Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
Análisis

Harboe, el débil: Lo que hay detrás de su tuit contra Girardi (que luego borró)

Andrés Almeida

El senador Felipe Harboe está ofuscado, pues no logró influir en la nominación de su reemplazo ni en la del reemplazo de su reemplazo (la diputada Loreto Carvajal). Guido Girardi le ganó todos los gallitos, y eso que el factótum del PPD está en un momento potencialmente crítico de su poder, en la víspera de su salida del Senado y con la amenaza de una rebelión feminista. 

"Sin Girardi no hay PPD". Es la sentencia de uno de sus militantes, quien pese a no ser girardista, se da cuenta de que el destino del partido está como nunca antes atado a lo que hará o dejará de hacer tan solo una persona: el senador por Santiago Guido Girardi.

Después de todo, Girardi hoy maneja en un puño la política partidista y representa todo orden y consistencia que pueda quedar dentro de este partido, nacido para el plebiscito de 1988 y que hoy atraviesa una profunda crisis política, ideológica, identitaria e incluso moral, producto de la crisis general de los partidos, y del desgaste propio de un partido que ha sido parte activa del poder durante décadas.

El problema está en que el futuro mismo de Girardi no es claro. Se acaba su periodo como senador en marzo de 2022 y no puede ir a la reelección. Con eso deberá abandonar el Senado, entidad que le ha servido como cuartel general desde 2006, lo que lo hace vulnerable por primera vez en muchos años en la disputa del poder partidista, al menos en teoría.

Además, el partido está cruzado actualmente por una crisis interna producto de la bajada de la candidatura de Teresa Valdés -una feminista histórica, en un partido que se declaró feminista recientemente- como candidata a la Convención Constituyente. Esto, en favor de un barón del partido: Jorge Insunza, quien pertenece al lote que controló la negociación de las listas de candidatos recientemente enviadas al Servel, y quien tuvo que renunciar al Ministerio General de la Presidencia de Michelle Bachelet en 2015 por acusaciones de faltas a la probidad por asesorías prestadas a Codelco y Antofagasta Minerals.  

Según fuentes internas del PPD, esta decisión ha causado más que escozor entre las dirigentas y militantes, por lo que no se descarta una rebelión de mujeres al interior del partido, la que puede expresarse en contra de Heraldo Muñoz. el presidente del partido y pre candidato presidencial de Girardi en la interna del partido. 

¿Cuál es el futuro de Girardi en este escenario?

Algunos piensan que sabrá manejar la crisis y pese a todo -una vez que salga del Senado- se convertirá en el presidente del partido (cargo que nunca ha necesitado para controlarlo). En otras palabras, que encontrará la manera de influir en el PPD como siempre ha hecho. 

Aunque ese sea su destino, estará lejos del control político directo que ejerció en el Senado, sin contrapesos en el PPD, el cual se extendió incluido a todo el sector de centro izquierda, hasta antes del estallido social, el cual no ha perdido del todo durante todo el periodo posterior. 

Sin embargo, esa situación de vulnerabilidad no implica necesariamente que pueda salir otro actor al camino a disputarle su supremacía en el PPD, lo que puede crear un vacío muy peligroso para el partido, en especial si no lo llena nadie.

Según quienes conocen la interna del partido, no están en condiciones de disputar el liderazgo del PPD los precandidatos presidenciales Heraldo Muñoz, Jorge Tarud ni Francisco Vidal. Tampoco los senadores como Ricardo Lagos Weber, Jorge Soria, Adriana Muñoz (quien incluso es presidenta del Senado), Jaime Quintana, Ximena Órdenes... Ni menos, Felipe Harboe, pese a las apariencias.    

El error del tuit

Felipe Harboe, senador PPD, cometió un error la noche del viernes 15 de enero de 2021 al escribir este tuit: "Heraldo Muñoz presa de la presión de Girardi no se atreve a permitir que Ñuble elija su reemplazante y prefiere un operador de Girardi. Si no tiene pantalones para dirigir un partido... del país ni hablar".

El ataque en apariencia iba contra Muñoz, pero en realidad se descargaba contra el gran factótum del partido. El tuit, borrado solo un rato después, era una muestra de ofuscación por parte de Harboe contra Girardi por haber perdido 2-0 en las negociaciones por los reemplazos de congresistas que deben tener efecto tras su decisión de renunciar al Senado y competir como convencional constituyente por Ñuble.

Primero Harboe no logró influir en su reemplazo como senador, y debió acatar que la diputada Loreto Carvajal, girardista, tomase posesión de su cargo. Segundo, el ascenso de Carvajal implicaba nominar un reemplazo en su distrito (Ñuble), el mismo en que Harboe competirá como candidato a la Convención, donde tampoco influyó y donde lo más probable es que el nuevo diputado sea el también girardista Sebastián Vergara.

