Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 27 de mayo de 2019
Enfoque en lo digital y donaciones

La fórmula con que 'The Guardian' terminó con 21 años sin tener ganancias

Diego Ortiz

El diario británico cerró el año financiero 2018-19 con ganancias operativas por US$ 1 millón, los primeros números azules para un medio que llevaba dos décadas con pérdidas sostenidas. Donaciones, suscripciones ‘premium’ y un enfoque centrado en el área digital marcan la estrategia de rescate de la principal publicación progresista del Reino Unido.

No es ningún secreto que los medios periodísticos están sufriendo la era digital. Cierre de revistas emblemáticas y despidos en medios como La Tercera, El Mercurio o La Segunda son consecuencias visibles de un rubro que busca adaptarse a los vientos de cambio que trae la tecnología, y que se ha traducido en una disminución dramática de la circulación las ediciones en papel y el abaratamiento acelerado de los ingresos publicitarios, los que antes sostenían grandes operaciones periodísticas.

Pero el cambio, a su vez, presenta oportunidades, y el diario británico The Guardian ha logrado entenderlas y tomarlas, después de 21 años de fracasos comerciales.

“Hoy, hemos anunciado que The Guardian ha completado con éxito su estrategia de cambio a tres años -hemos alcanzado la meta de llegar a un equilibrio, logrando una pequeña ganancia operativa en nuestro camino a la sostenibilidad”, explica Katherine Viner, editora en jefe del medio a sus lectores.

Hasta el 2015 -fecha en que Viner asumió como editora en jefe- el diario británico reportaba más de US $ 300 millones en pérdidas en los últimos siete años. De tal modo, el Scott Trust, un fondo de miles de millones de dólares que financia al diario desde 1936 y que, por consiguiente, les otorga libertad editorial, ha sido la única razón que ha habido detrás de la subsistencia del Guardian.

Sin embargo, Viner y su equipo revirtieron los números negativos ejecutando un plan a tres años con dos puntales principales: pasar de obtener la mayoría de las ganancias de prensa impresa a digital y completar la transición de un modelo de negocios centrado en avisaje a uno en lectores, tanto suscritos como donantes.

De impresa a digital

Un 55% de los ingresos de The Guardian provienen de su versión digital. La baja constante del consumo de medios impresos llevó a los encargados de reflotar el periódico a buscar en el avisaje digital y las suscripciones a la página web una salida para la crisis financiera que los venía azotando desde 1998, reporta el periódico.

Tal ha sido el cambio que hoy las ganancias por concepto de publicidad impresa -el santo grial de los medios antes de la era digital- representan solo un 8%.

Eso no ha significado el fin de la versión en papel del diario, sino una inversión en su rol en relación con la versión disponible en la web. La versión en papel de The Guardian es ahora una remodelación del contenido disponible en la web, contrario a como se hacía antes, donde el papel mandaba por sobre cualquier plataforma.  

Redefiniendo el modelo de negocios

La baja en la producción impresa del diario ha tenido como consecuencia una disminución en el concepto de ganancias por avisajes. La plataforma digital tampoco entrega garantías en este ámbito, siendo las redes sociales los actuales reyes del negocio que se quedan con la mayor parte de la publicidad digital (y a quiénes probablemente ningún medio podrá destronar). La clave para llegar a obtener ganancias en este contexto de negocios fue mirar a los lectores: donaciones y suscripciones premium, según explica el propio periódico.

Cada publicación de The Guardian va acompañada de una petición de donación. “Cada contribución que recibimos de lectores como tú, pequeña o grande, va directo a financiar nuestro periodismo”; reza el anuncio. De esta forma, en plena era digital, The Guardian hace saber que para continuar generando contenido independiente, el compromiso económico de los lectores es un factor primordial, según detalla la publicación.

La suscripción premium es también otra fórmula aplicada para llegar a la sostenibilidad financiera, explica la publicación respecto de sus resultados. Sin anuncios, con puzzles y algunas mejoras en la interface son parte de un paquete que es ofrecido a los lectores quienes ya han comprado 190 mil de estas suscripciones. Más que el contenido ofrecido, la garantía otorgada por el medio a sus suscriptores es que están aportando a mantener viva la misión del medio es la razón detrás de este éxito en ventas, explican en The Guardian.

Con estos cambios en el modelo, el periódico inglés ha logrado adaptarse a las nuevas exigencias de un mercado que afecta a todos los medios a nivel mundial. “El dinero que hacemos a través de avisos, combinado con el aporte generoso que obtenemos de ustedes, nuestros lectores, tiene por este año cubierto el costo de hacer un periodismo que informa e inspira a millones de personas alrededor del mundo”, aseguró Viner.  

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario