Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de abril de 2021
Dudas del caso

Incertidumbre ronda atentado contra equipo de TVN en Tirúa ante una Fiscalía que no obtiene resultados en el lugar

Maximiliano Alarcón G.
Paula Huenchumil

La CAM y la derechista APRA se desmarcaron rápidamente y los antecedentes que existen sobre el ataque a Iván Núñez y Esteban Sánchez no dan cuenta de quién podría ser. Esto con un Ministerio Público en el Bío Bío que no ha prosperado en casos emblemáticos. Anoche la CAM responsabilizó a grupos vinculados a Mininco.

A eso de las 20 horas del sábado recién pasado un equipo de prensa de TVN en el cual se encontraba el periodista Iván Núñez, fue atacado a disparos en la ruta que une a Cañete con Tirúa. Además del conductor del noticiero 24 Horas, quien recibió una bala en el brazo; el camarógrafo del canal, Esteban Sánchez, sufrió la pérdida de un ojo y una herida en el tórax.

El ataque sufrido por el equipo de TVN impactó fuertemente a la opinión pública nacional, pero en gran parte de la Provincia de Arauco los hechos de violencia rural son tan habituales que lo sufrido por los comunicadores no sorprendió. Pese a que con frecuencia se conocen noticias que hablan de quemas, disparos, heridos o incluso muertos, todavía existe un manto de incertidumbre sobre quiénes son los responsables.

Habitantes de Cañete que conversaron con INTERFERENCIA bajo reserva de identidad, señalaron que están conscientes de los actos que ocurren, pero que ni siquiera en el lugar tienen certezas sobre de dónde provienen. Las fuentes indican que muchos jóvenes descartan que las acciones más violentas correspondan a reivindicaciones territoriales mapuche y se inclinan más por que los responsables son grupos de derecha o policiales, mientras que hay gente mayor que cree que sí serían grupos indígenas.

Las dudas dejan un espacio tan amplio a teorías que también no descartan la posibilidad de que se trate de alguna banda de narcotráfico externa al conflicto territorial, pero sin siquiera tener claridad de que realmente exista algo parecido a un cártel de drogas. 

Según la querella presentada por Núñez y publicada por Radio Cooperativa, el equipo de TVN fue a dejar al vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul, a su domicilio, luego de concertar una entrevista que se haría al día siguiente. En el camino, se encontraron con un grupo que aparentemente celebraba un cumpleaños.

Posteriormente, dice la querella, cuando regresaban, fueron interceptados en este mismo punto por un grupo molesto que no los dejaba avanzar, argumentando que no tenían permiso para estar en la zona. El equipo periodístico adujo que estaban autorizados por Llaitul, pero estos individuos contestaron que el vocero de la CAM era de Osorno. En este contexto, Núñez agrega en la querella que conversaron personalmente con Gladys Huenumán y telefónicamente con Santos Reinao, para luego acordar una entrevista también para el día siguiente con el grupo que los detuvo. Aclarado esto, mientras seguían el recorrido fue que comenzó el ataque.

Sin resultados

Hay un contexto poco favorable para esclarecer lo ocurrido en este caso y que tiene directa relación con la fuerte incertidumbre que reina en la zona: la situación de la Fiscalía Regional del Bío Bío, encabezada por Marcela Cartagena.

Hace algunas semanas nuestro medio publicó el artículo Muerte de Tomás Bravo: Las 2 semanas de silencio de la fiscal regional del Bío Bío pese a que el caso era de su jurisdicción, en el cual se daba cuenta de la fragilidad de esta oficina del Ministerio Público y que quedó expuesta con la investigación de la muerte de aquel niño de 3 años en la comuna de Arauco. 

Estos problemas de la Fiscalía del Bío Bío afectan fuertemente a lo que ocurre en la Provincia de Arauco respecto de la violencia rural, puesto que el equipo investigativo está bastante debilitado. En los tiempos de la fiscal regional Ximena Hassi, quien estuvo entre 2003 y 2010, existía un equipo de fiscales para investigar estos casos, los cuales contaban con asistentes, el apoyo de fiscales de Cañete y también de funcionarios del Ministerio Público en Santiago.

Después de esto, en el período del fiscal Julio Contardo, quien estuvo entre 2010 y 2018, había un grupo de cuatro fiscales. Este último se desarmó en la época de Cartagena, cuentan fuentes que conocen la interna de la Fiscalía de Bío Bío, y a cargo quedó sólo un persecutor, Juan Yáñez, quien precisamente es el que lleva el caso que afectó al equipo de TVN y ve todos los relativos a violencia rural.

Esto último, sumado a la dificultad de realizar diligencias debido a los actos de violencia, ha impedido que el Ministerio Público tenga novedades –que se conozcan públicamente– en variadas investigaciones emblemáticas y recientes, como el caso del autobomba que estalló en abril del año pasado en Tirúa, la antena derribada dos meses después en la misma comuna, o el asesinato de Moisés Orellana en Cañete, en septiembre de 2020.  

Reacción política

Después de la destrucción de la antena en junio de 2020, Carabineros tardó doce horas en informar a la Fiscalía sobre la explosión y el gobierno no tardó en reaccionar anunciando el envío de Fuerzas Armadas para “resguardar las rutas”.

Además, el entonces ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y el de Defensa, Alberto Espina, viajaron a la Región del Bío Bío y en la misma semana, le dieron el carácter de suma urgencia al proyecto de ley para proteger a empresas forestales. (Leer: 'Pacificación moderna de La Araucanía': Piñera pretende militarizar zona mapuche aprovechando contexto Covid-19).

Pero con el caso ocurrido este fin de semana no se vio una reacción tan enérgica a nivel comunicacional. Si bien La Moneda se querelló por el hecho, no han existido pronunciamientos ni del presidente Sebastián Piñera ni de las altas autoridades del Ministerio del Interior. Sí se expresó, mediante un tuit, el vocero de gobierno, Jaime Bellolio, quien condenó la “violencia terrorista”.

Un poco más activo se mostró el delegado del Ejecutivo en la macrozona sur, quien dio una entrevista a CNN Chile, en la cual dijo que existía una responsabilidad del Estado en su conjunto en no asegurar la paz social.

Tras el ataque al periodista Iván Nuñez y al camarógrafo Esteban Sánchez, distintas hipótesis comenzaron a circular a nivel de redes sociales.

Ante ello, tempranamente, el vocero de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, señaló a Radio Kurruf que no tenían relación con lo sucedido. “Dejamos en claro que nuestro objetivo jamás van a ser ataques indiscriminados y menos en contra de personas, menos en contra de civiles. Estamos muy claros al respecto que nada tenemos que ver con ese hecho. El movimiento mapuche tiene una ética de acción política y moral muy clara y que tiene que ver con el respeto a la vida y con la recuperación de nuestro territorio y la vida mapuche en todo su amplio sentido”.

Incluso Llaitul planteó, “nuestra hipótesis es que esta situación de encuentro y posible entrevista con Iván Nuñez la podría haber filtrado la policía y, a partir de eso, algún grupo interno de la policía pudo haber montado alguna operación de inteligencia para achacarnos a nosotros la responsabilidad”.

Sumado a ello, la CAM publicó un comunicado en el que acusa a Forestal Mininco de estar detrás del ataque al equipo de TVN. "Es posible sostener que la responsabilidad en torno a este hecho recae en gente mapuche y no mapuche vinculada a la forestal Mininco, es decir, Yanaconas que prestan servicios a esta forestal y que desde el último tiempo se vienen organizando y armando con los recursos que les brinda esta empresa. Estos son los mismos que han realizando ataques en contra de diversas familias del movimiento Mapuche en resistencia", indica parte del escrito divulgado durante la noche de ayer y madrugada de hoy.

Respecto a los movimientos autonomistas que se han reivindicado sabotajes “al capital”, el historiador Fernado Pairican que estudió en su libro “Malon. La rebelión del movimiento mapuche 1990-2013” el escenario político a partir de la década de los noventa y centrándose en la historia del Consejo de Todas las Tierras y la CAM, reflexiona: 

“No podemos insertar a todo el movimiento mapuche en el sector que reivindica la violencia política como instrumento. Dentro del movimiento rupturista a la autodeterminación, la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), La Resistencia Mapuche Lafkenche (RML), la Resistencia Mapuche Malleco (RMM) y Weichan Auka Mapu (WAM), la CAM tiene la hegemonía compartida con otros sectores. A mi parecer, ya no ejerce control territorial en su plenitud como lo tuvo antes y hoy en Arauco hay una disputa por la hegemonía del territorio”, plantea.

Qué dice APRA

Por su parte, la Asociación Para la Paz y la Reconciliación en La Araucanía (APRA) -una organización de extrema derecha, y que fue uno de los grupos que estimuló a turbas civiles para producir los desalojos de varias municipalidades en toma en La Araucanía en agosto de 2020- nuevamente -como pasó con el atentado a la antena- fue una de las primeras cuentas de Twitter que publicó lo ocurrido al equipo de TVN, insistiendo en responsabilizar a Héctor Llaitul.

Sin embargo, tras la aclaración de la CAM, se convirtió en tendencia APRA, existiendo cientos de tweets que los vinculaban a la asociación con el ataque.

Ante ello, el mismo domingo 28 de marzo, APRA publicó una entrevista de su presidente, Francisco Alanís, quien no mostró su rostro en la ocasión y que comenzó con la pregunta “¿ustedes no serían los responsables bajo ningún punto de vista de los ataque al equipo de prensa de TVN?”, donde negó la responsabilidad de la asociación.

APRA insistió en culpar al dirigente mapuche: “Decenas de atentados terroristas que se han adjudicado, su discurso siempre ha sido de violencia extrema, pero hoy Llaitul quiere lavar su imagen”, publicó este lunes 29 de marzo, además de una caricatura con un mensaje similar.

Una zona de frontera

Para el doctor en Historia de la Universidad de Santiago, Fernando Pairican, la Provincia de Arauco es una zona particular en la historia de Chile y también de la zona mapuche. “Todos los procesos históricos de cambio de la República han pasado por las fronteras, que es la cuarta región y también han pasado por el río Bio Bío que es donde está emplazado el lugar en que se da esta hoy en día esta situación política”.

“El río Bio Bío adquiere una dimensión más allá del límite histórico del pueblo mapuche que es lo que se ha resignificado siempre. Desde 1997 con la construcción de la represa hidroeléctrica Ralco, luego si bajas por el río y llegas a la zona de Lumaco en diciembre se incendia el camión y luego concluye en Concepción con la situación de Celco que genera, entre otras cosas, la reivindicación del mundo lafkenche. Si le agregamos también el cierre del yacimiento en Lota, hay distintos hitos que han estado vinculados a los ciclos económicos que ha vivido el país y el capitalismo en Chile. Arauco te hace visión de lo que era el carbón en el siglo XIX, lo que significó su cierre el 97 y el traspaso a las forestales”, concluye.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Hola. Quiero leer

Es claro que las autoridades están vinculadas a estos grupos armados, que son financiados y armados por las empresas forestales .Basta con escuchar a el ex paco Desbordes que victimiza siempre a carabineros o justifica todos los atropellos a los DDHH. El poder judicial en el Bío-Bío esta amedrentado y amenazado, por lo tanto los hechos denunciados no pasan de querellas . Además hay tierras y plata importante en la zona, que a balazos defiende su negocio y cobardemente se escudan en la causa mapuche ,que es algo totalmente aparte.

Añadir nuevo comentario