Además de aparecer Harboe en la cocina (e incluso peor, fuera de ella pero atento a lo que se cocina), el senador se equivocó con desafiar tan frontalmente a Girardi.

Efectivamente, no fue Heraldo quien le respondió, sino que el propio Guido, también por Twitter:

"El PPD es un proyecto de izquierda progresista, mis diferencias con Harboe son políticas, su apoyo a ley de encapuchados, al TPP11, a leyes que permiten infiltrar y testigos protegidos contra el pueblo mapuche, su no respaldo a la reforma constitucional para nacionalizar el agua".

A esto, Harboe retrucó por la misma red social: "El progresismo reconoce en la libertad y el diálogo la forma de transformar las sociedades. La violencia y las capuchas para esconderse y amedrentar son más bien propias del populismo o del fascismo que yo no comparto".

Si en los cálculos de Harboe estaba traspasar el poder legislativo del PPD del Senado sin Girardi, a la Convención Constituyente con él a la cabeza de los constituyentes del partido, ayer dio un gran paso en falso. Por más que el PPD muchas veces se haya comportado en la práctica como un partido de centro derecha (es decir, con sus ideas), sus militantes y dirigentes se ofenden si se les enrostra. Y ese es el camino que les está mostrando Harboe.   

De hecho, la idea de que Harboe es un contrapeso a Girardi en el PPD es solo parcialmente cierta. "Todo el poder de Harboe viene de la derecha, de la capacidad de negociación que ellos le conceden, y de la prensa que le dan", dice un ex dirigente del partido.

Ha sido el caso de la nominación de los jueces para la Corte Suprema, donde Harboe logró imponer a Mauricio Silva, pero es algo que no alcanza como para forjar un liderazgo de reemplazo, pues no tiene peso territorial, salvo donde va a ir a competir, en Ñuble. Tampoco tiene mayor vida partidaria.

Un triunfo pírrico el del juez, si se tiene en cuenta la batalla final que Harboe perdió contra Girardi hace un año, cuando al PPD le tocaba la presidencia del Senado, la cual le fue negada al senador por Ñuble, en favor de Adriana Muñoz, la candidata de Guido.

"Uno como líder político tiene que leer bien los mensajes, hoy día se requiere más inclusión de la mujer y yo aspiro a que la mesa del Senado esté dirigida por una mujer como Adriana Muñoz", dijo Harboe al saber que no contaba con los votos de sus colegas, pero por dentro estaba hecho una furia. Según cuentan en el Senado, las emprendió contra los muebles de su oficina al saberse perdido. Después de todo había desplegado todos sus recursos políticos para un cargo que -en sus planes- podría catapultarlo como candidato presidencial, lo que se vio -a la postre- también frustrado.

Una elección al gusto de Girardi

Quienes conocen la interna de la elección primaria del PPD para elegir candidato presidencial, la que será el domingo 31 de enero, aseguran que Guido Girardi cuenta con dos candidatos y medio, de tres en competencia.

Abiertamente Guido está con Heraldo Muñoz, a quien prestó toda la infraestructura partidaria, partiendo por la presidencia. Pero, además se lleva bien con Jorge Tarud, a quien le está permitiendo cumplir con una vieja aspiración de competir por la candidatura presidencial, en el entendido de que no pondrá en riesgo la opción de Muñoz.

Francisco Vidal es la verdadera competencia de Muñoz, pero no ha logrado negociar ninguna condición favorable de competencia, como por ejemplo haber hecho la elección en abril y no en enero, lo que le habría dado algún tiempo para desplegar sus velas, o haber abierto la elección a la ciudadanía con lo que la vida televisiva de Vidal habría tenido algún valor político.

Así y todo, aunque gane Vidal, su lugarteniente es Gonzalo Navarrete, ex presidente del partido y ... un girardista histórico.

¿Sobrevivirá un mundo así sin Girardi?

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

se requiere noticias libres, ya el hecho que no me dejen ver su contenido porque he venido mas de 3 veces a su sitio me indica que uds no son alternativa en el chile nuevo que queremos, solo mas de.lo.mismo

Buen periodismo

Dos alcances; La entrevista de Harboe en TV Senado también fue factor. Y lo otro, el periodo de Girardi acaba en marzo pero de 2022 Saludos

"Harboe el débil" es además "Harboe el trucho" con millones de pesos en boletas truchas del grupo Angelini, que por supuesto no pago ni con desafuero ni multa, menos carcel https://www.ciperchile.cl/2020/12/29/la-lista-que-el-mundo-politico-queria-enterrar-los-involucrados-en-platas-ilegales-que-figuran-en-los-tribunales-tributarios/

Excelente medio, me subscribo de inmediato!

Añadir nuevo comentario