Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 3 de agosto de 2020
Fin de semana largo sin cuarentena

Hospitales del Gran Valparaíso están cerca de copar su capacidad durante una nueva fuga de capitalinos a la playa

Diego Ortiz
Camilo Solís

Sólo ayer miércoles 20 de mayo, 18 mil santiaguinos salieron de la capital en un nuevo fin de semana largo. La situación puede llegar a ser crítica pues los crecimientos -tanto en casos nuevos de coronavirus como en casos críticos que requieren hospitalización- han estado asociados a fines de semana largos.

Durante las últimas semanas la atención ha estado puesta sobre la capacidad de la red hospitalaria de Santiago para hacer frente a la pandemia por Covid-19. Esto dado que las cifras más alarmantes sobre desborde asistencial se han dado en hospitales de la capital, motivando incluso el traslado de pacientes a otras regiones -en especial el Bio Bío- y, últimamente, por la decisión del gobierno de decretar cuarentena total en el Gran Santiago. 

Sin embargo, la compleja situación sanitaria santiaguina no es la única que inquieta en términos de un posible colapso, especialmente esta semana. El Gran Valparaíso, destino recurrente para los capitalinos, se enfrenta a un nuevo fin de semana largo sin ningún tipo de cuarentena y ya con un panorama complejo en términos de contagios diarios y pacientes críticos.

Tan sólo durante el día de ayer, 18 mil personas salieron de Santiago, a pesar de la implementación de un cordón sanitario que busca impedir que ciudadanos acudan a sus segundas viviendas. Muchos de estos lo hicieron en dirección a Valparaíso y Viña del Mar, donde los últimos cinco días se ha registrado un aumento de un 52% de pacientes hospitalizados en las Unidades de Cuidados Intensivos , subiendo de 25 casos a 38 de acuerdo con datos del Ministerio de Salud (Minsal).

Además, los nuevos positivos por Covid-19 detectados en la Región de Valparaíso han sufrido un importante aumento. “Hemos visto con preocupación un aumento considerable en la tasa de contagios de coronavirus, pasando desde 15 por cada 100 mil habitantes hasta 26 por cada 100 mil habitantes”, explica el doctor Ignacio de La Torre, presidente del Colegio Médico en Valparaíso, en un video compartido por comunicaciones del colegiado a distintos medios. 

Sin embargo, la situación no es homogénea según cada localidad de la región, siendo particularmente graves las situaciones de San Antonio -cuyo hospital, el Claudio Vicuña, presenta un foco importante de contagio de la ciudad, el cual explica casi un tercio de los contagios- y la del Gran Valparaíso. 

En el video, el doctor De la Torre agrega otro factor que preocupa al gremio: “para la comuna de Valparaíso, la letalidad es de un 3,7% [...] esto quiere decir que de 100 pacientes en la comuna, 3,7 fallecen”. Esta cifra corresponde a más de tres veces la tasa promedio de mortalidad, la cual corresponde a 1% según el informe diario del Minsal. 

El presidente del Colmed Valparaíso cierra el video concluyendo que el panorama es de tensión máxima para la red de la ciudad, pidiendo a las autoridades decretar la cuarentena. 

El diagnóstico es compartido por Francisco Chahuán (RN), senador por la región y miembro de la Comisión de Salud del Senado, quien señala a INTERFERENCIA que desde hace dos semanas viene pidiéndole al gobierno que decrete la cuarentena en la región, dado que su vínculo con Santiago la expone con particular fuerza al coronavirus. 

Para Chahuán el peligro de brotes simultáneos en "dos regiones densamente pobladas van a hacer muy difícil el manejo de la pandemia". Según el senador, la prueba está en que los aumentos de los indicadores sanitarios en la región de Valparaíso -en especial la provincia de San Antonio- están correlacionados con los fines de semana largos, en que los capitalinos han desoido las recomendaciones de la autoridad y han ido a sus segundas viviendas.

Dicho de otro modo, con el Gran Santiago colapsado, al Gran Valparaíso le quedará muy poco margen para evacuar sus casos más graves, si es que colapsa al mismo tiempo.

Frente a este escenario regional, INTERFERENCIA conversó con directivos y funcionarios de los dos hospitales más importantes de la region y del Gran Valparaíso; el Gustavo Fricke de Viña del Mar y el Carlos Van Buren de Valparaíso. Ambos concentran una importante concentración de camas UCI, y su situación es preocupante. 

Numerosos problemas en el Fricke 

El Hospital Gustavo Fricke es parte del Servicio de Salud de Viña del Mar - Quillota. Se trata del único hospital de alta complejidad de ese servicio, habiendo otros dos de menor complejidad ubicados en Quilpué y Quillota. 

Según información a la que este diario pudo acceder a través de distintas fuentes, este centro asistencial cuenta con una capacidad de 23 camas UCI. Sin embargo, las autoridades de este hospital tienen planeado aumentar en el futuro esa capacidad desde 23 hasta al menos 35 camas UCI. 

INTERFERENCIA se comunicó con funcionarios del hospital, quienes informaron sobre algunos de los problemas que enfrenta dicho recinto. Al igual que en otros centros asistenciales (en especial los de Santiago, que enfrentan una situación crítica por estos días), uno de los problemas más complejos a los que se enfrentan es al contagio del personal de salud y su consecutiva reducción, con lo que cada vez es más difícil tratar con pacientes que se encuentran en estado crítico. 

Este periódico pudo conocer que este hospital cuenta con al menos 107 funcionarios que han dado positivo al examen por Covid-19. De la misma forma, 128 se encuentran en cuarentena debido a contacto estrecho con pacientes positivos o a la espera de resultados PCR. Es decir, son al menos 235 los trabajadores de la salud que han tenido que salir de sus funciones, según informan.

Si bien esta cantidad de contagiados representa solo alrededor de 5% de los funcionarios de todo el hospital, la situación más preocupante se refiere a que son muchos los funcionarios de la UCI de ese hospital quienes se encuentran fuera de sus labores. Según estas fuentes, se trata de 10 enfermeras y al menos 16 técnicos en enfermería nivel superior (Tens), quienes se encuentran fuera por Covid positivo o cuarentena. 

Estos funcionarios tratan directamente con los pacientes más afectados por el Covid-19, y son quienes tienen más experiencia. Además, las enfermeras profesionales son las que lideran la atención a estos pacientes críticos. 

Los funcionarios consultados reclaman que existe una serie de implementos de seguridad que han sido restringidos por parte del hospital, a la espera de que sobrevenga un peak de contagios, además de algunos problemas laborales que merman la capacidad de estos equipos para atender a los pacientes. 

Esto se refiere principalmente a los turnos que "quedan cojos” debido a los trabajadores que salen por contagio o cuarentena. Ante este evento, los funcionarios que suplen estos vacíos tienen que trabajar con muy poca seguridad laboral, pues al tratarse de funcionarios pagados por boleta de honorarios, se encuentran en una situación precaria en caso de enfermarse. 

INTERFERENCIA tomó contacto con Gloria Diaz de la Asociación de Enfermeros y Enfermeras de Chile (Asenf) de Viña del Mar, quien comentó que “es difícil ver cómo caen los colegas y funcionarios. Eso es una merma importante que afecta la calidad de atención que podemos dar”. Sobre el problema con los implementos de seguridad dice que “no podemos decir que no hay implementos de protección personal, pero efectivamente están demasiado restringidos”.

“Hay una sensación de estrés y angustia, los colegas están saturados. El ánimo colectivo está super alicaído por la incertidumbre que hay sobre estos temas”, complementa esta enfermera. 

Díaz, además, afirmó que efectivamente la cantidad de pacientes contagiados ha aumentado cada vez que hay fines de semana largos, como es el caso del pasado 1° de mayo y el fin de semana correspondiente a semana santa, pues cada 14 días de esos eventos, se observan brotes. 

El 3 de mayo, Arturo Zúñiga, subsecretario de Redes Asistenciales, asistió a la inauguración del Nuevo Hospital Gustavo Fricke. Según informó La Tercera, “comenzó a construirse en 2013 e implicó una inversión de $212 mil millones [...] El centro médico tendrá 550 camas a máxima capacidad, pero actualmente ya tiene habilitadas 200 para atender a pacientes contagiados con Covid-19”.

Sin embargo, algunos funcionarios del Hospital señalan que solo está funcionando el primer piso. “Recibe exclusivamente a pacientes Covid, pero solo a los que están estables, no de gravedad. Son pacientes que podrían estar en sala”, señala un funcionario. 

INTERFERENCIA se comunicó con el Hospital Gustavo Fricke para realizar las preguntas del caso. El director de ese centro asistencial, el doctor Leonardo Reyes, señaló a nuestro medio que se han dispuesto “todas las medidas necesarias desde el primer momento para evitar contagios. Los funcionarios y los usuarios que han sido atendidos en cirugía, están siendo testeados y seguidos por nuestros equipos clínicos locales y de hospitalización domiciliaria, y lo mismo se está haciendo donde se han presentado casos puntuales”.

Sobre los implementos de seguridad, señaló que el hospital se encuentra absolutamente preparado y “tenemos cubierta la provisión de elementos de protección personal de manera de asegurar una atención segura tanto para los funcionarios como usuarios [...] estamos entregando mascarilla a todos los pacientes que ingresan al hospital durante su periodo de estancia en el hospital y así proteger tanto a nuestros pacientes como a nuestros funcionarios".

El Hospital Van Buren cerca del copamiento de su UCI

Otro hospital de relevancia en la región es el Hospital Carlos van Buren de Valparaíso. Según las informaciones que INTERFERENCIA ha recabado, ese centro asistencial se encuentra prácticamente colapsado en su capacidad de camas UCI desde al menos una semana. 

Contactados por este medio, el equipo de comunicaciones del Van Buren envió una respuesta elaborada por el subdirector médico del hospital, el doctor Mauricio Cancino, dando cuenta del estado de ocupación de la Unidad de Cuidados Intensivos del recinto. 

“Al 20 de mayo, el hospital Van Buren cuenta con dos camas UCI para pacientes Covid-19 disponibles”, explica. Cancino continúa explicando que el centro médico cuenta con 14 cupos UCI para pacientes Covid-19, pero estos se encuentran ocupados por “pacientes con otras patologías”, manteniendo solamente 2 cupos disponibles. 

Además, el subdirector del hospital recalca que a la fecha no han llegado ventiladores invasivos provenientes del Minsal. Durante el mes de marzo, acorde a declaraciones dadas por el presidente del Colegio Médico Valparaíso, doctor De la Torre, el Ministerio de Salud prometió la llegada de estos aparatos médicos. 

Aún así, el subdirector del Van Buren recalca que el recinto está “dentro del sistema UGCC [Unidad de Gestión de Camas Central] del Minsal y preparado para recibir, si así lo decide la autoridad central, pacientes de otras regiones que requieran nuestra unidad crítica”. 

El problema es que Santiago, que es lo más cercano, está fuera de combate.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

la Quinta Región tiene también el Hospital Naval ubicado en Viña del Mar. Al parecer no se dispone de información pública sobre disponibilidad de camas UCI en esos recintos y qué tan abiertos están para la población. Hace falta una investigación periodística sobre la disponibilidad de los hospitales que tienen las FFAA y Carabineros.

Añadir nuevo comentario