Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 5 de Diciembre de 2021
A casi tres meses de la muerte

El avance territorial de la CAM tras el asesinato de Pablo Marchant

Paula Huenchumil

Desde la Coordinadora Arauco Malleco indicaron a INTERFERENCIA que actualmente son cerca de 20 comunidades que suscriben a las acciones de la organización, con un promedio de reivindicación de 1.500 hectáreas por comunidad. La organización también desestima estar detrás de incendio en Carahue que dejó un matrimonio herido.

“La resistencia mapuche tiene un ámbito mayor en torno a lo que son las zonas territoriales bajo conflicto. La decisión política de aumentar la dotación o capacidad policial-militar es porque la lucha mapuche choca de frente contra los intereses del capital. Toda vez que nosotros tocamos intereses del gran capital, de sus industrias, la decisión del Estado es firme a la hora de determinar mayor dotación para Carabineros”, indicó a este medio la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) ante las declaraciones del coordinador de Seguridad para la macrozona sur, Pablo Urquizar, quien confirmó que el gobierno dispuso la llegada de nuevos vehículos blindados para Carabineros de la Región de La Araucanía, para “combatir la violencia rural”.

Urquizar también dijo que “se trata de un compromiso asumido por el Presidente de la República, para brindar mayor seguridad en las provincias de Malleco y Cautín”. Además de estos vehículos blindados, se cuentan cinco carros acondicionados para la Policía de Investigaciones (PDI), todo avaluado en 20 mil millones de pesos en inversión, según consignó Cooperativa. 

Es que a casi tres meses de la muerte del weichafe de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Pablo Marchant, quien fue abatido el 9 de julio por Carabineros en una acción de sabotaje a la empresa Forestal Mininco, al interior del Fundo Santa Ana Tres Palos del sector de Coi Coi, en la comuna de Carahue, la organización ha intensificado sus acciones en la zona.

En agosto, la CAM, referente de las recuperaciones territoriales y que ha manifestado una posición crítica frente al proceso constituyente, calificando como “un acto de sometimiento al pacto colonial”, tomó el control total del mismo lugar donde murió Pablo Marchant, donde destruyeron las instalaciones que ocupaba Carabineros en el predio, y junto a la comunidad de Coi Coi, realizaron una siembra en “homenaje al weichafe Toño”. Su muerte hasta hoy, genera más dudas que certezas, pues existen versiones que se contraponen con la de los carabineros que declararon que solo fue un impacto en la nuca, tal como publicó este medio en el artículo "Las dudas sobre las balas que mataron a Pablo Marchant, weichafe de la CAM".

“Nos referimos a que están desarrollando en sí el control territorial, es decir, sobre la base de una demanda muy específica de tierra, que confronta directamente con una forestal, eso lo entendemos como el sistema de propiedad usurpado, que es donde existe una demanda en específico y ahí se desarrolla esa experiencia que es nuestra plataforma básica de lucha como organización”, dicen desde la CAM.

Por ejemplo, mientras algunos celebraban Fiestas Patrias, el 18 de septiembre, se sumó un nuevo proceso de recuperación de tierras en contra de Forestal Arauco en el predio El avellano en la comuna de Traiguén de cerca de 200 hectáreas. “Esta ocupación se enmarca en la reconstrucción de la nación mapuche, indicando con todo el newen y orgullo que estos serian los últimos predios de las compañías forestales en esta zona territorial que faltaban por recuperar. Por lo anterior es que, ya se iniciaron los trabajos específicos de madero, limpieza, levantamiento de espacios ceremoniales como un rewe y un paliwe, posteriormente también se iniciarán construcciones de ruka, siembras, que contribuirán a la economía y el bienestar de nuestros lofche”, dijeron desde la CAM.

Al día siguiente, iniciaron la extensión de la toma del lof Pidenco de Lumaco. “Se hace una demarcación con lienzos y bandera del predio Las Viñas del latifundista Ghiselline [...] exigimos el retiro de la forestal Arauco S.A, y de todos los demás usurpadores como Bosque Cautin S.A, Ballota, Guisiline, Ballochi, etc. Que sostienen el sistema de propiedad usurpado que ahoga y somete a todas las comunidades de nuestro territorio nagche, sometiéndonos a vivir sin tierra y sin agua”, señalaron. 

 

Desde la Coordinadora Arauco Malleco indicaron también a INTERFERENCIA que actualmente son cerca de 20 comunidades que suscriben a las acciones de la organización con un promedio de reivindicación de 1.500 hectáreas por comunidad. 

“Nos referimos a que están desarrollando en sí el control territorial, es decir, sobre la base de una demanda muy específica de tierra, que confronta directamente con una forestal, eso lo entendemos como el sistema de propiedad usurpado, que es donde existe una demanda en específico y ahí se desarrolla esa experiencia que es nuestra plataforma básica de lucha como organización”, dicen desde la CAM.

"Las reivindicaciones territoriales mapuche  amenazan las ganancias de las empresas forestales, el estado chileno y la industria forestal redoblan la represión [...] las reivindicaciones territoriales mapuche  amenazan las ganancias de las empresas forestales, el estado chileno y la industria forestal redoblan la represión", concluyen.

"Mientras que las reivindicaciones territoriales mapuche amenazan las ganancias de las empresas forestales, el Estado chileno y la industria forestal redoblan la represión", plantea una investigación publicada en NACLA Report.

Según el artículo En Wallmapu, el colonialismo y el capitalismo se reacomodan, publicado en NACLA Report, una revista de la organización North American Congress in Latin America, y patrocinada por la NYU (New York University) "el protagonismo del empresariado forestal en el conflicto es crucial, pues son los principales propietarios de tierras despojadas a los mapuche desde el siglo 19. Tierras que durante el siglo 20 fueron reivindicadas mediante vías institucionales y la acción directa de comunidades, arrastrando un conflicto y disputa territorial histórica agudizado durante los gobiernos democráticos neoliberales".

A su vez, la investigación de Héctor Nahuelpán, Edgars Martínez, Alvaro Hofflinger y Pablo Millalén, plantea que "mientras las reivindicaciones territoriales mapuche amenazan las ganancias de las empresas forestales, el estado chileno y la industria forestal redoblan la represión".

CAM niega estar detrás de incendio en Carahue que dejó a matrimonio herido

El 20 de septiembre un matrimonio resultó gravemente herido luego de sufrir un ataque incendiario contra su domicilio la madrugada del domingo, en la comuna de Carahue, Región de La Araucanía. “Individuos a rostro cubierto y premunidos con armas largas de fuego procedieron a intimidar una familia constituida por un matrimonio y un hijo, sacándolos del inmueble para posteriormente incendiarlo”, explicó el mayor del cuerpo policial de Carabineros, Javier Sepúlveda. 

“Las vinculaciones de quienes operan en esa zona son claras. En esa zona opera la Coordinadora Arauco Malleco, la CAM propiamente tal, donde se han adjudicado una serie de atentados incendiarios y hechos extremadamente graves y violentos, recuerdo el 9 de julio cuando muere Pablo Marchant (...) las orgánicas radicalizadas y terroristas que operan en la zona son muy claras”, vinculó el coordinador nacional de la Macrozona Sur, Pablo Urquizar..

"Parece poseer características de montaje". 

Frente a ello, desde la CAM comunicaron que el hecho “parece poseer características de montaje, de los cuales nuestra organización ya ha sido objeto”. “Como CAM reivindicamos el uso de la violencia política, con fines de lograr control territorial y avances concretos en derechos políticos y territoriales en base a la resistencia y autodefensa en contra de la industria forestal”.

Respecto a su actuar, señalan a este medio, que “al hacer acciones de resistencia, de sabotaje, más la recuperaciones de tierras, nosotros desarrollamos un nivel de confrontación con el ámbito forestal que implicaría un poco más allá de esas recuperaciones. Cuando Urquizar habla que nosotros tendríamos un nivel de influencia en la zona de Carahue, no es tan extremo en su posición, porque nosotros controlamos parte de la ruta donde está el desarrollo de la industria forestal, no transitan camiones o maquinaria trabajando, por eso hablan del nivel de influencia de la organización. Entonces no podríamos hablar solamente de que la CAM está con una presencia específico en las demandas concretas donde hay control territorial, sino que la reivindicación se extiende un poco más allá”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario