Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 24 de mayo de 2019
El lado B de las redes sociales

Cómo Whatsapp contribuyó al triunfo de Bolsonaro

Luca Belli*

bolsonaro.jpg

Antes de las elecciones hubo protestas contra Bolsonaro por usar WhatsApp para transmitir información falsa. Reuters / Nacho Doce
Antes de las elecciones hubo protestas contra Bolsonaro por usar WhatsApp para transmitir información falsa. Reuters / Nacho Doce

Se suponía que Internet era una herramienta que favorecía la democracia. La llamada Primavera Árabe de 2011 parecía darle razón a los analistas bien intencionados. Pero, primero Donald Trump, y ahora la victoria de Bolsonaro, han demostrado que las campañas de desinformación a través de las redes sociales son una poderosa arma política.

Bolsonaro no ganó el 55 por ciento de los votos solo por la desinformación. El poderoso deseo de un cambio político en Brasil después de un escándalo de corrupción y una decisión judicial que obligó a Luis Inacio Lula da Silva a retirarse de la carrera e ir a prisión, abrieron la puerta para su victoria.

Sin embargo, la candidatura de Bolsonaro se benefició de una campaña de desinformación poderosa y coordinada con la intención de desacreditar a sus rivales, según el periódico brasileño Folha.

Días antes de la segunda vuelta del 28 de octubre entre Bolsonaro y su competidor, el izquierdista Fernando Haddad, una investigación de Folha reveló que un lobby empresarial brasileño de corte conservador había financiado una millonaria campaña de desprestigio, actividad que puede haber constituido una contribución ilegal a la campaña.

Fallo de escándalo electoral

Usando WhatsApp, un servicio de mensajería propiedad de Facebook, los partidarios de Bolsonaro lanzaron una avalancha de desinformación diaria directamente a millones de teléfonos brasileños.

Incluyeron fotos ilustradas que retratan a miembros del Partido de los Trabajadores que celebran con el comunista Fidel Castro después de la Revolución Cubana, clips de audio manipulados para tergiversar las políticas de Haddad y "verificaciones de hechos" falsas que desacreditaban las noticias auténticas.

La estrategia de desinformación fue efectiva porque WhatsApp es una herramienta de comunicación esencial en Brasil, utilizada por 120 millones de sus 210 millones de ciudadanos. Dado que los mensajes de texto de WhatsApp son reenviados y reenviados por amigos y familiares, la información parece más creíble.

Las consecuencias del informe de Folha en la primera página obligaron a WhatsApp a emitir un artículo de opinión de disculpa.

La mayoría de los brasileños tienen acceso ilimitado a las redes sociales, pero muy poco acceso al resto de Internet. El 95 por ciento de todos los usuarios dicen que en su mayoría se conectan en línea para aplicaciones de mensajería y redes sociales

"Todos los días, millones de brasileños confían en WhatsApp sus conversaciones más privadas", escribió el vicepresidente de WhatsApp, Chris Daniels, en Folha. "Debido a que tanto la información buena como la mala pueden volverse virales en WhatsApp, tenemos la responsabilidad de amplificar lo bueno y mitigar el daño".

La compañía anunció que eliminaría miles de cuentas de correo no deseado en Brasil, etiquetaría claramente los mensajes para mostrar que habían sido reenviados, ajustaría las reglas sobre mensajes grupales y se asociaría con organizaciones brasileñas de verificación de hechos para identificar noticias falsas.

El tribunal electoral más alto de Brasil también creó un consejo asesor sobre internet y elecciones para investigar la desinformación en las elecciones de 2018 en Brasil y proponer regulaciones para limitar su impacto en los procesos políticos futuros.

Es un mundo definido por WhatsApp.

Brasil es solo el último país en enterarse de que las redes sociales pueden socavar el proceso democrático.

Esencialmente, la verificación de datos es demasiado costosa para el brasileño promedio.

Numerosos estudios han confirmado que una combinación tóxica de la mala gestión de los datos, la publicidad dirigida y la información errónea en línea también influyeron en los resultados de la votación Brexit en el Reino Unido y en la carrera presidencial de los EE. UU.

El escándalo electoral de WhatsApp en Brasil debería ser un llamado de atención especial para otras democracias del mundo en desarrollo, como se reveló en una investigación que presenté recientemente en el Foro de Gobernanza de Internet de las Naciones Unidas.

Esto se debe a que las condiciones que permitieron que las noticias falsas prosperaran en Brasil existen en muchos países de América Latina, África y Asia.

internet_brasil.jpg

Un anuncio en Nigeria para el programa Free Basics de Facebook, que ofrece una versión reducida de Internet patrocinada por corporaciones privadas. Reuters / Afolabi Sotunde
Un anuncio en Nigeria para el programa Free Basics de Facebook, que ofrece una versión reducida de Internet patrocinada por corporaciones privadas. Reuters / Afolabi Sotunde

El acceso a internet es muy caro en Brasil. Una conexión de banda ancha puede costar hasta el 15 por ciento de los ingresos de un hogar y los planes móviles con datos ilimitados, comunes en los países ricos, son raros.

