Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de octubre de 2020
Homenajeado por el Congreso el día de su muerte

Difunto marido de ministra Hutt fue apuntado en 3 ocasiones como torturador durante la dictadura

Andrés Almeida

La foto institucional de Felipe Cossio y la de su esposa, la ministra Gloria Hutt

La foto institucional de Felipe Cossio y la de su esposa, la ministra Gloria Hutt
La foto institucional de Felipe Cossio y la de su esposa, la ministra Gloria Hutt

En la investigación por la desaparición de un militante comunista, Felipe Cossio Urrutia fue acusado de tortura en el Regimiento Arauco. Además, este coronel de Ejército fue formado en la Escuela de las Américas en Panamá; fue luego evaluado para sus ascensos por Manuel El Mamo Contreras y Odlanier Mena, ambos directores de la policía política de Augusto Pinochet, y fue escolta de Verónica Pinochet, hija del dictador.

“Como familia, tenemos el principio de ayudar a los amigos siempre, en los momentos buenos y en los difíciles”, declaró la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt Hesse, luego de que La Tercera diera a conocer que había donado 12 mil pesos a un preso de Punta Peuco, condenado por violaciones a los derechos humanos.

El receptor del dinero era un “compañero de toda la vida de mi marido” según la ministra, quien se casó con el ingeniero militar Felipe Cossio Urrutia el año 1976. Lo concreto es que el propio Cossio Urrutia –coronel en retiro del Ejército, fallecido el 5 de agosto de este año a causa de un cáncer al páncreas, y quien recibió un homenaje en el Congreso tras su muerte el 6 de agosto de este año– pudo haber sido más que un simple donante para sus amigos privados de libertad por crímenes de lesa humanidad.

INTERFERENCIA tuvo acceso a la carpeta investigativa del caso por secuestro y desaparición del regidor de la comuna de Río Negro, Mario Sandoval Vásquez (PC); donde Cossio es identificado por tres testigos como torturador. Dos presos políticos lo acusan de ser parte de las torturas, mientras que un gendarme –encargado de trasladar dentro de la cárcel de Osorno a presos políticos entregados por militares– lo identifica como uno de los efectivos que operaba en el centro de tortura.

Sandoval fue sacado a la fuerza de su casa en septiembre de 1973 por personal de Carabineros de Chile. Su esposa acudió a la Comisaría de Río Negro para saber más sobre su paradero, siendo informada que había sido trasladado al Regimiento de Osorno, conocido también como “Arauco”, lugar donde el entonces teniente Cossio estuvo en servicio entre los años 1971 y 1974, desempeñándose –entre otros cargos– como secretario de la Fiscalía Militar en Tiempo de Guerra de la zona.

“Las torturas que aplicaba un Teniente de Ejército de apellido COSSIO, consistían en la aplicación de electricidad en diferentes partes del cuerpo y un trato denigrante con golpes de puño y pie mientras nos mantenían amarrados en una especie de somier como si estuviéramos crucificados”. Las palabras son de F.V.A. – cuya identidad será mantenida en reserva por razones de seguridad – quien el 23 de octubre de 2003, durante una interrogación policial que forma parte de la investigación por la desaparición de Mario Sandoval. Según su testimonio, F.V.A. fue detenido el 15 de septiembre de 1973 y llevado a la Fiscalía Militar el 17 del mismo mes, siendo torturado.

Declaración policial de F.V.A.

Declaración policial de F.V.A.
Declaración policial de F.V.A.

Meses después, el 3 de marzo de 2004, R.T.T. –cuya identidad también será resguardada– dio su testimonio como preso político torturado en dictadura. “El 20 ó 21 de septiembre de 1973 fui trasladado al Hospital nuevo, donde permanecí todo el día, me interrogaron y torturaron. En el hospital funcionaba la Fiscalía Militar y estaba a cargo de [Antonio] Ramírez [Parga, superior de Felipe Cossio y fiscal militar de la zona] y Cossio”, indicó.

Dentro de la carpeta, distintos testimonios señalan que la Fiscalía Militar operaba tanto en el Regimiento Arauco como en el “hospital nuevo”. Lo concreto es que el nombre de Cossio se repetía, sin importar el lugar.

Declaración policial de R.T.T.

Declaración policial de R.T.T. Hay nombres que están borrados por razones de seguridad.
Declaración policial de R.T.T.

El 30 de junio de 2005 vendría el turno de declarar de F.C.F. A diferencia de los otros dos testimonios, éste no se trataba de un ex preso político. F.C.F. servía como gendarme durante 1973, destinado en el penal de Osorno. Dentro de sus funciones, según consta de su declaración policial, le tocaba recibir a detenidos políticos traídos por funcionarios del Ejército; “los que posteriormente eran retirados por estos mismos y por funcionarios de inteligencia, en algunas ocasiones los funcionarios del Ejército nos entregaban una lista con nombres de detenidos políticos, los cuales debíamos trasladar hasta el hospital base de Osorno, que en la fecha se encontraba en construcción y fue utilizado como centro de operaciones de los organismos de inteligencia”, indica.

Según el gendarme aquel recinto “estaba a cargo del Jefe de Plaza Mayor RAMÍREZ, recordando entre otros a un Teniente de apellido COSSIO quien realizaba patrullajes, detenciones y tomaba declaraciones a los detenidos, ambos oficiales eran de inteligencia. En ese lugar los detenidos eran interrogados y torturados con corriente eléctrica, situaciones que me tocó presenciar en varias ocasiones”. F.C.F. agrega también que todo aquel que participaba de estas prácticas venía del “Regimiento Arauco”.

Declaración policial de F.C.F.

Declaración policial de F.C.F.
Declaración policial de F.C.F.

Habla Cossio

Luego de las distintas acusaciones y testimonios que sitúan al difunto esposo de Gloria Hutt como torturador, llegó el turno del propio Felipe Cossio de declarar. El 5 de diciembre de 2006, fue interrogado sobre su rol en el Regimiento de Ingenieros N° 4, Arauco, de la ciudad de Osorno.

Específicamente se le consultó por la desaparición del regidor comunista, a lo que contestó “respecto al caso que se me pregunta, esto es, de Mario Sandoval Vásquez, no recuerdo nada en absoluto”. Luego de que se le mostrara un acta relativa a la aprehensión de Sandoval y que contenía su firma como secretario de la Fiscalía Militar, Cossio indicó que “a la pregunta del tribunal, reitero, el nombre de Mario Sandoval Vásquez no lo recuerdo. No cabe duda que pasó por la Fiscalía porque la firma como secretario es la mía pero la verdad es que no lo recuerdo para nada”.

Además, Cossio Urrutia aseguró que las interrogaciones no eran realizadas por él, sino por el fiscal militar, el mayor Antonio Ramírez Parga. "Nunca supe de apremios ilegítimos o de torturas a detenidos en la ciudad de Osorno. Yo, como dije, era subteniente, tenía poco más de 20 años y mi trabajo en la Fiscalía era actuar sólo de Secretario. Reitero que nada supe sobre torturas ni en esa época ni después tampoco supe”, declaró.

Como detalle menor, cabe destacar que previo al golpe militar y estando ya instalado en el Regimiento Arauco, Cossio dejó de ser subteniente y pasó a ser teniente. Según consta de su hoja de vida –a la que este medio tuvo acceso–; el marido de la ministra de Transporte ascendió el 1 de agosto de 1973.

Finalmente, Cossio fue absuelto de cualquier cargo, puesto que lo que se investigaba en el caso de Mario Sandoval fue su desaparición forzosa, delito que no tenía relación con las denuncias por tortura que surgieron durante la investigación contra el marido de Gloria Hutt.

Aún así, la hoja de vida del militar incluye información que lo vincula directamente a violadores de derechos humanos, siendo calificado por importantes personajes ligados a la represión de la dictadura, habiendo trabajando incluso para la hija de Augusto Pinochet.

Altas esferas militares

El 1 de enero de 1971, cuando Cossio era aun subteniente de Ejército, éste fue designado en comisión de servicio para el curso de “Orientación y Entrenamiento en la Escuela de las Américas, zona del Canal de Panamá”, permaneciendo en el país centroamericano desde el 5 de enero hasta el 14 de febrero de 1971. La Escuela de las Américas es reconocida como un centro de formación de militares y agentes torturadores por parte de Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría. A esta Escuela pertenecen varios manuales desclasificados de tortura elaborados y enseñados en dicho establecimiento.

El manual denominado Kubrak, fechado en julio de 1963, enseñaba “interrogación coercitiva de contrainteligencia de fuentes resistentes”, incluyendo técnicas relativas al uso de descargas eléctricas; misma técnica por la que acusan a Cossio de haber empleado en el Regimiento Arauco.

Luego de su paso por Panamá, Cossio volvió a Santiago y fue evaluado el 13 de octubre del mismo año por el teniente coronel Juan Germán Hutt Gunther, padre de la actual ministra Hutt y futuro suegro. Entrado el golpe, Hutt padre fue designado como embajador chileno en Suiza, desde 1976 –mismo año en que su hija contrajo matrimonio con Cossio– hasta 1982, cuando fue reemplazado por Carlos Forestier.

Al año siguiente, poco antes del Golpe, Cossio fue calificado por el -en ese entonces- teniente coronel comandante de regimiento, Manuel “Mamo” Contreras Sepúlveda, quien entrada la dictadura pasó a dirigir la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), una de las policías políticas de Pinochet responsable de sostenidas violaciones a los derechos humanos y desapariciones de personas. El propio Contreras murió con condenas que suman más de 500 años de cárcel por su participación en crímenes de lesa humanidad.

Más adelante –ya ocurrido el Golpe Militar– fue el turno de otros dos militares violadores de derechos humanos de calificar el rendimiento del ya teniente Cossio. Así fue el 3 de agosto de 1974, por parte del coronel Odlanier Mena Salinas y del general de división Carlos Forestier Haensgen – quien luego lo reemplazaría como embajador de Suiza.

Mena fue director de la Central Nacional de Informaciones (CNI), policía política que operó entre 1977 y 1990 realizando persecuciones, secuestros, torturas y desapariciones de opositores a la dictadura. El propio Mena fue condenado a cumplir seis años de prisión en el penal Cordillera, recinto especial para criminales de la dictadura, cerrado el 2013. Dos días después de que se anunciara el cierre de dicho recinto, Mena se suicidó de un tiro en la cabeza estando en su casa luego de haber recibido un permiso de salida.

Carlos Forestier, en tanto, fue general durante la dictadura y también ministro de Defensa entre 1980 y 1982. Fue sometido a proceso por el homicidio de al menos siete prisioneros de guerra, a quienes Forestier ordenó su fusilamiento.

Recibiendo buenas calificaciones a lo largo de carrera militar, Felipe Cossio Urrutia fue encomendado para un trabajo sensible: escoltar a Verónica Pinochet Hiriart, hija del dictador Augusto Pinochet. Este trabajo también fue bien evaluado, recibiendo felicitaciones en su hoja de vida el día 15 de febrero de 1975 “por su excelente desempeño como oficial de Enlace y Escolta de la Sra. Verónica Pinochet Hiriart”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Se cumple aquello que los violadores de dd.hh sufren de amnesia..."no recuerdan nada"....

En la etapa final de mi vida, debido a mi edad, decepción, angustia y repulsión a todas las fuerzas armadas. Ni perdón ni olvido. Nunca habrá justicia.

Napo , quiero leerlos

El haber participado de estas torturas sobre hombres indefensos habla de la podredumbre moral de " nuestros hombres valientes soldados "

Estimados, un comentario para ayudar al crecimiento del medio: Ojo con la redacción...

Añadir nuevo comentario