Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 25 de mayo de 2019
Futura restauración

El escáner 3D que puede ser clave en la reconstrucción de Notre-Dame

Pedro P. Ramírez Hernández

notre-dame-image.png

www.technologyreview.com
www.technologyreview.com

El fallecido historiador del arte, Andrew Tallon, desarrolló en 2015 una imagen tridimensional con tecnología láser de la catedral de Notre-Dame, que reunió más de 1.000 millones de puntos y datos, que hoy entregan una valiosa réplica que ayude a restaurar el monumento histórico más visitado de Europa.

El pasado lunes 15 de abril, un incendio afectó la catedral más famosa de París y de Francia, Notre-Dame, el monumento histórico más visitado de Europa, que cuenta con 13 millones de visitas al año y más de 800 años desde su creación.

El suceso se ha vivido como un verdadero drama nacional por parte de la comunidad francesa y ha conmovido al mundo por el valor histórico de la estructura afectada. Tanto así que el presidente Emmanuel Macron ha concentrado la vocería de la tragedia.

El líder francés aseguró que la reconstrucción de la estructura concluirá “dentro de cinco años”, y señaló que tras las labores de restauración quedará, incluso, “más bella”.

El día de ayer, el líder francés aseguró que la reconstrucción de la estructura concluirá “dentro de cinco años”, y señaló que tras las labores de restauración quedará, incluso, “más bella”.

Una de las claves que puede ayudar en la reconstrucción y restauración de la catedral, de acuerdo con la revista tecnológica del MIT, es el trabajo desarrollado por Andrew Tallon, nacido en 1969 en Bélgica, especialista en arquitectura y estructuras góticas, que durante 2015 logró construir un mapa 3D de la catedral afectada por el incendio.

Tallon como estudiante universitario en Princeton, se especializó en música, pero durante su estadía cursó todas las clases impartidas por Robert Mark, un ingeniero dedicado al estudio de la estructura de los edificios góticos.

Posteriormente, durante su PhD en Columbia, Tallon conoció a Stephen Murray, que se convirtió a su profesor asesor y que había realizado junto al historiador del arte, Peter Allen, el primer escáner 3D de una iglesia gótica, cuando en 2001 utilizó la tecnología láser para modelar la catedral de Beauvais.

Lamentablemente, el experimento no resultó y años más tarde, Tallon descubrió cómo unir los escáneres láser para hacerlos manejables y crear un modelado en tres dimensiones lo más cercano a la realidad posible.

Tallen logró que al mismo tiempo en que la máquina realiza un escaneo, también toma una fotografía panorámica esférica desde el mismo lugar en el que captura el espacio tridimensional. Luego mapea esa fotografía con los puntos generados por láser en el escaneo y cada punto se convierte en el color del píxel en esa ubicación en la fotografía.

En Notre-Dame, Tallen realizó escaneos de más de 50 lugares en su interior y alrededor de la catedral, recolectando más de 1.000 millones de puntos de datos.

Como resultado, las fotografías panorámicas quedan reales y asombrosamente precisas. En Notre-Dame, Tallen realizó escaneos de más de 50 lugares en su interior y alrededor de la catedral, recolectando más de 1.000 millones de puntos de datos, hoy sumamente valiosos para iniciar los trabajos de reconstrucción.

En su momento, los escáneres láser proporcionaron información nueva sobre los constructores de Notre-Dame. De acuerdo a Tallen, a veces tomaban atajos. El historiador aseguró que el extremo occidental de la catedral es "un desastre total, un choque de trenes". Las columnas interiores no se alinean y tampoco algunos de los pasillos. Lo que indica que, en lugar de eliminar los restos de las estructuras existentes del sitio, los trabajadores parecen haber construido sobre estos.

Esa reducción de costos podría haber sido catastrófica. Basados en los cambios estilísticos, los eruditos han sospechado durante mucho tiempo que el trabajo en la fachada occidental se detuvo por un tiempo antes de que se pudieran construir las torres. Cuando Tallon lo examinó, descubrió el porqué.

En la Galería de los Reyes, la línea de estatuas sobre las tres puertas macizas está casi a un pie (0,3 metros) de la plomada. Tallon concluyó que la fachada occidental, construida sobre suelo inestable, comenzó a inclinarse hacia el norte. La construcción, por tanto, probablemente tuvo que detenerse hasta que los constructores pudieran estar seguros de que el terreno se había asentado lo suficiente.

Notre-Dame, significó para Tallon uno de sus mayores desafíos de su carrera, antes de morir en noviembre del año pasado producto de un cáncer. Desde su punto de vista, existía “un imperativo moral y bíblico para construir un edificio perfecto” y resaltaba que “las piedras del edificio se identificaron directamente con las piedras de la Iglesia y las personas que conforman su cuerpo”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario