Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de noviembre de 2019
Huawei sin Android

Google entra al ruedo de la guerra comercial de Trump contra China

Joaquín Riffo Burdiles

Pese a la prórroga de 90 días para que Huawei sea expulsado de los sistemas que opera Google, lo cierto es que Estados Unidos busca aumentar las presiones comerciales hacia China por medio de la coacción contra la empresa de telecomunicaciones. 

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha intensificado en los últimos días y ya comienza a tener las primeras consecuencias visibles para el común de la población. En lo específico, dos de las principales empresas tecnológicas de ambos países, Google y Huawei, protagonizan la primera batalla que van a sentir directamente los civiles, con el gigante californiano suspendiendo toda relación comercial con el fabricante de Shenzhen, siempre que requiera transferencias de hardware y software. En términos prácticos, esto implica que la empresa china se verá privada de las actualizaciones de Android, sistema operativo de Google.

La noticia se dio a conocer durante el fin de semana pasado, cuando trascendió que Google retiraba la licencia del sistema operativo Android a Huawei, el gigante tecnológico chino que se ha posicionado en el mundo principalmente por la venta cada vez mayor de sus teléfonos móviles, amenazando directamente a Apple y Samsung.

La medida fue tomada en línea con las sanciones promovidas por la administración de Donald Trump contra China, justificadas por medio de la figura de amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos, ya que se acusa a Huawei de disponer de tecnología en sus celulares para que China espíe a occidente.

Según trascendió, la Cámara de Comercio estadounidense habría ubicado a Huawei en la tenebrosa Entity List, un listado de compañías a las que se les prohíbe comprar tecnologías o bienes de empresas de Estados Unidos sin una autorización del gobierno de ese país.

La medida provocó la revisión de Google del acuerdo que sostenía con Huawei y en consecuencia, la suspensión de la licencia del sistema operativo Android para el fabricante chino, el cual es considerado actualmente como el segundo del mercado de telefonía móvil en varios lugares del globo, solo superado por la surcoreana Samsung en cuanto a ventas (y no por mucho tiempo, de no mediar la guerra comercial).

Entre otros aspectos, la prohibición limitaría a la empresa oriental utilizar oficialmente las populares tarjetas SD y microSD, al ser baneada (bloqueada digitalmente) de la SD Association, lo que implica que los equipos que ya cuenten con esta tecnología podrán seguir utilizándola, pero no podrán implementar el mismo estándar en futuros productos.

Por lo pronto, Google seguirá colaborando con Huawei durante los próximos 90 días, gracias a la licencia temporal concedida al fabricante chino por el Departamento de Comercio estadounidense, por lo que los dispositivos de Huawei seguirán recibiendo las actualizaciones y parches de seguridad de Android mientras dure el indulto, que finaliza el 19 de agosto.

La tecnología cooptada por la política

En la opinión pública, durante los últimos días ha llamado la atención que la ofensiva comercial de Trump en contra de China se haya materializado en primer lugar a través del veto entre dos grandes compañías tecnológicas.

Cuando el pasado 16 de mayo el presidente estadounidense firmó una orden ejecutiva que declaró como “emergencia económica”, empoderó al gobierno para bloquear tecnologías y servicios de “adversarios foráneos” bajo la premisa de que constituyen “riesgos inaceptables”. Aunque en ese momento dicha orden ejecutiva no mencionó a ningún país o compañía en específico, se especuló dentro del medio especializado que la indicación estaba dirigida en contra de Huawei, empresa que se había visto acosada durante meses por el gobierno estadounidense.

A ello se suma el rol que ha tomado Steve Bannon, ideólogo y estratega de Trump e impulsor clave en el proteccionismo tecnológico estadounidense, quien celebró el baneo a la empresa de telefonía móvil china indicando que “acabar con Huawei es más importante que un acuerdo comercial”.

Según revela un artículo de Wired, el rol que el propio Bannon está cumpliendo en las elecciones al Parlamento Europeo también podría ser relevante en el futuro de las grandes compañías de tecnología estadounidense.

Lo anterior, ya que el asesor de Trump habría recorrido Europa como consultor político para partidos de ultraderecha, intentando reunirlos en torno a una política común de anti-globalización. Más allá de la recepción ambivalente que tuvo en su iniciativa, sus comentarios a CNN donde indicó que compañías como Facebook, Twitter y Google eran dirigidas por “sociópatas y narcisistas”, instando a regular cada vez más la libertad e influencia de Silicon Valley, no cayeron bien en el populismo de derecha europeo, ya que en su mayoría son opositores a los esfuerzos de la Unión Europea por moderar a las grandes plataformas tech.

Esta tendencia podría dejar a las grandes compañías tecnológicas estadounidenses dependiendo de los votos de la ultraderecha europea para defender su espacio, al ser la Unión Europea el plano legislador clave para el terreno en el que se desenvuelven compañías como Google y Facebook, puesto que prefiguran la normativa mundial.

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario