Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Análisis

La gran incógnita: ¿Qué hace Piñera en la cumbre del G-20?

Pedro Pablo Ramírez H. (Desde Buenos Aires)

Chile no forma parte de las 20 mayores economías del mundo. Entonces, ¿por qué está en Buenos Aires el presidente?

Mientras la prensa tradicional chilena presente en la cumbre del G-20 se ha dedicado a cubrir en gran parte las reuniones bilaterales que ha sostenido el presidente Sebastián Piñera en Buenos Aires, pocos medios se han hecho una pregunta crucial: ¿Qué hace Piñera, y Chile, en un encuentro de las 20 mayores economías del mundo (a las cuales, ciertamente, no pertenece nuestro país)?

Amigo y compañero de profesión -ambos son empresarios- Piñera aterrizó en Buenos Aires invitado por Macri. Los medios chilenos pusieron especial énfasis en la reunión que sostuvo el presidente chileno con su par francés para, supuestamente, tratar el caso de la extradición del ex frentista Ricardo Palma Salamanca. Pero ello parece más ser una pauta dictada por los asesores de La Moneda hacia los periodistas, que un hecho concreto. Y es que Emmanuel Macron, aunque quisiera, poco o nada puede hacer respecto a la decisión de una institución autónoma del Estado francés.

Probablemente por eso, Piñera tuvo una respuesta escueta al ser consultado por la prensa chilena respecto a su encuentro con el mandatario francés. “Las conversaciones entre los presidentes son privadas”, dijo.

Al igual que su amigo Mauricio Macri, Sebastián Piñera no pasa por un buen momento en su gobierno. El asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca, los escándalos de corrupción en el Ejército y el persistente desempleo, entre otras cosas, han llevado a que la tradicional luna de miel entre el electorado y el presidente se agotara muchos antes del primer año de gobierno.

Piñera, el estadista sin público

Los intentos de Piñera de desempeñar un papel de estadista -que en realidad es un convidado de piedra- en la cumbre del G-20, sólo vienen a confirmar la debilitada situación del mandatario.

Así, por ejemplo, su llamado a terminar con la guerra comercial a nivel global, pues a su juicio perjudica a todos, pasó completamente inadvertido. "Hemos escuchado el compromiso de todos los países con un mundo abierto, con un comercio libre, transparente, justo e inclusivo, pero ahora tenemos que pasar de las palabras y los compromisos de la acción a los resultados”, afirmó en un poco concurrida conferencia de prensa. “Lo primero es poner término a todas las guerras tarifarias".

Más allá de las buenas intenciones, la participación chilena en la cumbre aún no puede medirse de forma concreta. Tanto Piñera como los delegados chilenos no han explicado en detalle la posición que el país ha adoptado en las 12 áreas de trabajo. INTERFERENCIA intentó durante toda la jornada de ayer conversar con el director general de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) del Ministerio de Relaciones Exteriores, Rodrigo Yáñez, quien ha encabezado durante este año las mesas técnicas en representación del país, pero se excusó argumentado que tenía su agenda copada.

De la misma forma, este medio también intentó contactar a Mathias Francke, director de Asuntos Económicos Multilaterales, quien también participó en las reuniones de trabajo y se encuentra en Santiago, pero su encargado de comunicaciones declinó la solicitud aludiendo a que Presidencia sería la única vocería autorizada para hablar de ello.

De lo que sí habló el presidente chileno fue de uno de sus temas favoritos y que le dio muchos réditos en la campaña presidencial de 2017: Venezuela. Piñera remarcó la posición del gobierno y del Acuerdo de Lima que no reconoce al gobierno de Caracas, calificando sus últimas elecciones como fraudulentas y fuera de la legalidad. Pero, desde la otra vereda, no abordó el complejo escenario económico por el que pasa Argentina que sufre una inflación que asciende el 40%.

Como sea, la participación de Chile en esta cumbre parece ser más un asunto simbólico que de influencia real. En realidad, es una incógnita.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me interesa la propuesta, que ustedes tienen como periodistas,

Añadir nuevo comentario