Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 13 de julio de 2020
¿Nueva etapa?

El embajador Xu Bu en Chile y cómo la diplomacia china mundial se ha vuelto más opinante y agresiva

Lissette Fossa

xu_bu_en_chile_agencia_uno.jpg

Xu Bu, embajador chino en Chile. Foto: Agencia Uno
Xu Bu, embajador chino en Chile. Foto: Agencia Uno

En Chile el embajador extranjero más conocido ya no es el de Estados Unidos, sino el de China. Y no es solo porque el gobierno estadounidense no ha enviado a su representante desde hace más de un año, sino que también porque Xu Bu, sin saber español, ha sabido marcar agenda y mostrar poder. Como lo hizo con Jaime Mañalich en el episodio de la donación china de ventiladores que nunca existió.

El domingo 1 de septiembre de 2019 las páginas de el diario El Mercurio fueron el escenario para un insólito conflicto entre un diputado chileno, Jaime Bellolio (UDI), y el embajador de China en Chile. En una columna en el diario, Xu Bu se refería al viaje que Bellolio hizo a Hong Kong, donde se encontró con uno de los líderes de las protestas Joshua Wong, además de visitar Taiwán, zona que el estado chino reclama como un distrito rebelde.

Diputado Bellolio se reunió con la persona equivocada, fue el título que eligió Xu Bu, para denostar al líder honkonés como “un joven matón”, perteneciente a un grupo de “radicales violentos”. Además, insinuaba que el diputado debía preocuparse más por su distrito (Buin, Calera de Tango y  Paine) que por las protestas en China: “El señor Bellolio viajó a Hong Kong para reunirse con Joshua Wong, y no sé qué es lo que ha conseguido. Espero que pueda trabajar más para el pueblo de su distrito”, consignaba el texto.

Bellolio respondió a Xu Bu en el mismo diario, y la cosa quedó ahí, aunque el diputado no dejó de consignar “el tono inusual entre embajadores", refiriéndose al rol opinante del embajador chino.

Tradicionalmente los diplomáticos chinos habían optado por un bajo perfil en el país y en general en el mundo. Pero esta vez el embajador chino Xu Bu venía a Chile a hacer algo distinto.

Ya antes de ese episodio, Xu Bu dio pistas de que su rol iba a ser más confrontacional que sus antecesores. En abril del año pasado, durante la visita del secretario de Estado de Estados Unidos a Chile, Mike Pompeo, en medio de la crisis por Venezuela, el embajador no se dejó amdrentar frente a declaraciones del estadounidense en Chile contra la empresa Huawei, acusándola de espionaje. “El señor Pompeo es hipócrita […] ha perdido la cabeza, ha llegado demasiado lejos", dijo en instancias en que el presidente Sebastián Piñera preparaba su decepcionante viaje a China, donde se reuniría justamente con los altos ejecutivos de Huawei.

Otro antecedente de ese abril fue cuando Xu Bu hizo pública su opinión contra la impugnación de Corfo por el ingreso de Tianqi a la propiedad de SQM.

Sin embargo, el máximo momento de poder de Xu Bu en Chile fue hace pocos días, cuando sin ningún remilgo decidió desmentir la donación china de 500 ventiladores mecánicos no invasivos al ministro de Salud, Jaime Mañalich, sobre quien pende el futuro gobierno, dada la importancia política que tiene la gestión de esta crisis sanitaria. Después de eso Mañalich se mostró con Xu Bu en la Cenabast, recibiendo una donación menor, pero el punto ya estaba hecho 

El nuevo estilo de China

Pero Xu Bu no es el único embajador chino que se comporta así en el mundo. Al parecer lo están haciendo todos los embajadores y diplomáticos chinos en el mundo: con estilos más opinantes y más agresivos en responder cuando se habla de China.

A nivel mundial los embajadores chinos han sido todavía más protagonistas sobre todo en los últimos meses de pandemia. China ha sido foco de debate, ya sea por el modo opaco en que trató el origen del virus que se originó en la ciudad de Wuhan, en su país, o por el comportamiento autoritario del gobierno con sus ciudadanos tras la expansión del virus. 

Esto se da en medio de la mala propaganda que el presidente estadounidense Donald Trump intenta hacer contra el régimen chino, culpándolo del "virus chino" al acusar que fue elaborado en un laboratorio y afirmando que no entregó la información sufiente para que Occidente se preparara para la pandemia.

Pero no es todo. Las cosas ya no son tan simples en Europa. 

La semana pasada China amenazó con retener la ayuda médica a Holanda por cambiar el nombre de su oficina de representación en Taiwán. La Oficina de Comercio e Inversión de Holanda pasó a ser la Oficina de Holanda en Taipei (la capital de Taiwán), lo que insinuaba la asignación de un estatuto diplomático superior, lo que fue bastó para desatar la ira de China, que no acepta que nadie reconozca a la isla, por considerarla una provincia china en rebeldía.

Al respecto, la embajada china en Holanda fue particularmente dura, exigiendo una "aclaración", pues el cambio de nombre "concierne a los intereses centrales de China" y recordó al país europeo que ha adherido al "principio de una China".

En Polonia -por su parte- hay información que indica que el presidente Andrzej Duda habría sido presionado por la diplomacia china para hacer gestos públicos de agradecimiento, lo que incluía una llamada telefónica con el presidente chino-, por la donación de insumos médicos que había hecho el país asiático.

Esto coincide con que hace pocos días atrás la embajada china en Berlín, Alemania, se enfrentó públicamente con el periódico alemán Bild después de que publicara una nota exigiendo a China el pago de 160 mil millones de dólares a Alemania, como compensación por los daños causados por el Covid-19 en el país europeo. 

Esto se da en un contexto en Alemania en el que el gobierno se han quejado con China, tras conocerse posibles presiones chinas a funcionarios públicos y empresarios alemanes para enviar cartas y documentos de agradecimiento al régimen chino por sus donaciones. 

En tanto, en Francia, el ministro de relaciones exteriores Jean-Yves Le Drian citó al embajador chino Lu Shaye por una publicación de la legación china en ese país en la que se afirmaba que los los políticos occidentales han "dejado a sus ciudadanos solos ante la hecatombe viral", se han robado entre sí insumos médico y han hecho firmar en hogares de ancianos certificados de "renuncia de cuidados de urgencia [...] dejando morir a sus pensionistas de hambre y de enfermedad".

Y no solo en Europa.

En los últimos días, los medios estatales chinos han emitido numerosas declaraciones incendiarias en contra de Australia, país que también ha solicito investigar en China el origen del virus, incluyendo en esta investigación a la Organización Mundial de la Salud (OMS). El embajador chino en Australia advirtió que su solicitud podría poner en riesgo las relaciones comerciales entre ambos países, en un aviso que más parecía una amenaza. 

"Tal vez la gente común dirá ‘¿Por qué deberíamos beber vino australiano? ¿Comer carne de res australiana?’", afirmó el embajador de China, Cheng Jingye, a The Australian Financial Review. La ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Marise Payne, declaró que dichas palabras eran parte de una "coerción económica" por parte del país asiático.

Ejemplos de lo que algunos empiezan a llamar la diplomacia de las mascarillas.

El giro de los lobos guerreros

El giro en la diplomacia china no ha pasado desapercibida para los expertos en política asiática y relaciones internacionales. Así lo hace ver un artículo del 3 de mayo del diario estadounidense The New York Times, que enumera las peleas diplomáticas en las que China se ha visto envuelta.

“Incluso antes del virus, Beijing mostraba un enfoque feroz de las relaciones públicas, un estilo agresivo llamado diplomacia lobo guerrero, llamado así por dos películas chinas ultrapatrióticas que muestran las tramas malvadas urdidas por mercenarios extranjeros liderados por Estados Unidos.

Según el diario estadounidense, este es el estilo dispuesto por el presidente chino, Xi Jinping, quien pertenece a un grupo de políticos chinos que “ha demostrado su lealtad con mensajes desafiantes nacionalistas y a veces amenazantes en los países en los que se encuentran”.

Para el académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Católica, Francisco Urdinez, quien es doctor en relaciones internacionales y especialista en China, en los últimos años ha habido un giro en el estilo de la diplomacia china y que en Chile notamos por primera vez en el conflicto que tuvo el embajador con el diputado Bellolio. 

“Este giro no es producido del coronavirus en particular. El cambio en la actitud que ustedes notan, como una actitud más asertiva o más agresiva de algunos embajadores chinos, comenzó hace más o menos un año, o quizás un poco más. Responde a varias cosas, en particular, a la guerra comercial con Estados Unidos y a la retórica muy agresiva que había impuesto Trump y el gobierno estadounidense", dice Urdínez a INTERFERENCIA.

"Históricamente China y sus diplomáticos tenían la costumbre siempre de bajar el tono de las discusiones, pero en este caso en países en los que tienen intereses económico empezó a haber algunas respuestas, como en Australia, Polonia, Alemania, Brasil”, comenta el politólogo.

“Se ve que los chinos se están pronunciando fuertemente ante las críticas, sobre todo cuando el tema tiene que ver con Taiwán, Hong Kong, o en general de los derechos humanos. Cualquiera de esos temas ameritan hoy en día una respuesta agresiva de China”, agrega.

Urdinez explica que mientras Estados Unidos ha impulsado un discurso que pone en cuestión la versión china sobre el origen del Covid-19, las cifras de enfermos y fallecidos en el país asiático y la censura impuesta por el régimen a medios y en redes sociales que informaban sobre el desarrollo de la enfermedad, China ha intentado transmitir el mensaje de que su país es una víctima más de la pandemia y que desea colaborar y donar insumos médicos a los países que lo necesiten. 

“Como se producen choques en la forma de leer esta crisis, ahí los embajadores han estado estos días reaccionando más fuerte. Para mi va a continuar este estilo. Los que analizan China han visto en Xi Jinping, presidente de China, un endurecimiento de la política exterior, sobre todo desde 2016, cuando se empezó a notar que tiene un perfil más duro que los presidentes anteriores. Él es un político más asertivo que sus antecesores, esto se traduce tanto en su política externa, como en su política doméstica”, afirma el académico.

A pesar del protagonismo que han tomado los diplomáticos chinos, Francisco Urdinez cree que es muy apresurado pensar que la diplomacia china podría ser tan incidente en el continente, como en los años setentas fueron los diplomáticos estadounidenses en América Latina. 

“China lo que tiene es una política más explícita de no meterse en los asuntos internos de los países, es casi un mantra que tienen, entonces nunca opinan de temas que no tengan que ver estrictamente con China. Entonces el embajador se va a manifestar solo si ha habido una crítica previa a algo que tenga que ver con su país, no va a suceder que ellos expresen, por ejemplo, una opinión sobre el 18 de Octubre en Chile”, opina el académico.

“Ahora, en mera especulación, no sería raro que en los próximos años las embajadas de China tengan un rol más fuerte en la política doméstica. También las embajadas de China en el continente también han crecido, tienen cada vez más gente, ha habido un cambio generacional grande en los embajadores chinos de ahora, los de ahora son personas que en general manejan el español, o el francés, inglés, entienden muy bien la cultura local, tienen otro manejo de lo que sucede en cada país”, consigna Urdinez.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Es muy logico el cambio de actitud de los chinos sobre todo sobre Taiwan, en general la gente producto de la propaganda occidental tiene una opinion sesgada sobre la isla sin conocer la historia de como paso a manos britanica. La gente no sabe que la apropiacion de Taiwan por parte de lso ingleses fue un acto imperialista en el que se uso la droga como acelerante. La Guerra del Opio. Actualmente los Chinos son la mayor economia del mundo y los gringos van en franca decadencia lo que los hace mas impredecibles y peligrosos

Para creerte neutral primero tienes que respetar es gobierno chino y no referirte en tono despectivo a régimen chino, comparar la poíitica diplomática china del presente con la incidencia de la de E.E.U.U. de los años setenta no tiene parangón ,por que esa fue la diplomacia del garrote ( golpes de estado en toda nuestra América ),, después de los documentos desclasificado por la administración norteamericana, algunos se asombraron con la punta del iceberg , cuando la real politica de relaciones exteriores que "dicta" el departamento de estado norteamericano es que el mundo es de ellos y nosotros somos sus inquilinos.

Añadir nuevo comentario