Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 24 de mayo de 2020
Fake news

La “Plandemia” del coronavirus: siete formas de identificar el pensamiento conspiranoico

John Cook (The Conversation)
Sander van der Linden (The Conversation)
Stephan Lewandowsky (The Conversation)
Ullrich Ecker (The Conversation)

‘Plandemic’, un video viral que trata sobre una teoría conspirativa relacionada al coronavirus ha dado la vuelta al mundo. El video sigue una serie de técnicas retóricas para hacer que parezca real, las cuales puedes revisar en este artículo del medio norteamericano The Conversation para así identificar una teoría falsa.

El video de la teoría conspirativa ‘Plandemic’ (o Plandemia, en español) recientemente se volvió viral. A pesar de haber sido removido por Youtube y Facebook, continúa siendo subido a la web, recibiendo millones de visitas. El video consta de una entrevista con la teórica de la conspiración Judy Mikovits, una deshonrada ex investigadora en virología que cree que la pandemia del Covid-19 se basa en un gran engaño con el propósito de generar ganancias a través de la venta de vacunas.

El video está plagado con información errada y teorías conspirativas. Muchos artículos de fact check de alta calidad han sido publicados por medios, agencias y revistas de gran reputación como Science, Politifact y FactCheck.

Como académicos que estudian cómo contrarrestar la desinformación científica y las teorías conspirativas, creemos que hay un gran valor detrás de exponer las técnicas retóricas utilizadas en ‘Plandemic’. Tal como destacamos en nuestro Libro de Bolsillo de Teorías Conspirativas y en Cómo distinguir las teorías conspirativas del Covid-19, existen siete rasgos distintivos para el razonamiento conspirativo. ‘Plandemic’ ofrece ejemplos para todos ellos.

Aprender estos razonamientos puede ayudar a que identifiques las alertas disponibles en teorías conspirativas sin base y, ojalá, lograrás construir cierta resistencia a ser influido por este tipo de pensamiento. Esta es una herramienta importante dado el surgimiento de teorías conspirativas inspiradas en el coronavirus.

1. Creencias contradictorias

Los teóricos conspirativos están tan comprometidos con no creer en una versión oficial de algún hecho que no les importa si su sistema de creencias es internamente contradictorio. El video de ‘Plandemic’ entrega dos orígenes falsos para el coronavirus. Explica que el SARS-CoV-2 viene de un laboratorio de Wuhan – pero también argumenta que todos ya portan el coronavirus de vacunaciones previas, siendo un virus que se activa al ocupar una mascarilla. Creer al mismo tiempo en ambos orígenes es inconsistente.  

2. Una sospecha predominante

Existe una sospecha abrumadora hacia la información oficial por parte de los teóricos conspirativos. Eso implica que cualquier evidencia científica que no se acomode a la teoría conspirativa de turno debe ser información falsa.

Pero creer que la data científica es falsa te llevará a pensar que cualquier organización desde la ciencia que publique o apoye investigaciones que van de la mano con la “información oficial” tienen que formar parte con la conspiración. Para el caso de la “conspiración” del Covid-19, esto incluiría a la Organización Mundial de la Salud, al Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos o la Administración de Alimentos y Drogas de EE. UU… Básicamente, cualquier grupo o persona que efectivamente sepa algo de ciencia tiene que formar parte de la conspiración.

3. Intenciones oscuras

En una teoría conspirativa se asume que los conspiradores deben tener motivos malvados. En el caso de ‘Plandemic’, no existe un límite para las intenciones oscuras. El video sugiere que los científicos, incluido el médico Anthony Fauci -líder en Estados Unidos en la lucha contra el VIH/Sida y, ahora recientemente, el combate del Coronavirus-, planearon la pandemia del Covid-19 en una trama que incluye matar a cientos de miles de personas para así potencialmente obtener billones de dólares en ganancias.

4. La convicción de que algo anda mal

Los teóricos conspirativos pueden ocasionalmente abandonar ideas específicas cuando éstas se vuelven insostenibles. Pero estas revisiones tienden a no cambiar la conclusión general de que “algo debe estar mal” y que la información oficial se basa en el engaño.

Cuando se le consultó al autor de ‘Plandemic’, Mikki Willis, si realmente creía que el Covid-19 fue creado intencionalmente para generar ganancias, respondió que “para ser claros, no lo sé, no sé si es una situación que ocurrió naturalmente o de forma intencional. No tengo idea”.

No tiene idea. Lo único que sabe de seguro es que algo debe estar mal: “Es demasiado sospechoso”.

5. Víctimas preestablecidas

Para sí mismos, los teóricos conspírativos piensan en ellos como víctimas de una persecución organizada. ‘Plandemic’ aumenta aun más esa persecución al caracterizar a toda la población mundial como víctimas de un engaño profundo, el cual es diseminado por los medios e incluso nosotros mismos como cómplices involuntarios.

Al mismo tiempo, los teóricos conspirativos se ven a sí mismos como valientes héroes combatiendo a los villanos conspiradores.

6. Inmunidad a la evidencia

La razón detrás de por qué es tan difícil cambiar la mente de un teórico conspirativo es que sus teorías se sellan a sí mismas. Incluso la ausencia de evidencia para una teoría puede transformarse en evidencia que sostenga esa idea conspiranoica: La razón por la que no hay prueba de la conspiración es que los conspiradores hicieron un gran trabajo escondiéndola.

7. Reinterpretando la aleatoriedad

Los teóricos conspirativos ven patrones en todos lados – para ellos todo está en “unir los puntos”. Eventos aleatorios son reinterpretados como efectos de la conspiración, siendo tejidos en un patrón interconectado más grande. Cualquier conexión está empapada de significados siniestros.

Por ejemplo, el video de ‘Pandemic’ apunta de forma sugestiva que los fondos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos fueron a parar al Instituto de Virología de Wuhan. Esto a pesar del hecho que este laboratorio es sólo uno de muchos colaboradores internacionales inmersos en un proyecto que busca examinar el riesgo a futuro de virus provenientes del mundo animal.

El pensamiento crítico es el antídoto

Al explorar nuestro Libro de Bolsillo de Teorías Conspirativas encontramos una amplia variedad de estrategias que puedes usar en respuesta a la conspiranoia.

Una alternativa es inocularse a uno mismo y a nuestras redes sociales identificando y apuntando los rasgos del pensamiento conspirador. Otra aproximación es la de “empoderar cognitivamente” a las personas al incitarlos a pensar de forma analítica. El antídoto para el pensamiento conspiranoico es pensar de forma crítica, lo que involucra un escepticismo saludable a la información oficial al mismo tiempo que se considera de forma cuidadosa la evidencia disponible.

Entender y develar las técnicas de los teóricos conspirativos es clave para inocularse a uno mismo y a otros de ser engañado, especialmente cuando somos más vulnerables: en tiempos de crisis e incertidumbre

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

No conozco ese video, pero aquí está expuesto claro el mecanismo de los paranoides Debiera crearse una agrupación Paranoicos Anónimos para desintoxicarlos

Estimados, entonces el nwo no existe, la Élite mundial es una fantasía nos quieren ver como corderos llevados al matadero....el tiempo dará la razón obvio que en los conspiranoicos no todo es verdadero pero analiza mas amplio y veraz cosas que tu no conoces, siempre es bueno escudriñar y analizar todo, pero no vengan que no hay planes maquiavelicos detrás de las Élites

La version oficial...como no dudar si todas ellas tienen el virus de la mentira, en toda la hebra del poder .. o no? , mienten y mienten , alcanzan el extasis...nos han tratado toda la vida de generacion en generacion de simples idiotas!!!!

dale más tiempo al tiempo y que decanten las cosas, para que la verdad salga a la luz. no somos expertos en virologia. a eso se suma que hoy con un examen de PCR se indica si la persona tiene Covid 19, el ministro de salud de Chile, ha dicho que el unico virus que existe es Covid 19. curioso han desaparecido todos los otros virus!!! milagroso o no?

Añadir nuevo comentario