Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 23 de julio de 2019
Rechazo de pehuenches y académicos

Las desconocidas críticas a la "Carretera Hídrica" que busca llevar agua del Bío Bío al norte

Paula Huenchumil

carretera_hidrica.jpg

California State Water Project
California State Water Project

La Corporación Reguemos Chile, presidida por el empresario agroindustrial Juan Sutil, impulsa el proyecto Carretera Hídrica, iniciativa que pretende construir un gran canal de regadío de cinco tramos para extraer agua desde el Río Queuco, Región del Bío Bío hacia la Región de Atacama. Un mega-proyecto que es cuestionado por diversas comunidades indígenas y expertos ambientalistas.

Diversas fechas se han dado para el ingreso de la Carretera Hídrica al Ministerio de Obras Públicas, para ser evaluado y así ser discutido su nivel de prioridad.

El martes 11 de junio Publimetro dijo que julio sería el mes, pese a que Maximiliano Letelier, Director Ejecutivo de la Corporación Reguemos Chile había anunciado tiempo atrás que en abril sería presentado al MOP.

Desde la entidad pública afirmaron que el proyecto aún no ha entrado al sistema y que el titular no lo ha despachado, por lo que lo que se ha conocido por la prensa de la Carretera Hídrica no es oficial.

Según señala la Corporación Reguemos Chile, la Carretera Hídrica consiste en un proyecto de cinco tramos de canalización, los cuales permitirían transportar agua desde el sur hacia el norte del país, específicamente desde la Región del Bío Bío hasta Atacama.  Algunos de los beneficios, serían la duplicación de las exportaciones agroalimentarias de Chile, la generación de 1.000.000 de puestos de empleo, y una inversión estimada de 30.000 millones de dólares. 

“La longitud total de los tramos suma cerca de 3.900 kilómetros, ya que se trata de un trazado serpentino entre esas regiones”, afirman los impulsores en un comunicado. Además, esperan que la Carretera Hídrica se pueda hacer como concesión a través de una alianza público-privada. Pese a los intentos de INTERFERENCIA para conversar con Maximiliano Letelier, Director Ejecutivo de la Corporación Reguemos Chile, no obtuvimos respuesta.

El agua para la Carretera Hídrica sería extraída específicamente del río Queuco, un afluente del rio Bío Bío, donde viven varias comunidades pehuenches. Fredy Queupil, miembro de la organización We che newen comenta que la corporación no ha realizado ningún tipo de consulta, ni ha entregado información a las personas que residen en el Alto Bío Bío. “Han mantenido bajo perfil, no se ha divulgado mayor información”, asegura Queupil.

Desde principios de 2019 diferentes movimientos sociales se han articulado con la premisa “por la defensa del río Queuco”: Malen leubu, Weche newen, Red Trab Mapu, Colectivo una sola lucha y Coordinadora Pu Leubu, son los grupos que hoy se organizan y realizan diversas manifestaciones contra el proyecto.

“La carretera hídrica para la gente que vive en el territorio significa un gran daño que tiene que ver principalmente con la cultura mapuche-pehuenche que vive acá”, señala Queupil. También plantea que este proyecto atenta contra la biodiversidad y en la relación que existe entre las personas con la naturaleza como ser mapuche-pehuenche. “Los ríos, el agua tiene un sentido espiritual, no solo corre agua, es vida”.

Asimismo explica que la gente del territorio ya vivió una experiencia similar cuando se instaló la Central Hidroeléctrica Ralco, puesta en servicio el 2004 luego de seis años de construcción.

“Las consecuencias negativas aún las vivimos. Las familias que fueron trasladadas aún viven en una situación de pobreza, porque donde los trasladaron no hay agua, y quienes se fueron a los sectores más altos de la cordillera sufren más las consecuencias climáticas. Fueron familias engañadas, hubo manipulaciones y la necesidad de las personas hizo que negociaran”.

Por su parte, Yoana Benítez Necul, integrante de Malen Leubü (niñas del río), colectivo y equipo que practica rafting, señala que tanto personas mapuche como chilenas del sector se oponen al proyecto.

“Es un daño irreparable para el ecosistema y para nuestro vivir mapuche. No creemos en ese desarrollo que nos quieren imponer. Seguiremos en esta lucha también en memoria de las hermanas Quintreman, quienes son símbolos de lucha ante los grandes proyectos [como Ralco] que se quieren instalar en nuestros territorios ancestrales”.

Flores en TV y crítica académica

En una entrevista  el 5 de mayo de 2019 en el programa Agenda Agrícola de CNN Chile, el cual además es auspiciado por Empresas Sutil, el presidente de Reguemos Chile y vicepresidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Juan Sutil, quien ha visitado el programa en más de una ocasión, dijo que la Carretera Hídrica lo que busca es mejorar la distribución del agua en Chile.

“Realizamos una memoria de la corporación en la que tardamos tres años para poder presentar este trabajo a la autoridad. Terminamos un proceso de estudio hídrico que determina la factibilidad y posibilidad de hacer estos trasvases de agua del sur hacia el norte”. 

También comentó que en diciembre esperan llegar a la comisión de concesiones para que sea declarado de interés público:

“Antonio Walker -ministro de Agricultura- es muy hincha del proyecto, entiende de agricultura. Por lo tanto entiende esto y lo apoya muy bien. Estuvimos con el ministro [Arturo] Fontaine- ex ministro de Obras Públicas y actual de Economía- y salí muy contento de la reunión porque entendió el proyecto. El Presidente Piñera cuando difundió su programa de Gobierno dijo que había que regar un millón de hectáreas, por lo tanto, entiendo que está esperando que entreguemos a la autoridad estos estudios macizos, que son muchísimos más profundos de lo que la autoridad exige, poniendo como una idea país con la seriedad que necesita y sin ningún interés”, dijo.

