Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 19 de septiembre de 2020
‘All lives matter’, aseguró

Donald Trump promete lealtad a la policía durante su discurso de aceptación como candidato Republicano a la presidencia

Diego Ortiz

En una convención que reunió a 1500 espectadores sin distancia social y – salvo algunas excepciones – sin mascarillas, el presidente de Estados Unidos asumió su candidatura para las elecciones del próximo 3 de noviembre. Trump indicó que su administración siempre estará con las policías del país, sin dedicar minutos a la violencia policial contra personas negras en más de una hora de discurso.

Pausado y con mucha seguridad, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronunció las palabras finales de su discurso de aceptación como candidato para las próximas elecciones presidenciales a realizarse el 3 de noviembre de este año. “Juntos haremos de América [Estados Unidos] más segura, más fuerte, más orgullosa y más grande que nunca”, aseguró, rodeado de 54 banderas norteamericanas, en el escenario dispuesto en la Casa Blanca.

Frente al edificio presidencial norteamericano, 1500 simpatizantes de Trump escuchaban atentos el cierre de discurso, sin distanciamiento social, sin mascarillas – sólo algunos pocos la portaban ya que no era obligatorio – y luego de que el partido Republicano asegurara que no realizaría pruebas de Covid-19 posteriores al evento. Todo esto sucediendo en un país que ya registra 181 mil muertos a causa de la pandemia y sostiene sobre 30 mil casos nuevos diarios.

Afuera de la Casa Blanca, cientos de personas protestaban a raíz de nuevos hechos de violencia policial contra la comunidad afroamericana. Luego de que la policía disparara siete veces por la espalda contra un hombre negro desarmado mientras ingresaba a su vehículo – donde permanecían sus hijos –, las manifestaciones por el movimiento Black Lives Matter (las ‘Vidas Negras Importan’) se reactivaron con fuerza. Los ruidos de trompetas y bocinas de aire empleadas por manifestantes mezclados con sirenas policiales pudieron escucharse en múltiples partes de un discurso que duró más de una hora.

“Mi administración siempre estará con la policía”, aseguró durante los primeros momentos de su presentación. También relató dos casos de policías que fallecieron en servicio, cuyas familias, invitadas por el presidente, asistieron a la convención y fueron fervientemente aplaudidas luego de que Trump las presentara ante el público. Minutos antes de que iniciara el discurso del mandatario, se transmitió el extenso testimonio de la viuda de otro policía también fallecido en servicio.

En contraste, no hubo una sola palabra para George Floyd, el hombre negro asfixiado hasta la muerte por la policía, hecho que gatilló masivas y sostenidas protestas a lo largo del país. Tampoco hubo mención de Jacob Blake, el afroamericano de 29 años baleado siete veces el 23 de agosto. No existió referencia a los dos fallecidos durante la jornada de protestas del pasado miércoles, asesinados a tiros, presuntamente por un joven de 17 años, miembro del programa de Cadetes de Seguridad Pública del Departamento de Policía de Grayslake y un activo defensor de la policía en sus redes sociales.

La única referencia entregada por Trump a los hechos de violencia policial que tienen al país sumido en protestas terminó transformándose en un dardo al movimiento Black Lives Matter. “Cuando exista mala conducta en la policía, el sistema judicial debe responsabilizar total y completamente a los infractores, y es algo que harán. Pero lo que jamás podemos tener en América [Estados Unidos] – y jamás debemos permitir – es que gobierne la protesta”, enfatizó.

El discurso de aceptación de Trump llega en un complejo momento mediático para el presidente. Esto luego de que tanto la liga profesional masculina como femenina de básquetbol, la liga de básquetbol, la de fútbol y un campeonato de tenis femenino se declararan en huelga, rehusándose a jugar partidos programados.

El paro irrumpe en el deporte profesional estadounidense

Los primeros fueron los Milwaukee Bucks. El equipo de básquetbol liderado por el griego descendiente africano, Giannis Antetokuompo, decidió no saltar a la cancha luego de conocerse que Jacob Blake había sido baleado. Los Bucks juegan sus partidos de local a menos de una hora de Kenosha, la ciudad donde tuvo lugar la agresión a Blake.

Uno a uno se fueron cancelando todos los partidos programados tanto para el miércoles como para el día de ayer. La decisión de paralizar y no jugar llevó a una reunión entre todos los equipos de la National Basketball League (NBA), donde según medios deportivos especializados del país los L.A. Lakers y los L.A. Clippers dieron a conocer su posición de no disputar más partidos del campeonato como método de presión.

LeBron James, superestrella de L.A. Lakers y campeón olímpico del deporte, recurrió a su cuenta de Twitter para expresar su profundo descontento. "A la mierda con esto. Exigimos un cambio. Estamos hartos", redactó.

“No sé mucho de la protesta de la NBA”, declaró Trump. “Sé que sus números de audiencia han sido muy malos, ya que creo que la gente está cansada de la NBA… Se han transformado en una organización política, y eso no es algo bueno”, aseguró luego de la seguidilla de partidos suspendidos.

De forma similar a lo ocurrido con los partidos de básquetbol, la tenista japonesa Naomi Osaka se negó a saltar a la cancha para disputar la semifinal del torneo de Cincinnati. “Como muchos saben, tenía programada mi semifinal para el jueves. Sin embargo, antes de ser deportista soy una mujer negra, y como mujer negra siento que hay cosas mucho más importantes que necesitan atención inmediata”, indicó a través de su cuenta de Twitter.

La Major League Soccer (MLS), principal torneo de fútbol del país, fue más allá y anunció luego de una reunión entre representantes de todos los equipos que suspendería el campeonato por al menos 30 días.

La liga de Béisbol, en tanto, también ha visto sus partidos suspendidos. En una escena que pasará a la historia, los New York Mets y los Orlando Marlins saltaron a la cancha y sostuvieron 42 segundos de silencio en honor a Jackie Robinson, el primer beisbolista de color en la liga y un reconocido activista por la causa afroamericana. Luego de esto, ambos equipos dejaron la cancha, dejando en primera base una camiseta con un estampado de Black Lives Matter.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario