Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 4 de junio de 2020
Crónica

La jornada PSU en la que el Demre se autoboicoteó

Lissette Fossa
Francisco Velásquez

psu_-_demre.jpeg

Foto: Lissette Fossa
Foto: Lissette Fossa

Para evitar que los secundarios boicotearan nuevamente la Prueba de Selección Universitaria, la entidad encargada de organizarla tardó en publicar la información de las sedes, lo que produjo caos, molestia y distracción entre los aspirantes a la educación superior, quienes ya habían tenido que postergar su exámen. En tanto, la ministra de educación guardó silencio y fue el Demre el que tuvo que dar señales de normalidad.

Este lunes 27 de enero se ejecutó la tercera jornada de rendición de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) correspondiente al 2019. Suspendida ya varias veces y boicoteada en su versión anterior por los estudiantes secundarios, organizados en la Aces, la prueba durante esta jornada no estuvo exenta de polémicas, pero poco relacionadas a las protestas de jóvenes, sino a la organización del Demre (Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional) de la Universidad de Chile.

Para esta jornada, eran 248 los establecimientos en 38 ciudades, entre colegios y sedes universitarias, que estaban disponibles para que miles de jóvenes rindieran la prueba de matemáticas, a las 10.00 hrs, y la prueba de Lenguaje a las 16.00 hrs. Este martes 28 de enero corresponde rendir la de Ciencias.

Sin embargo, los problemas ya se veían venir durante la tarde del domingo. Lo que llamó la atención fue la derivación a personas que tenían sus sedes de rendición en otras ciudades: un joven de La Florida que tenía que dar la prueba en Coyhaique y una joven que tenía que rendirla en Arica, aunque vivía en Antofagasta, fueron casos profusamente abordados por los medios de comunicación y las redes sociales. Durante la noche, examinadores del Simce afirmaban por Twitter que habían sido contactados para tomar la PSU, sin preparación alguna. Esto, pues la publicación de las sedes donde los estudiantes rendirían las pruebas se retrasó para evitar un nuevo boicot de los secundarios.

A las nueve de la mañana, en el Colegio Oratorio Don Bosco, en la intersección de San Isidro con Coquimbo, en la comuna de Santiago, la fila de jóvenes que esperaban pasar a sus salas a rendir la PSU crecía y crecía. Al rato, la fila estuvo a punto de llegar a la otra esquina del colegio. Muchos eran de Puente Alto (la comuna más afectada por el anterior boicot), y había viajado por lo menos por una hora en locomoción colectiva. Otros llegaron con sus padres, que preocupados esperaban a sus hijos afuera del establecimiento.

Un escenario similar se vivía a esa hora en la calle General Jofré, donde está ubicada la Universidad Catolica Silva Henriquez. En este lugar desde las primeras horas de la mañana había una liebre de Carabineros con efectivos de Fuerzas Especiales en su interior, estacionada en la puerta de la sede que serviría para rendir la PSU. Cerca de 300 alumnos hacia fila para ingresar mientras la indignación de los jóvenes crecía. 

“Me parece una falta de respeto que nos hayan mandado tan lejos a rendir la prueba, yo soy de San Miguel y tuve que recorrer cerca de cuarenta minutos en micro para llegar al colegio”, relata Miriam Gress de 18 años, quien esperaba entrar a la Universidad Silva Henríquez a rendir el examen. 

“Me estresa solo pensar en que me den ganas de ir al baño y que un carabinero me acompañe, porque yo sé todo lo que han hecho, han tocado y violado y se han llevado a cabros que no hacen nada, les tengo cero confianzas. Pienso que en cualquier momento les va a dar la weá y van a querer entrar”, dice la joven.  

A las 10 de la mañana, la fila seguía avanzando en el Oratorio Don Bosco. El hombre que revisaba las tarjetas de identificación respondía dudas y avisaba que la prueba iba a comenzar con atraso y que no tenía mucho información desde el Demre. A las 10.30 hrs recién estaban terminando de ingresar los jóvenes. En tanto, a los cerca de 12 carabineros que custodiaban el lugar, llegaban cinco refuerzos más.

“Llevo como una hora en esta fila, desde la esquina. Con mis tres amigos venimos de Puente Alto, y más encima están atrasados en abrir el colegio, hace que nos atrasemos todos. Y mientras más tarde damos la prueba, nos puede perjudicar”, cuenta Fabián, de 18 años.

“Super mala la organización, hay una persona atendiendo, y ahora llaman para otras salas. Son pasadas las 10 de la mañana y aún hay mucha gente afuera. Venimos de Puente Alto, y gracias a dios me conseguí un auto para traer a mi hija, si no, nos demoramos más”, cuenta Miguel Rojas, padre de una chica que rendía la PSU en el Oratorio Don Bosco.

Tras una hora de atraso, todos los postulantes pudieron comenzar a rendir la prueba. Desde adentro del colegio se escucharon gritos :“¡No más PSU!”. Unos minutos después, puro silencio. 

El Oratorio Don Bosco fue parte del 95% de los establecimientos que rindieron de manera “normal” la PSU, como informó durante la tarde el DEMRE. A pesar del atraso y la confusión de los jóvenes y examinadores.

En el Colegio Miguel de Cervantes y en la Universidad Catolica Silva Henriquez a menos de un kilómetro de distancia del Oratorio Don Bosco, también rindieron la prueba en silencio y sin interrupciones. 

Consultada por INTERFERENCIA, Ana María, mamá de una joven que rindió la prueba en el Miguel de Cervantes, en calle Argomedo, contaba que habían viajado por una hora desde Quilicura para que la menor rindiera la prueba. Cuando llegaron, notaron que muchos de los jóvenes que aparecían rindiendo la PSU en esa sede eran enviados a otros locales en Estación Central en unas van que había puesto el mismo Demre. Algunas de las camionetas seguían estacionadas frente al colegio.

Ana María decidió esperar a que su hija terminara la prueba e irse juntas a su casa. Según decía a INTERFERENCIA, sólo sabía que la joven quería estudiar algo relacionado a la matemática, “pero no quiere ninguna ingeniería”.

A las 11:30 hrs la esquina de Pio Nono con Bellavista estaba llena de padres que esperaban a sus hijos mientras rendian la PSU, en la sede de la Universidad San Sebastián que está a una cuadra de la Plaza de la Dignidad, con su frontis blindado con latas y buena parte de los vidrios rotos. El perímetro de ingreso estuvo cercado durante todo el día por Carabineros, junto a gran cantidad de guardias privados y policía de investigaciones.

“En la mañana estuvo muy tenso el ambiente y luego se relajó, pero cuando entrabas te revisaban y luego te seguían haciéndo preguntas. Más que entrar a un lugar donde rendirán la prueba que cambiaría tu futuro, parecía estar ingresando a la cárcel”. relató José Queipul de 17 años.  

Francisca Vera, quien estaba en la misma sede, esperaba que su amiga de Puente Alto saliera de rendir la prueba para almorzar y continuar la jornada. Relataba que se sintió “vulnerada”, porque mientras caminaba al baño dentro de la universidad San Sebastián, los guardias la siguieron de cerca, haciéndole preguntas. La esperaron afuera del baño y luego revisaron el baño al que ingresó.

Lacrimógenas y gas pimienta en la Universidad San Sebastián

A mediodía, el panorama era muy distinto en la sede de Los Leones de la Universidad San Sebastián, en la intersección de las calles Lota con Holanda, en Providencia. Al menos un centenar de jóvenes rodeaba el establecimiento, junto a decenas de padres. Cámaras y periodistas despachaban desde el lugar y enfocaban la única barricada que, algo improvisada, interrumpía el tránsito en calle Lota con rejas papales y ramas de árboles, frente a la entrada de la universidad. 

Minutos después, cinco patrullas de carabineros pasaron sobre la barricada, como si nada. 

En la entrada, un grupo de padres y algunos jóvenes se acercaban a la reja de la entrada de calle Lota. Un carabinero les explicaba que dependiendo de la letra de la sala, algunos alumnos entraban por Holanda y otros por Lota. Que a las 16.00 hrs se tomaría la prueba de Lenguaje, de manera normal. Un padre preguntaba por qué en la tarjeta de identificación de su hija aparecía otra cosa. El carabinero responde que no sabe tanto, que esa es información que debe entregar el Demre.

“Vinieron varias patrullas y tiraron gas pimienta, antes de las 10 de la mañana. Incluso había padres que aplaudían cuando a nosotros nos estaban reprimiendo, eso nos impactó más, porque ellos aplaudían mientras a unos cabros se los llevaban detenidos”, dice Monserrat, quien viajó junto a sus amigos desde Puente Alto.

Un grupo de jóvenes espera en una esquina, son las tres de Puente Alto: Francisca, Constanza y Eileen. Consultadas por INTERFERENCIA, cuentan que llegaron tras una hora y media de viaje, cerca de las nueve de la mañana. Pero hubo algunos postulantes que protestaron, tiraron piedras, y carabineros reaccionó dispersando con bombas lacrimógenas a quienes entraban en ese momento a la sede. Finalmente, casi la mitad de los que rendían la PSU en ese lugar se quedaron afuera. Carabineros no dejó pasar a nadie más.

“Como a las nueve, ya había patrullas, gente gritando, cantando. Había una fila alrededor de la universidad y en un momento cuando carabineros tiró lacrimógenas, hay gente que entró corriendo a la sede y no los dejaron salir más”, cuenta Constanza.

“También escuchamos que se filtró la prueba. Antes de las nueve ya había páginas que habían subido la prueba”, cuenta Francisca.

Minutos después, comienzan a salir jóvenes que lograron entrar a rendir la prueba.

Sofía y Javiera también son de Puente Alto. Son amigas, y viajaron juntas para rendir la prueba en la universidad San Sebastián. Están sentadas en el suelo, frente a la entrada de la sede.

“En el Metro cortaron la electricidad de la línea, no avanzó, porque había protestas en Plaza Egaña. Y nosotras estábamos en estación Bilbao y tuvimos que tomar micro. Llegamos como a las nueve y cuarto de la mañana, pero no pudimos entrar a la universidad. Había muchos carabineros. No nos dieron ninguna explicación, nadie nos dijo nada”, cuenta Sofía.

Cerca de las 13.00 hrs, carabineros informa que la PSU de Lenguaje, programada para las cuatro de la tarde, ya no se rendirá en esa sede. Mientras algunos se van, otros se quedan, sin saber si esperar la información del Demre sobre una nueva sede. Nadie sabe nada. Algunos, desde sus celulares, llaman a la entidad, sin obtener respuesta.

El rector de la Universidad San Sebastián, Carlos Williamson, aseguró  a Radio Cooperativa que el proceso "estuvo mal organizado", acusando una grave falta de carabineros y examinadores del DEMRE. 

Cerca del mediodía el Cruch (Consejo de Rectores) se reunión con el Ministerio del Interior para evaluar el desarrollo de la prueba. Desde el Ministerio de Educación, habló el subsecretario, en tanto la ministra no apareció dando declaraciones. Aldo Valle, vicepresidente de la entidad afirmó que “quienes no pudieron rendir la prueba van a tener una respuesta oportuna del Cruch”, pero que ésta se dará a conocer tras una evaluación del pleno.

Valle agregó, durante la tarde, que cerca de 68 personas fueron detenidas a nivel nacional en las sedes de rendición y que 7 sedes fueron las que presentaron problemas para realizar la PSU.

A las 16.17 hrs., 17 minutos después de que comenzara a rendirse oficialmente la PSU de Lenguaje, el Demre publicó en su cuenta de twitter: “Postulantes asignados al local de U. San Sebastián, sede Los Leones, deben dirigirse a cualquiera de estas 3 sedes: Colegio Rep. Argentina (Vicuña Mackenna 1004 – Ñuñoa), U. del Desarrollo   (Av. La Plaza 680 – Las Condes) o P. U. Católica (Av. Jaime Guzmán 3300 – Providencia)”.

Algunos nunca recibieron esta información. Finalmente, los encargados de estas tres nuevas sedes decidieron recibir a los estudiantes, aunque estuvieran notoriamente atrasados. A medida que llegaban, entraban a diversas salas a rendir el examen.

A través de su cuenta en Twitter, la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz cuestionó las medidas anunciadas por el Demre .

"¿Por qué no anulan de una buena vez este proceso nefasto que solo sigue perjudicando a quienes quieren entrar a la universidad?", publicó en su red social.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Felicitaciones por el excelente trabajo

Añadir nuevo comentario