Sin embargo, para Ricardo Figueroa, Director del Departamento de Sistemas Acuáticos de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Concepción, Centro EULA-Chile, los impactos que puede tener este proyecto son variados.

“Las experiencias han mostrado una serie de impactos, por ejemplo, invasión de especies exóticas con daños sobre las especies nativas. Las áreas donantes de agua comienzan con problemas de sequía y de calidad”.

En la misma entrevista en CNN Chile, Juan Sutil, comentó que “solo se extraería un 2% del agua de la correntía de invierno, hay que entenderlo como una oportunidad”.

Respecto a ello, Ricardo Figueroa plantea que hablar de una excedencia de agua es muy relativo, porque la excedencia cumple funciones ecosistémicas que no son consideradas en los cálculos. 

“Se desplazan nutrientes de un espacio a otro. Por ejemplo en Tajo-Segura en Murcia los efectos han sido gravísimos. El daño será tanto el lugar de donde se saca el agua y donde llega, se verán afectadas áreas que actualmente no están siendo explotadas por la agricultura”. Además, el especialista sostiene que cada lugar se debe adaptar al agua que tiene, “buscando sus propios recursos y desarrollándose en relación a eso”. 

“No hay ninguna consideración ecológica, social o ambiental ¿Para quién es el agua? El agua va a seguir siendo para los empresarios”, agrega el Director del Departamento de Sistemas Acuáticos de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Concepción.

Fredy Queupil, quien vive en el Alto Bío Bío comenta que durante el verano el río tiene una cantidad mínima de agua. “Si es que existe un excedente no sé de lo que están hablando porque durante el invierno es común que suba unos días, pero luego vuelve a su normalidad. Generarían un desnivel de los bordes del rio Queuco y eso significaría muerte de algunas especies, migraciones de aves y principalmente la perdida de algunas plantas que las comunidades utilizan como lawen (medicina mapuche)”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

30000 millones de dólares?! Es una inversión gigantesca ¿No se considera la posibilidad de instalar plantas desalinizadoras alimentadas con energía solar en las costas cercanas a las zonas a regar? Debería haber un estudio comparativo, ya que el nivel de los ríos está bajando desde hace 50 años y es una tendencia que se mantiene, ver los estudios de las DGA. Podríamos estar haciendo una carretera que en 20 años no tendrá agua que llevar, en cambio las plantas desalinzadoras podrían ser una opción que necesita como recursos agua de mar y sol, cosas abundantes en el Norte de Chile.

En realidad comparto todo avance u en especial está idea me atrae pues. Se recuperaría gran parte de esa tierra que por falta de agua de ha vuelto inserte. Lógicamente tomando todas las providencias para no perjudicar el ecosistema. Pero lo primero que yo haría sería un estudio comparativo entre la inversión de una carretera híbrida y y la inversión de energía solar y con ello aprovechar el agua para transformarla en potable y con ella regar esos tremendos lugares desérticos. Pero cuál sea debiera hacerse una inversión de ese tipo.

Al leer éste articulo, no dejo de pensar en la histórico "chaqueteo" chileno. Cada vez que alguien intenta innovar, iniciar un emprendimiento, un negocio, etc., recibe tanto de su entorno, si es pequeño o de las autoridades si es grande,, una avalancha de criticas, problemas y obstrucciones que persiguen desalentar las iniciativas, como éste, de la carretera hídrica. Esta iniciativa liderada por el Sr Sutil, es inmensamente mejor que la desalinización del agua de mar en el norte. .Estas desalinizadoras producen un inmenso problema que habitualmente no se menciona y es que hacer con la salmuera que queda del proceso de ar la sal del agua. Siempre hemos escuchado que los paises necesitan inversión, y cuando un grupo de inversionistas lo quieren hacer, reciben siempre una avalancha de criticas sin base sustentable. 30.000 millones de dolares, de inversión traería una tremenda cantidad de empleos directos e indirectos, aparte de que una vez terminado, hará productivas tierras yelmas que ahora están inservibles. Un millón de hectáreas. Imaginemos que esa hectárea le dé empleo a solo una persona y que esa persona sea casada y tenga un hijo, tres millones de personas se verían beneficiadas., como mínimo y aparte de la infraestructura, empleos indirectos y una tremenda producción de alimentos, solo traería múltiples beneficios. Donde hay agua, hay vida. Sr. Juan Sutíl, reciba de éste humilde chileno de El Quisco, mi más fuerte apoyo y no ceje en su empeño de llevar éste proyecto a buen fin. Es usted un autentico patriota. Un saludo.

Es una iniciativa excelente, debiese ser prioridad nacional, considerando que cada día que pasa el desierto sigue ganando terreno, haciendo que se pierdan muchas extareas cultivables, lo principal de este proyecto es asegurar el abastecimiento humano, frenar los intereses de los empresarios que tienen comprado todo en este país, solo les falta envasar el aire para vendérselo a los mismos chilenos, tienen las playas privadas de todos los chilenos, tienen la cordillera, de todos los chilenos, lagos y lagunas privadas donde la gente humilde debe pagar por ver su nieve, por ver su mar y poder disfrutar de sus aguas, todos los cerros con cercas, espero que este proyecto salga lo antes posible para hacer de este pais mas equitativo, evitar la centralización y que las regiones se desarrollen en forma equitativa, el agua es vida y genera estabilidad

Añadir nuevo comentario