchado toda su vida.

 

Nota de la redacción: En este especial se ha optado por visibilizar mujeres indígenas, por el hecho de que no nos es posible entrevistar a tosos los candidatos de escaños reservados, y este es -mujeres-indígenas- el segmento de personas con mayor vulnerabilidad, lo que puede traducirse en mayores dificultades de acceso a la prensa y al poder.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario