Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 28 de mayo de 2020
Entrevista

'Antifa' Garra Blanca: “Los colocolinos sufrimos el estigma de ser clase popular, por eso el gobierno nos culpa de organizar todo esto”

Giannina Giordano

Las barras han sido protagonistas de las protestas, pero con poca voz. Acá INTERFERENCIA entrevista a uno de sus miembros, por las acusaciones por violencia en su contra, y por el espectáculo pirotécnico en Plaza Dignidad, el que fue a cuenta en buena parte de los hinchas del fútbol.

Eran las 00:00 horas del 1° de enero del 2020 y los fuertes ruidos de los fuegos artificiales explotando en el cielo se hacían escuchar. Un ambiente festivo era el que se vivía en ese momento en la Plaza Dignidad. Entre 50 y 100 mil personas decidieron festejar allí la llegada de un nuevo año. Una celebración distinta, que  se suponía no contaría con la presencia de los icónicos fuegos artificiales, pues varias empresas habían cancelado los espectáculos. 

El 1° de enero se cumplieron 75 días del estallido social. Un nuevo escenario que ha llevado a las calles a distintas agrupaciones y colectivos. Allí están ellos, con sus  banderas, poleras y cánticos que los identifican y diferencian de los demás. No es difícil verlos, ya que saben hacerse notar.

Son las barras del fútbol, la Garra Blanca de Colo Colo, así como también Los de Abajo de la Universidad de Chile y Los Cruzados de la de Universidad Católica, quienes en Santiago han cobrado particular protagonismo en las protestas por animar con sus bombos, bengalas y petardos el ambiente, además de su aporte a la primera línea. Especial fue su aporte este 1° de enero, la noche de Año Nuevo, pues a su cargo hubo buena parte -aunque no la totalidad- de los fuegos artificiales que se lanzaron en la Plaza Dignidad, los mismos que no se lanzaron en los estadios, por la suspensión del fútbol.

Entre ese gran grupo, destaca una de las facciones de la barra de Colo Colo; la organización Antifascistas de la Garra Blanca. Un sector que surgió en 2015 como respuesta a una convocatoria a una marcha que tenía como protagonista a Rodrigo Avilés, estudiante colocolino que fue duramente atacado por un carro lanza-agua de Carabineros. De ahí en adelante el grupo se conformó y definió sus objetivos, tomando una clara postura política de izquierda. 

Hoy para ellos el fútbol pasó a segundo plano, y su lucha no es por Colo Colo, sino "por el pueblo chileno", como dice uno de estos barristas. Asimismo, su centro de manifestación ya no es el Estadio Monumental, ahora lo es la calle y la Plaza Dignidad. 

A este antifascista lo entrevistamos, a condición de mantener su anonimato, y así salvaguardar su seguridad.

- ¿Cuál ha sido la importancia de las barras en el conflicto social?

- Es un poco impensado para la sociedad que las barras estén tomando una posición política, pero nosotros siempre hemos tenido una postura, siempre hemos visto al fútbol como una trinchera, para hacer un trabajo político desde las reivindicaciones sociales. Las personas han perdido la confianza en distintos tipos de organizaciones, y encontraron en las barras un espacio donde se pueden articular desde un interés en común, para poder construir algo.

 

- El 28 de noviembre Canal 13 emitió un reportaje en el cual se les implicó directamente en la quema de la estación de Metro Pedreros ¿Qué sucedió con eso?

- Después del reportaje que salió en Canal 13 hay una desconfianza en torno a algunos medios, ya que se nos criminalizó a base de supuestos. Toda la nota es hecha con información sacada de redes sociales. Nunca el medio nos contactó para corroborar o tener nuestro punto de vista, pese a que nosotros éramos el centro del reportaje. Se nos acusó de convocar a la gente a quemar dicha estación. Nosotros sí hicimos un llamado para ese día para manifestarnos en las inmediaciones del lugar, pero nunca para quemarlo.

- Se les ha visto con banderas mapuche ¿Cuál es la conexión que tienen con ese pueblo?

- Consideramos la bandera mapuche como un símbolo de la resistencia en el país. Sabemos que es un símbolo mapuche, ellos lo utilizan y es parte de su identidad propia, pero también somos colocolinos y lo mapuche es parte irrenunciable de nuestra identidad. Además, ha quedado en evidencia durante esta revuelta que ya pasó a ser un símbolo de respeto de los que luchan con el pueblo mapuche, y una nueva suerte de identidad frente a la bandera chilena, que tan poco nos representa.

- ¿Ya pasado el tiempo, qué esperan generar como colectivo?

- Aspiramos a que con este estallido social se construya una sociedad más justa. Si bien, nosotros apelamos a que haya una derrota del neoliberalismo, también aterrizamos un poco más a lo que son las demandas actuales, como sería no más AFP, viviendas dignas, salud digna y un sinfín de demandas.

- ¿Qué los diferencia de la Garra Blanca tradicional?

- Los antifascistas llevamos trabajando hace años frente a situaciones puntuales que se visibilizan en la sociedad. Esto parte el 2015 cuando se decidió juntar personas que tenían una visión política y su punto de encuentro era la barra. Entendemos que la barra en su totalidad no es politizada, no todos tienen la misma visión. Pero, nosostros creemos en la barra como un espacio de reivindicación política, como una trinchera. Lo aprovechamos como una oportunidad para visibilizar ciertos temas. Colo Colo es el club más grande y popular de Chile, entonces tenemos la oportunidad de mostrarle a un alto nivel de personas lo que está ocurriendo y cuál es nuestra posición.

- ¿Sienten que cargan con cierto estigma por pertenecer a una barra de fútbol?

- La gente colocolina siempre ha sufrido un estigma; somos los delincuentes, los drogadictos, pero eso responde a que representamos a la clase popular, somos el pueblo. Siempre va a haber un estigma frente a esto, y ahora se colgaron los del gobierno y sus súper agentes de inteligencia para culparnos a nosotros de que somos los organizadores, de que nos financia el narcotráfico y de romper la estación Pedrero. Pese a que son graves las acusaciones, nosotros salimos a desmentirlo y a decir que, una vez más, están utilizando al estigma que nos ha acompañado a su favor. Ellos recurrieron a lo más fácil.

Nos han acusado con base en comentarios en Instagram. No existe una investigación a fondo, no hay nada. Nosotros tenemos la convicción de que siempre van a intentar criminalizar las demandas del pueblo, pero sabemos que esta lucha no va a parar con estas acusaciones. No nos van a detener. Estamos convencidos de que estamos haciendo lo correcto.

- ¿Ha existido algún tipo de coordinación con otras barras?

- Cada barra se está organizando y hay grupos que trabajan en conjunto. Nosotros en este momento no estamos trabajando con otras barras. Trabajamos cada uno en nuestras trincheras. Entendemos que en este momento los puntos en común y las diferencias no pasan por el fútbol, el eje central ya no es ese. 

- ¿Entonces las diferencias entre las distintas hinchadas han ido mermando producto del estallido social?

- Hoy en día no se quiere mostrar quién es más que otro. No es el momento. Cada barra tiene su objetivo y es transversal a la sociedad. Mostramos nuestros colores porque es la forma que nos identifica, donde nos agrupamos y cuales son nuestros intereses en común, pero va más allá de lo que es el fútbol. 

 

- ¿En qué consistió la convocatoria que realizaron para el Año Nuevo?

- Nuestro llamado para Año Nuevo no fue a celebrar. Fue a compartir un espacio para encontrarnos en torno a la solidaridad y a la dignidad. El primer llamado no nació de nosotros. Lo que hicimos fue sumarnos al llamado de distintas organizaciones y la ciudadanía en general. Teníamos que estar allí, reunirnos con la gente que tiene los mismos deseos para este 2020; que nuestras demandas sean escuchadas. 

-  Con respecto a lo dicho por el banquero Jorge Errázuriz, quien afirmó que la celebración en Plaza Italia fue financiada por agentes internacionales, ¿Qué opinión tienen ustedes?

- He escuchado y leído ese tipo de declaraciones de distintos personajes de la derecha, en donde dicen que desde el extranjero llegó la plata para la cena y para los fuegos artificiales, pero que me digan cuándo me llega el cheque, cuándo nos llega a nosotros como colectivo. Todo lo que hicimos fue un trabajo colaborativo, tuvimos que hacer una vaquita y hasta recibir ayuda de nuestros familiares para organizar esto. 

La pirotecnia en estos momentos la venden en la calle, en la feria y en lugares concurridos de Santiago. Yo creo que esta persona está haciendo el ridículo al hablar de capitales extranjeros. Nosotros tenemos algo que ellos desconocen; la solidaridad. No necesitamos que nos convoque una empresa o que venga un artista conocido y monte un escenario. Nos podemos organizar para hacer cosas por nuestra cuenta.

- ¿Cuál fue su rol en esta celebración?

- Lo que hicimos fue entregar 30 cenas a quienes pertenecen a la primera línea. Muchos de ellos creen en la liberación animal, por lo que eran veganas. Nosotros entendemos que tienen la necesidad de alimentarse y que a altas horas de la noche es complicado conseguir un plato de comida. La primera línea es la que siempre está y nunca abandona. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Encuentro que son un medio periodístico bastante importante es interesante, por eso quiero acceder a vuestros reportajes.

Añadir nuevo comentario