En su lugar, los operadores de telefonía móvil atraen a los usuarios ofreciendo planes de "calificación cero" con acceso gratuito a aplicaciones específicas, generalmente Facebook, WhatsApp y Twitter. De acuerdo con el centro de investigación tecnológica CETIC.br, en 2016, casi tres cuartos de los usuarios brasileños de internet tenían estos planes prepagos de internet móvil.

Por lo tanto, la mayoría de los brasileños tienen acceso ilimitado a las redes sociales, pero muy poco acceso al resto de Internet. Esto probablemente explica por qué el 95 por ciento de todos los usuarios brasileños dicen que en su mayoría se conectan en línea para aplicaciones de mensajería y redes sociales.

Sin embargo, el "resto de Internet" es precisamente donde los brasileños pudieron haber verificado las noticias políticas que se les enviaron en WhatsApp durante las elecciones de 2018. Esencialmente, la verificación de datos es demasiado costosa para el brasileño promedio.

Preocupación por las elecciones africanas

Las democracias en África, donde más de una docena de países celebrarán elecciones en 2019, son vulnerables de la misma forma que Breasil: por el acceso desigual a la información. 

Al igual que en Brasil, muchos africanos tienen acceso a Internet simplificado a través de las plataformas de Internet.org y Free Basics de Facebook. Pero, de manera preocupante, la mayoría de los países africanos tienen poca o ninguna protección de datos y no tienen requisitos de neutralidad de la red que los proveedores de Internet tratan a todos los contenidos digitales por igual, sin favorecer aplicaciones específicas.

En mi análisis, Facebook y un puñado de compañías de tecnología ahora están compitiendo para recopilar y monetizar los datos recopilados a través de aplicaciones patrocinadas, lo que les permite crear un perfil de millones de africanos. La supervisión gubernamental laxa significa que las personas nunca pueden ser informadas de que pagan por estas aplicaciones "gratuitas" al exponer su información personal a la minería de datos por parte de compañías privadas.

celular.jpg

 96/5000 El odio se propaga rápidamente en línea, lo que podría influir en los resultados electorales. Reuters / Zohra Bensemra
96/5000 El odio se propaga rápidamente en línea, lo que podría influir en los resultados electorales. Reuters / Zohra Bensemra

Dicha información personal es sumamente rentable para los anunciantes en África, donde las encuestas de consumidores y encuestas públicas de estilo occidental aún son escasas. Es fácil imaginar lo valiosa que sería la publicidad dirigida para los candidatos políticos y los grupos de presión en el período previo a las elecciones africanas de 2019.

Muévete rápido y rompe la democracia

La democracia no puede prosperar cuando el electorado está mal informado intencionalmente sobre los candidatos, los partidos y las políticas.

El debate político impulsado por los "me gusta", "compartir" y "comentarios enojados" en las redes sociales aumenta la polarización y distorsiona el discurso público saludable. Sin embargo, la evidencia muestra que los insultos, las mentiras y las polémicas son lo que mejor impulsa el compromiso del usuario que genera esos preciosos datos personales.

El antiguo lema de Mark Zuckerberg fue "Muévete rápido y rompe cosas". Ese eslogan se retiró en abril de 2018, quizás porque es cada vez más evidente que la democracia es una de las cosas que Facebook y sus amigos han dejado rotas. 

Durante más de una década, las redes sociales se han asociado con la comunicación libre, sin trabas de los guardianes, como los editores de noticias o los verificadores de hechos. Muchos en Silicon Valley y más allá vieron esta interrupción innovadora como un gran beneficio para la sociedad.

Eso puede ser cierto cuando las redes sociales son solo una de las muchas formas en que las personas pueden participar en un debate abierto y pluralista. Pero cuando solo un puñado de aplicaciones están disponibles para la mayoría de los usuarios, sirviendo como el único canal para el diálogo democrático, las redes sociales pueden ser fácilmente manipuladas para fines venenosos.

El antiguo lema de Mark Zuckerberg fue "Muévete rápido y rompe cosas". Ese eslogan se retiró en abril de 2018, quizás porque es cada vez más evidente que la democracia es una de las cosas que Facebook y sus amigos han dejado rotas. 

*Luca Belli es profesor de gobernanza y regulación de Internet de la Escuela de Derecho de la Fundación Getúlio Vargas. Este artículo fue escrito originalmente para The Conversation. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario