Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 21 de septiembre de 2019
Megaproyecto

La improbable coincidencia de intereses de mapuche y agricultores en el rechazo a la carretera hídrica

Paula Huenchumil

Agrupaciones mapuche del Alto Biobío

Agrupaciones mapuche del Alto Biobío
Agrupaciones mapuche del Alto Biobío

Las causas son diferentes, pero los mapuche pehuenche, la Sociedad Agrícola del Bio Bío y la multigremial del Bio Bío están de acuerdo en su oposición al proyecto Carretera Hídrica de la Corporación Reguemos Chile, presidida por el empresario agroindustrial Juan Sutil, que esta semana fue presentada en el MOP.

El martes 3 de septiembre, tras meses de dilación, ingresó el proyecto de la Carretera Hídrica al Ministerio de Obras Públicas, para ser evaluado y así ser discutido si será un proyecto de interés público o no.

El megaproyecto proviene de la Corporación Reguemos Chile, la cual es presidida por el empresario agroindustrial Juan Sutil y pretende construir un gran canal de regadío de cinco tramos para extraer agua desde el Río Queuco, Región del Bío Bío hacia la Región de Atacama. Un mega-proyecto que es cuestionado por diversas comunidades indígenas, expertos ambientalistas y -ahora- agricultores de la Región del Bío Bío.

Según señala la misma Corporación Reguemos Chile, algunos de los beneficios, serían la duplicación de las exportaciones agroalimentarias de Chile, la generación de 1.000.000 de puestos de empleo, y una inversión estimada de 30.000 millones de dólares. 

Sin embargo, desde junio INTERFERENCIA publicó acerca de las desconocidas críticas a la "Carretera Hídrica" que busca llevar agua del Bío Bío al norte, en ese momento las críticas provenían principalmente desde las ciencias ambientales, así como desde las comunidades mapuche pehuenche del sector donde se obtendría el agua.

El jueves 29 de agosto en la sede comunitaria We Chichiken en Ralco, el movimiento Por la defensa del Río Queuco organizó la jornada Ngutram & Mateada, donde asistieron lonkos (jefes comunitarios) y dirigentes del territorio pehuenche, además de lof (comunidades) relocalizados en Santa Bárbara y Quilaco, producto de la Central Hidroeléctrica Ralco. Dicha jornada tenía como objetivo informar acerca del proyecto Carretera Hídrica

Fredy Queupil, miembro de la organización We che newen comenta que en la reunión todas las organizaciones y comunidades presentes coincidieron que la carretera hídrica afectaría directamente la vida del Itrobill Mongen (biodiversidad). Mientras que la presidenta de la comunidad de Callaqui, Pilar Alegría Beltrán, señaló en la jornada que están dispuestos a manifestarse. “Haremos todo lo necesario para detener el proyecto, pues dicha comunidad recuerda con nostalgia cuando el río Bío Bío fluía libremente ante de que se instalaran las centrales hidroeléctrica Pangue, Ralco y Angostura”.

Por la defensa del río Queuco es también la consigna que diferentes agrupaciones como: Malen Leubu, Weche Newen, Red Trab Mapu, Colectivo una Sola Lucha y Coordinadora Pu Leubu, se manifiestan contra el proyecto debido a que el proyecto atentaría contra la biodiversidad y espiritualidad mapuche-pehuenche.

Queupil, quien vive en el Alto Bío Bío, comentó en junio a INTERFERENCIA que durante el verano el río tiene una cantidad mínima de agua. “Si es que existe un excedente no sé de lo que están hablando porque durante el invierno es común que suba unos días, pero luego vuelve a su normalidad. Generarían un desnivel de los bordes del río Queuco y eso significaría muerte de algunas especies, migraciones de aves y principalmente la perdida de algunas plantas que las comunidades utilizan como lawen (medicina mapuche)”.

Asimismo el dirigente explicó que la gente del territorio ya vivió una experiencia similar cuando se instaló la Central Hidroeléctrica Ralco, puesta en servicio el 2004 luego de seis años de construcción.

Agriculores opositores

Pero la oposición no es solo de parte de las comunidades indígenas, José Miguel Stegmeir, presidente de la Sociedad Agrícola del Bio Bío explicó a INTERFERENCIA que a su agrupación le preocupa que el ministerio de Obras Públicas llege a nombrar el proyecto como de interés público, porque “parte de una premisa muy equivocada; sacar agua del Bio Bío en circunstancias que aquí agua no hay, están los ríos agotados”.

“Oficialmente no hemos tenido ninguna conversación con Reguemos Chile, yo soy amigo de Juan Sutil, nos conocemos hace muchos años, estamos en directorios en conjunto, pero no hemos conversado como gremio ni como asociación de regantes con la corporación”, comenta Stegmeir.

El presidente de la Sociedad Agrícola del Bio Bío explica que la completa oposición al proyecto, es una postura conjunta no solo de su gremio, también de la Asociación de Canalistas del sector, las agrupaciones que tienen que ver con canales de riego y la multigremial de Bio Bío.

“Nosotros creemos que no solo vamos a ser los regantes con esta posición contraria al proyecto, insisto, no desde una mirada caprichosa ni egoísta. Claramente aquí también tendrán que pronunciarse las eléctricas que generan desde el Bio Bío, la industria forestal que está instalada al borde del río y la gente de las sanitarias. El Bio Bío es un rio multifuncional”, enfatiza Stegmeir.

En una entrevista en el programa Agenda Agrícola de CNN Chile, el cual además es auspiciado por Empresas Sutil, el presidente de Reguemos Chile y vicepresidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Juan Sutil, dijo que la Carretera Hídrica lo que busca es mejorar la distribución del agua en Chile, y que solo se extraería un 2% del agua de la correntía de invierno, “hay que entenderlo como una oportunidad”.

“Terminamos un proceso de estudio hídrico que determina la factibilidad y posibilidad de hacer estos trasvases de agua del sur hacia el norte”, planteaba Sutil en dicha instancia.

Sin embargo para José Miguel Stegmeir, llevar a cabo este proyecto sería, “desvestir un santo para vestir otro, no es una buena idea”. El presidente de la Sociedad Agrícola enfatiza que le parece imposible construir una carretera hídrica de esa naturaleza. “Hay una situación bien compleja desde el punto de vista del cambio climático, con la menor cantidad de precipitaciones y eso es una tendencia que va a la baja, pretender realizar este proyecto nos parece absurdo en estas condiciones”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me interesa mantenerme informado

Añadir nuevo comentario