Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 30 de octubre de 2020
A través de filial Enel X

Enel entra al negocio de la televigilancia y levanta críticas del sector por posible "competencia desleal"

Lissette Fossa

El holding ha participado de varias licitaciones de instalación y monitoreo de cámaras de televigilancia. Sus competidores creen que Enel se ve beneficiado en la instalación eléctrica de los equipos, debido a que este procedimiento se hace en conexiones parecidos a postes de luz, que en Santiago son propiedad de la multinacional y aquello, según distintas fuentes, le daría ventaja para presentar precios más bajos en los concursos.

Enel es una marca conocida para los chilenos, por su filial Enel Distribución, que es la empresa que distribuye la electricidad a cerca de dos millones de hogares en el país. Sin embargo, el holding empresarial también ha comenzado a incursionar en el negocio de la televigilancia en Chile, por medio de su filial Enel X.

Enel X es nueva para el mundo de las cámaras de seguridad. Se conformó oficialmente en septiembre de 2018, cuando informó a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) su constitución legal; sin embargo, ya operaba como parte de la compañía meses antes de este trámite.

“La empresa tiene por objeto social, entre otros, desarrollar, implementar y vender productos y servicios relacionados con la energía que incorporen la innovación, tecnología de punta y las tendencias del futuro y sean distintos de la distribución eléctrica concesionada", explicaba la empresa en un hecho esencial, en 2018.

Enel X Chile SpA, acorde informó en 2018, contaba con un capital inicial de $3.800 millones, dividido en 1.000 acciones y de propiedad en un 100% por Enel Chile. Es Enel X, además, la encargada de negocios y proyectos relacionados con los vehículos eléctricos y en generar "la primera ruta eléctrica", que busca instalar más de mil puntos de cargas eléctricas en diversas rutas para este tipo de automóviles.

En el ámbito de las cámaras de televigilancia, Enel X es una empresa incipiente. El rubro se viene desarrollando con fuerza en las licitaciones de municipalidades y servicios públicos, que han comenzado a instalar cámaras de seguridad en calles y oficinas de manera masiva desde hace unos años. Por eso, Enel X también es un nombre que se puede encontrar como partícipe de variadas licitaciones relacionadas con televigilancia.

Sin embargo, entre los competidores del mismo rubro, se ve con desconfianza la inclusión de la multinacional en el área. Y es que hay un tema clave donde Enel podría correr con ventaja frente a sus competidores: la instalación eléctrica de estas cámaras, conocida como el “empalme eléctrico”.

El empalme eléctrico básicamente es el derecho que tiene la empresa de televigilancia de conectar la cámara que instala a un punto de conexión eléctrica. Es posible conectar más de una cámara al empalme, aunque usualmente solo es una. Este empalme se arrienda de manera mensual a las empresas eléctricas, que en el caso del Gran Santiago, Colina y Chena, es Enel Distribución. En general, en este tipo de licitaciones, el arriendo lo paga la empresa que se adjudica el proyecto.

En el caso de Enel X, según algunos de sus competidores consultados por INTERFERENCIA, la empresa correría con ventaja debido a que Enel X y Enel Distribución son parte de la misma matriz de Enel, empresa de origen italiano.

“El empalme eléctrico no tiene un monto definido de arriendo, lo define Enel en Santiago, pero fluctúa entre 200 a 500 mil pesos mensuales cada uno”, comenta una fuente que trabaja en el rubro.

“Yo pago como 380 mil en arriendo de empalme, y entiendo que Enel paga menos, claro, porque son sus postes y la negociación de cuanto sale el arriendo se da entre la empresa dueña de las cámaras y Enel”, explica otra fuente, quien también pidió reserva de su identidad.

La misma fuente asegura que esto ocurre porque los valores de arriendo de empalme eléctrico no estarían fijados legalmente. 

“Yo creo que al final es competencia desleal, porque corren con una ventaja grande para ofrecer precios más baratos en las licitaciones”, opina este empresario.

El año 2015, la Ilustre Municipalidad de Iquique adjudicó a Enel X la Licitación Pública denominada “Adquisición de 150 cámaras de video vigilancia comunal”. Mientras que en Curacaví y Pirque instalaron 44 cámaras de televigilancia, con una inversión que superó los $300 millones. 

Las licitaciones más recientes adjudicadas a Enel X, sobre televigilancia, han sido las de la Municipalidad de Conchalí y la de Quinta Normal. En ambas, Enel X ha ido en alianza con Sistemas de Seguridad y Tecnología Spa (Sistesa), empresa de trayectoria en el rubro, del grupo de empresas Visionaria.

En el caso de Conchalí, adjudicada en agosto de 2019 por un monto de $913 millones, Enel X ganó con esta alianza la instalación de 76 cámaras y otras 12 con tecnología de reconocimiento facial, en diversos puntos de la comuna, con su respectivo sistema de monitoreo. En este caso, la oferta ganadora ofreció trabajar con cámaras Dahua, marca china actualmente cuestionada por Estados Unidos y retirada del estándar internacional de cámaras, ONVIF, por sospechas en vulnerabilidades en sus sistemas, que serían, básicamente, “hackeables”.

En el caso de Quinta Normal, Enel X y Sistesa se adjudicaron, en marzo de este año, la licitación de $668 millones, en marzo de este año. Correspondió a la instalación de 42 puntos de televigilancia, cada uno compuesto por 2 cámaras, 5 de ellas con reconocimiento facial.

Un ejecutivo de Enel, quien también solicitó resguardo de su identidad, asegura que esta supuesta ventaja de Enel X, con respecto al empalme eléctrico, no sería tal. 

“La ley obliga a las distribuidoras a colgar todo servicio que se requiera. Es un servicio remunerado, pero ha sido rebajado tanto el valor que ahora sale más barato dejar colgado el cable que se usa, que mandar a una cuadrilla a sacarlo”, cuenta.

Además, agrega que con la puesta en marcha de la ley de giro único, el dueño de los postes (Enel Distribución), no es el mismo que la ofertadora de televigilancia (Enel X), por lo que el acceso al punto es igual para todos. El ejecutivo asegura que la fiscalización sobre estos temas se realiza constantemente por parte del Tribunal de la Libre Competencia. “No hay competencia desleal”, asegura.

Un socio cuestionado

Fuentes del sector de televigilancia también manifestaron preocupación por el hecho de que Enel X haya competido en alianza con la empresa Sistesa (Visionaria). Incluso aseguran que dudan que esta alianza se extienda más allá de las licitaciones de Conchalí y Quinta Normal.

“Más allá de los empalmes, Enel es una empresa seria y grande. No creo que quiera verse involucrada con otra empresa con graves acusaciones de corrupción”, comenta un empresario del rubro.

Lo cierto es que, más allá de que estas acusaciones de corrupción no se hayan judicializado, sí son públicas en el historial de preguntas y respuestas de algunas licitaciones. Un ejemplo de ello es la licitación titulada “Adquisición de Cámaras de Televigilancia” de la comuna de Pedro Aguirre Cerda. Esta licitación ha sido revocada ya tres veces, en el lapsus de un año, por acusaciones de colusión entre los competidores en contra de la Municipalidad y Sistesa, para, supuestamente, favorecer a esta última empresa.

Una de las preguntas en el proceso de licitación, que queda publicada en su historial, afirma que uno de los documentos técnicos de la licitación tiene como autor a un ejecutivo de la empresa Sistesa. Es decir, esta empresa habría realizado las bases técnicas, no el municipio. Finalmente, la sección de preguntas y respuestas en las tres licitaciones que se han hecho de televigilancia en Pedro Aguirre Cerda, se han transformado más bien en foros de debate y acusaciones mutuas. 

“Según se desprende del tenor literal de las quejas, en los aspectos técnicos y el itemizado del proyecto, resulta de la máxima gravedad, lo que por el solo hecho de plantearlo vicia el proceso en su integridad”, afirma la revocación de la primera licitación en Pedro Aguirre Cerda, que agrega que los hechos acusados fueron  investigados y “se constató su veracidad”. A propósito de este tema se instruyó su sumario administrativo, según indica el documento.

El debate y las acusaciones fueron del mismo tenor en la sección de preguntas y respuestas de las licitaciones siguientes. La última en ser revocada corresponde a agosto de este año.

“Otra vez las mismas bases asociadas a Sistesa ??? las mismas de la licitación anterior revocada (sic)”, dice la pregunta número 9.

 “Un descaro como se dilapida el dinero público y también el privado. La aparición de empresas como la mencionada y empleados públicos que los han avalado, han dejado este negocio de la seguridad pública en una verdadera cloaca”, dice otro comentario.

Sistesa es una de las empresas más grandes en el rubro de implementación de sistemas de televigilancia. Junto con Ingesmart, son las firmas que han obtenido enormes adjudicaciones públicas. Ambas firmas han instalado cámaras Hikvision en licitaciones con la Subsecretaría de Prevención del Delito, marca china cuestionada también por posibles vulnerabilidades a nivel mundial y retiradas del protocolo internacional de cámaras de seguridad (ONVIF).

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Segundo reportaje de interferencia donde se pierde rigurosidad por incluir el tema de las cámara Hikvision. No me interesa defender a estas empresas ni menos al gobierno, sin embargo existen pruebas a nivel mundial de las "fallas de seguridad" de los equipos hikvision, es un tema político entre EEUU y los proveedores de tecnología de China. De igual. manera, los sistemas de televigilancia consideran una red privada no pública conectada a Internet, de manera que no sería posible que se estén espiando desde China sólo por que los equipos sean Hikvision. Sería bueno que los periodistas que hacen reportajes con componentes técnicos pregunten a los expertos si es que tienen dudas, porque sino queda la impresión de que son poco rigurosos y mezclan cosas solo para darle un poco de color rosa al reportaje que estaba bueno antes del final

Añadir nuevo comentario