Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 8 de agosto de 2020
Defensoría de la U. de Chile

Aumentan heridos por impacto directo de lacrimógenas y víctimas preparan querella colectiva

Lissette Fossa
Joaquín Riffo

jcp.jpeg

Foto de Juan Carlos Pereira, operado por un golpe de lacrimógena en su cráneo
Foto de Juan Carlos Pereira, operado por un golpe de lacrimógena en su cráneo

En menos de un mes se han registrado casi 100 nuevos casos de este tipo de lesiones. En paralelo, la cifra de heridos por perdigones sigue en ascenso, llegando a 1.554 víctimas según el INDH, a pesar del anuncio de Carabineros de cesar el uso de este tipo de armas. En tanto, una menor de 15 años se encuentra gravemente herida en la Clínica Indisa.

El 19 de noviembre pasado el general director de Carabineros, Mario Rozas, anunció que la institución dejaría de usar escopetas anti-disturbios durante las manifestaciones y marchas en el contexto del estallido social.

"Sólo podrá ser utilizada al igual que las armas de fuego, como una medida extrema y exclusivamente para la legítima defensa cuando haya un peligro inminente de muerte", declaró Rozas en esa ocasión.

A esa fecha, el INDH informaba de 964 heridos por perdigones y 222 personas con heridas oculares. Sin embargo, tras el anuncio de Rozas, y según las cifras del INDH a nivel nacional del 6 de diciembre, hay registro de 1.554 heridos por perdigones y 180 personas por balines. Lo que evidencia que desde el anuncio de Carabineros se han sumado 590 nuevos heridos.

En paralelo, el Ministerio del Interior ha cuantificado una disminución de lo que denomina eventos graves, índice que incluye saqueos, quema de automóviles o de buses, ataques a comisarías policiales y a estaciones de Metro. Según informó La Tercera, mientras que la primera semana de manifestaciones el ministerio registró 1.156 eventos graves, la última semana de noviembre sumaron 239.

A pesar de la decreciente cifra, por redes sociales se han difundido variadas imágenes que dan cuenta de un aumento de casos de heridos por disparos de lacrimógenas. La percepción del incremento de este tipo de lesionados fue corroborada por la Defensoría Jurídica de la Universidad de Chile, quienes graficaron los datos recopilados por su labor en terreno. 

 

Según la Defensoría, entre el 17 de octubre y el 22 de noviembre, tres días después del anuncio de Carabineros del cese de uso de escopetas anti-disturbios, se registraban 198 heridos por disparo al cuerpo de bombas lacrimógenas. Para el 9 de diciembre, los heridos por lacrimógenas sumaban 292, es decir, un incremento de casi cien personas, víctimas de disparos al cuerpo de lacrimógenas, en menos de un mes. Entre las víctimas se encuentra Fabiola Campillay de 36 años, quien perdió la vista de sus dos ojos por una bomba de este tipo percutada por Carabineros en San Bernardo. 

El impacto mediático sobre el daño que puede producir el disparo de una lacrimógena al cuerpo se incrementó el día martes 10 de diciembre, cuando un hombre de 35 años y una menor de 15 años, fueron ingresados a la Posta Central heridos de gravedad por impactos de lacrimógenas, producidos en la manifestación en Plaza Italia (llamada tambipen Plaza de la Dignidad). El hombre entró a la Posta con hundimiento de cráneo y también fue operado, y permanece grave en la UCI. La joven de iniciales G.A.P. fue operada por el equipo de neurocirugía de la Posta, y al cierre de esta edición se encuentraba trasladada en la Indisa en la Unidad Neurocrítica, con pronóstico reservado.

Estos no son lo únicos casos de daño craneal por lacrimógena. Otro ejemplo fue lo que le ocurrió a Juan Carlos Pereira, de 27 años, quien en el contexto de una marcha recibió el golpe de una lacrimógena, lo que le provocó una fractura que tuvo que ser operada. 

A este caso se sumó el de nueve víctimas más, que junto a sus familias se están organizando en la organización No Más Lacrimógenas, para presentar una querella colectiva en contra de Carabineros y quienes resulten responsables.

No + Lacrimógenas, del corazón de Conchalí

La idea nació luego de que el colectivo Ideas para Conchalí apoyara el caso de un menor de edad de la comuna, quien sufrió con una herida en su brazo izquierdo y que tuvo que ser operado cuatro veces, ya que no solo el golpe le afectó, sino también la quemadura que provocó la lacrimógena y el químico que emite, que se impregnó en parte de su piel. Su madre, Carolina Espinoza, quiso reunir a más personas que han sufrido heridas por lacrimógenas y así se formó No Más Lacrimógenas.

“Tiene dos objetivos, el primero es presentar querellas que apunten a tener la verdad, pero además, la reparación, del daño moral, económico, emocional y los costos de rehabilitación. Y el segundo objetivo es visibilizar los casos de quienes han sido víctimas de delitos de violaciones a los derechos humanos y que en particular han sido víctima de este tipo de violencia policial, de lacrimógenas que han sido directamente disparadas al cuerpo”, comenta Jeanette Jara, abogada de los casos, quien también es ex subsecretaria de previsión social de Michelle Bachelet.

Jara cree que el caso del día martes, de la menor y el adulto heridos en plaza Italia, da cuenta de una falta al protocolo de Carabineros. “Muestra que Carabineros están disparando directamente a las personas bombas lacrimógenas y que eso tiene consecuencias que no solo causan heridas, sino afecta la vida misma de las personas, incluso podrían ser delitos de lesa humanidad, y en el menor de los casos, como lesiones gravísimas”, consigna Jara.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

NO ES POSIBLE QUE CONTINÙE ESTE TIPO DE VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN CHILE. DEBE JUZGARSE Y CONDENARSE

Añadir nuevo comentario