Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 10 de julio de 2020
¿Cambio de marea?

Argentina: Alberto Fernández gana presidencia en primera vuelta, dando duro golpe a la derecha de la región

Pedro P. Ramírez Hernández

Mauricio Macri, acorralado por una errática gestión que desembocó en una severa crisis económica, perdió la reelección tras anunciar hace cuatros años que ese país había cambiado y que vendrían tiempos mejores.

Inapelable. Alberto Fernández se impuso ante el actual presidente de Argentina, Mauricio Macri, con un resultado tan contundente en la ida, que ni siquiera hace falta el partido de vuelta. Con el 48% de los votos, el candidato a la presidencia por el Frente de Todos, sobrepasó el 45% que necesitaba para ganar en primera vuelta y de esta manera sellar el retorno del peronismo a la Casa Rosada. 

La fecha, que no podía estar exenta de mística y nacionalismo albiceleste, coincidió con el noveno aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, de quien Alberto Fernández fue su jefe de gabinete. De todos modos, Alberto Fernández fue coronado como candidato por su compañera de fórmula, la ex presidenta y ahora futura vicepresidenta, Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner. Así el peronismo se consolida como la alternativa popular para enfrentar los escenarios de crisis, bajo la promesa de capitalismo, consumo y un fuerte gasto fiscal.

En un discurso junto a sus adherentes, el próximo presidente trasandino llamó a sus simpatizantes a respetar al gobierno y permitirle trabajar hasta el cambio de mando en diciembre. Sin embargo, también aprovechó la ocasión para diferenciarse y criticar a la actual gestión: "Aquel 10 de diciembre de 2015 se instalaron en el gobierno quienes creen que hay un momento que los ricos ganan tanto que derraman riqueza sobre los pobres, y no se dan cuenta que en verdad lo único que hacen es enriquecer a unos pocos ricos y lastimar a millones de argentinos, y esa página se empieza a dar vuelta hoy".

La victoria de la oposición fue tan grande, que el Frente de Todos perdió en tan solo cinco de las 23 provincias que componen Argentina: Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Pero el triunfo más emblemático para el peronismo se dio en el Gran Buenos Aires, donde Axel Kicillof, ex ministro de Economía de Cristina Fernández, derrotó con un 52% de los sufragios a la actual gobernadora, María Eugenia Vidal, una de las figuras de proyección al interior del macrismo. 

El único punto en contra que recibió la centroizquierda argentina se dio en Ciudad de Buenos Aires (CABA), donde el candidato de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta, logró mantener la jefatura del gobierno obteniendo un 55,8% de la votación, por sobre el abogado, empresario y presidente del Club Atlético San Lorenzo, Matías Lammens, que intentó sin éxito lograr la triple corona del peronismo: presidencia, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires.

Octubre negro para la derecha

Con la derrota de Macri la derecha en la región sufrió un duro golpe en un mes inolvidable para Sudamérica. Octubre se inició con las protestas más grandes de la década en Ecuador, que tuvo completamente acorralado al actual presidente, Lenín Moreno, luego de que este decretara un paquete de medidas económicas acordadas en conjunto con el FMI, las que eliminaban el impuesto a las bencinas, reducían el gasto fiscal y flexibilizaban las normas laborales. Finalmente, el gobierno tuvo que retroceder. 

Una vez terminado el conflicto ecuatoriano, no había pasado una semana cuando en Chile estalló la movilización más grande desde la vuelta a la democracia en 1990. El estallido partió en contra del alza del pasaje de la red de metro capitalino, pero rápidamente se extendió a todos los rincones del país y se convirtió en un reclamo generalizado en contra del sistema privado de pensiones, la desigualdad en la distribución de los recursos, los bajos sueldos y el alto costo de la vida. Las protestas aún se mantienen y para esta semana ya existe un llamado a huelga general. 

Con este escenario, Mauricio Macri, quien ha reconocido públicamente al modelo chileno y al presidente Sebastián Piñera como uno de sus referentes, enfrentó la elección con un discurso agotado no solo en Argentina, sino que en la región, pues el modelo de flexibilización de las leyes del trabajo, la reducción del gasto fiscal y la rebaja de la carga tributaria para las grandes empresas no ha logrado de forma empírica mejorar las condiciones de las familias populares, condenando a una parte importante de la clase media que había logrado mejorar su situación bajo la década progresista a caer debajo de la línea de la pobreza.

Cerrando octubre, el único país en donde la derecha puede sacar cuentas alegres es en Uruguay, donde el Frente Amplio obtuvo la primera mayoría, pero estuvo lejos de consolidar un porcentaje que le asegure una victoria en el balotaje, donde la suma de las derechas podría colocar al Partido Nacional de vuelta en la presidencia del país. 

De acuerdo a los últimos resultados entregados en ese país, Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio, lideraba las opciones con el 39,9% de las preferencias, seguido por el líder del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, quien consiguió un 28,5% de respaldo, el tercer lugar quedó para Ernesto Talvi, del Partido Colorado, seguido por el ultraderechista y ex militar, Guido Manini Ríos, que obtuvo un 10% de los votos. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario