Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 21 de abril de 2019
Automatización laboral

“La Inteligencia Artificial creará más empleo que desempleo"

Diego Ortiz

Fei Yue Wang, un chino experto en estos temas, piensa que las nuevas tecnologías modificarán el escenario laboral, pero para bien. Observando el caso de su país, dice que ve grandes números de "granjeros informáticos" y una transformación de un pueblo pobre a uno comerciante, a través de AliBaba, el gigante asiátio de e-commerce.

Corría el año 1943 cuando el presidente de International Business Machines Corporation (IBM), Thomas Watson, vaticinó el futuro de la computación: "creo que existe un mercado mundial para quizás cinco computadores". La industria estaba en pañales y, con equipos del tamaño de una casa, era entendible la predicción del presidente de la compañía.

Hoy, el panorama es diferente. La misma IBM, dedicada en la actualidad al desarrollo de software y hardware, es una empresa con un valor de 132 billones de dólares, según la revista Forbes. Watson se equivocó, y la inteligencia artificial (IA) demuestra día a día lo errado de su temprano juicio.

El proceso de automatización que se desprende de este fenómeno tecnológico está cambiando la composición de empresas, y a la larga, de los distintos modos de trabajo. Las consecuencias ya son visibles incluso en nuestro país, siendo el caso de la banca un buen ejemplo. Según cifras de la Superintendencia de Bancos, entre enero y agosto del 2018, 643 trabajos fueron eliminados en virtud de la automatización de procesos.

Pero, ¿es la inteligencia artificial el fin del empleo humano? Al menos en Chile, la tasa de desempleo parece haberse visto influenciada por este fenómeno. Pero para quienes lideran estudios e innovación dentro del rubro, la IA solo es una solución antes que una amenaza.

Así lo afirmó en el Congreso Futuro 2019 Fei Yue Wang, fundador y director del Centro de Control Inteligente e Ingeniería de Sistemas en el Instituto de Automatización de la Academia China de Ciencias. En su exposición “¿Hacia una Conciencia Artificial?”, el doctor en Ingeniería en Computación y Sistemas afirmó que alrededor de un 90% de los trabajos en el futuro se crearán gracias a la inteligencia artificial y la automatización.

En entrevista con INTERFERENCIA, el doctor Wang conversó sobre el futuro de la IA y su impacto en el trabajo del ser humano.

–¿Pueden coexistir la automatización laboral y la generación de empleos?

–Eso es lo que creo. El desempleo generado por la inteligencia artificial será marginal respecto a los que se creen. La gente piensa que si tenemos más computadores las personas perderán sus trabajos. Pero la realidad es otra. Antes de tener estos computadores digitales, teníamos a humanos haciendo los cálculos. El computador no significa humano, significa máquina. Tenemos muchas máquinas, las que nunca han destruido el trabajo para humanos. Al contrario, ha producido mucha oferta laboral: ingeniería en redes, ingeniería en arquitectura, etc. La inteligencia artificial crea muchos trabajos y bien pagados. La máquina paralela, la futura máquina de IA, producirá aun más trabajos de buena calidad. Va a llevar al desarrollo social y a la nueva industria a otro nivel. Hará que nuestras vidas sean mucho más fáciles, así no tendremos que trabajar siete días a la semana. 

–¿Cree que esta creación de empleos, motivada por la IA, puede aplicarse a países del tercer mundo como Chile?

–Sí. Primero no creo que Chile sea tercermundista... (risas)

–Quizás ha visitado solo los lugares bonitos…

–Creo que acá hay una oportunidad, en los supuestos países ‘subdesarrollados’, para acomodarse en un mismo punto de partida: que el capital humano, el recurso humano, se transforme en una prioridad. Antes, Arabia Saudita y los países que tenían petróleo se hacían ricos porque tenían los recursos naturales. La inteligencia artificial necesita el recurso humano. Así que si las personas están dispuestas a aprender, a estudiar, van a tener una buena vida. Eso es igualdad.

–Acá la educación es vista como algo comercial. Hay que tener los recursos para adquirirla.

–Eso está muy mal. Estas vías tradicionales no van a ser los cimientos de la futura industria inteligente. Hay que pensar esto de una forma distinta. El área que impacta la inteligencia artificial produce más vías para llegar al conocimiento. Tenemos Wikipedia, ¿cierto? Todo en internet. No necesitas ir a la universidad para estudiar esto. Los profesores en los colegios y los académicos en las universidades no saben mucho sobre lo que necesitamos para la futura industria inteligente. Y entonces unos niños van a Internet, van a Wikipedia, simplemente buscan y ya saben mucho más que un académico. Esto ya es una realidad. Facebook y muchas start-up han sido creadas por personas que dejaron la universidad. La educación será revolucionada por la tecnología de inteligencia artificial. Esa es la ventaja de los mal llamados países tercermundistas, porque la gente acá tiene más disposición a aprender en una forma no tradicional. Por eso, la comunicación, el internet, el teléfono, son las mejores armas.

–¿Qué pasará con las personas que han perdido su trabajo, suplantados por la llegada de la inteligencia artificial? En Chile tenemos un ejemplo importante en el caso de la banca, que está cambiando rápidamente hacia una industria automatizada.

–Se necesita una asociación entre el gobierno y la sociedad. La nueva tecnología impactará a pocas personas, como lo dije previamente. Detrás de los computadores hay personas que hacen todos los cálculos. Entonces es poca gente la que pierde el trabajo. Pero, ¿cuántos trabajos nuevos generan los computadores? 

–¿Podría darnos ejemplos de estos nuevos trabajos?

–Ingenieros en software. Cuando era niño no existía el concepto de ingeniería en software, por ejemplo. 

–Sí, pero eso es bastante complejo...

–¡No! En China ya le decimos a ese tipo de trabajo un trabajo de granjero. Granjero de computador. Es como la industria de las granjas. Se ha transformado en algo tan simple, tienes tantos idiomas en la computación, entonces hay un cambio grande…

–Este acuerdo entre el gobierno y la sociedad, ¿apunta a capacitar a la gente desplazada por la inteligencia artificial? 

–El Estado tiene que asegurar que la gente que ha sido desempleada por este cambio sea capaz de sobrevivir. Esa gente necesita 10, 20 o 30 años más. Hay que encontrarle un trabajo a esas personas. Pero no debes destruir el nuevo cambio. No puede pararse este tren. 50 personas pierden su trabajo, pero 5.000 trabajos nuevos esperan ahí. No puedes tampoco dejar que las nuevas generaciones vayan a las profesiones antiguas. De ninguna manera. 

–Pero, ¿qué se hace con esas personas que han perdido su trabajo?

–Hay un periodo de transición. Tienes que encontrarles nuevos trabajos. 

–¿Qué tipo de trabajos?

–Hay muchos trabajos para la gente desplazada. Necesitas que las generaciones jóvenes vayan en la dirección de los nuevos campos y deje ciertos trabajos, como el de encuestador, al trabajador senior o a las personas que ya casi han perdido la habilidad de aprender cosas nuevas.

–Se necesitaría un gran programa estatal entonces…

–Sí, es lo que los políticos deberían hacer. Les pagamos mucho dinero.

–¿Está ocurriendo esto en China?

–Sí, el gobierno tiene una gran capacidad de ejecución. Mucha gente perdió su trabajo y les buscaron nuevas formas de emplearlos para que sobrevivan. En China hay una gran población y en muy poco tiempo mucha gente salió de la pobreza. Es realmente sorprendente. 

–Esta capacidad del gobierno chino, ¿es mérito de la inteligencia artificial?

–En cierto sentido hay cosas por las que agradecerle indirectamente, como que un pueblo pobre se transforme en un pueblo vendedor en el Internet, a través de Alibaba, por ejemplo. Antes no se podía eso. Ahora con tantas compañías de logística, esto es posible. 

–Con estas transformaciones, ¿tiene cabida el capitalismo en la economía política mundial, o su visión del futuro nos llevará a algo distinto de este sistema?

–Creo que nos llevará a algo nuevo. Cuando yo era joven, y era profesor de la Universidad de Arizona, tenía un amigo cuya área de estudio era la mecánica cuántica, siendo discípulo de Max Born, Premio Nobel de de Física en 1954. Él creía que no era seguro dejar que un humano tomara decisiones importantes, especialmente los humanos capitalistas. Entonces por esto él cambió su área de estudio. Pasó los últimos 30 años de su carrera indagando la inteligencia artificial. Él quería usarla para tomar las decisiones por los humanos, de forma que los humanos fueran solamente la policía que se asegure de que las máquinas funcionen bien. Ese es el futuro para la humanidad. La máquina puede asegurarse de que se sigan las reglas, logrando decisiones óptimas sin la avaricia humana. Nuestra habilidad de razonamiento está limitada por esto, por la avaricia, y por eso ocupamos el método de la inteligencia artificial. Creo que con ella, el socialismo y el capitalismo se unirán. Están corriendo en paralelo. En muchos sentidos, el socialismo es efectivo, pero el capitalismo es eficiente. Necesitamos los dos. Esto significa que tenemos que hacer lo que es correcto, pero también de la forma correcta. La inteligencia artificial entrega las reglas para avanzar en esa dirección.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Felicitaciones al periodista! muy buen reportaje

Añadir nuevo comentario