Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 4 de agosto de 2020
Gran minería

La reservada operación entre Anglo American y el Ejército que transó tierras y servidumbres para la mina Los Bronces

Nicolás Massai D.
Francisco Velásquez

ejercitoanglo.jpg

Predio del Ejército en la Hacienda Peldehue. Foto: Interferencia
Predio del Ejército en la Hacienda Peldehue. Foto: Interferencia

Luego de intercambiar a partir de 2009 terrenos con la multinacional en la comuna de Colina, el Ejército además le cedió en 2012 gratuitamente parte de sus predios para que la empresa instalara ductos mineros.

El cartel en medio del predio de la Hacienda Peldehue indica que no se puede ingresar. "Recinto militar", advierte. A unos cuantos pasos, en el mismo terreno, se ubica otro cartel que no pertenece al Ejército de Chile, sino que a Anglo American, minera multinacional con sede en Londres. Este último avisa que en ese sector, perteneciente a esta rama de las Fuerzas Armadas, existe un "cable de fibra óptica subterránea", precaviendo a cualquiera que quiera hacer una excavación.

Anglo American y el Ejército son vecinos en este perímetro de la comuna de Colina, donde se ubica la planta de flotación Las Tórtolas y el tranque de relaves homónimo que son parte de la faena de Los Bronces, y donde se ubica también la Brigada de Operaciones Especiales Lautaro del Ejército.

Esta historia de vecindad, que no tiene mayor cobertura en la prensa, tuvo un hito en 2012 que desconocen los mismos vecinos e incluso ciertos dirigentes medioambientales que rechazan la nueva ampliación que intenta la minera a través de su proyecto Los Bronces Integrado.

Ese año, el Ejército le otorgó a Anglo American servidumbres de sus predios para que la empresa pudiera trazar sin problemas ni cobros adicionales una parte de un nuevo mineroducto con el cual trasladaría el mineral.

INTERFERENCIA indagó en esta operación que comenzó dos años antes, en 2009, justo cuando la multinacional estaba ampliando su producción de cobre fino, con un proyecto aprobado en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

A partir de entonces, los documentos muestran que entre estos dos actores hubo una permuta de predios en la Hacienda Peldehue, además de un otorgamiento de servidumbres recíprocas y un acuerdo conjunto para administrar un sistema de extracción de aguas del río Colina.

El intercambio de terrenos le permitió a Anglo American –aparte de instalar un nuevo mineroducto en tierras del Ejército– hacerse de cientos de hectáreas que le interesaban, por encontrarse próximas a su planta de flotación y su tranque de relaves Las Tórtolas.

El trato para ampliarse

El 5 de octubre de 2006, ya a cuatro años de haber adquirido las faenas a la Compañía Minera Disputada de Las Condes por US$1.300 millones, Anglo American ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el ‘Proyecto Desarrollo Los Bronces’, cuyo objetivo era "aumentar la producción de cobre fino en concentrados y cátodos para mantener la competitividad de la compañía en el mercado del metal".

La iniciativa contempló –según el mismo SEA– una inversión de US$1.000 millones. Junto con ampliar la operación que abarca las comunas de Lo Barnechea –donde se encuentra el rajo y se hace el proceso de molienda– y de Colina –donde se hace el proceso de flotación y relave–, se presentó un trazado de mineroducto distinto al que existía hasta ese entonces, que también pasaba por terrenos del Ejército en el sector bajo de la Hacienda Peldehue (el anterior acuerdo de servidumbres había sido suscrito con la Disputada de Las Condes en 1984).

Este se conoce como Sistema de Transporte de Pulpas (STP), y Anglo American justificó en ese minuto que su trazado se debía modificar para "evitar el paso por la zona urbana de Peldehue-Esmeralda", las cuales siguen habitadas en la actualidad (ver plano con el mineroducto proyectado en 2006).

El proyecto recibió una calificación favorable por parte del SEA el 26 de noviembre de 2007, pero dos años después, el 15 de julio de 2009, Anglo American ingresó una Declaración de Impacto Ambiental a la misma instancia denominada "Optimización y Mejoramiento al STP del Proyecto Desarrollo Los Bronces”.

En ésta, la multinacional propuso cambiar el trazado de mineroducto que ya había sido aprobado en 2007.

La modificación tuvo como objetivo "evitar la intervención directa" de un sitio arqueológico de 3.200 metros cuadrados con fecha de ocupación indeterminada. Por lo que se presentó un desvío del trazado original (ver plano), lo que también fue aprobado por el SEA el 23 de diciembre de 2009.

Entremedio del ingreso y el fin de este proceso, el 11 de agosto de ese mismo año, Anglo American y el Comando de Apoyo Administrativo del Ejército (hoy Comando de Bienestar) permutaron distintos terrenos en la Hacienda Peldehue. Así, el Ejército le cedió el Lote A, de 636,17 hectáreas, y el Resto del Lote D, de 56,28 hectáreas, mientras que Anglo American le cedió el Lote B-1, de 725,50 hectáreas, y el Lote C, de 6 hectáreas (ver plano con indicaciones aportadas por INTERFERENCIA).

Con esta permuta –que se rectificó el 11 de enero de 2011, en la que se aumentó la tasación de cada uno de los predios intercambiados–, Anglo American agrupó algunos terrenos a un solo lado de la Ruta Los Libertadores, precisamente el sector donde tiene ubicada la planta de flotación Las Tórtolas con su tranque de relave; y el Ejército, por su parte, se benefició adquiriendo distintas fuentes de agua, entre ellas vertientes, aguas de quebradas y un 87% de los Derrames de las Termas de Colina, por lo que quedó con el 100% de estos derechos.

En la misma escritura (ver documento), ambas partes acordaron que la operación se complementaría con otro documento "de servidumbres recíprocas" que se debía efectuar en el plazo de un año, para definir un funcionamiento conjunto de los inmuebles que se estaban permutando.

Pero ese nuevo acto demoró más de doce meses: tuvo lugar el 21 de junio de 2012. Allí, el Comando de Bienestar constituyó once servidumbres indefinidas en el tiempo en favor de Anglo American, sin costos monetarios adicionales de por medio. Entre otras cosas, le entregó un camino de acceso al río Colina; unos sitios para instalar nuevas líneas de alta tensión –con la promesa de sacar otras que ya estaban con anterioridad a este trato en los terrenos del Ejército–; una servidumbre de "ocupación y tránsito para mineroductos y ductos existentes"; y una servidumbre de similares características pero para "nuevos mineroductos y ductos" (ver documento y ver plano).

Esta última fue la que utilizó Anglo American para instalar su nuevo Sistema de Transporte de Pulpas, aprobado en 2007 y modificado en 2009 ante el Servicio de Evaluación Ambiental.

mineroducto_anglo_ejercito.jpg

Mineroducto "nuevo" de Anglo American instalado en predios del Ejército. Foto: Interferencia
Mineroducto "nuevo" de Anglo American instalado en predios del Ejército. Foto: Interferencia

A cambio, el Ejército recibió dos servidumbres, para emplazar "infraestructura sanitaria" y otra de un acueducto para agua de riego. 

Consultado por INTERFERENCIA, Anglo American indicó que estos tratos tuvieron como "único objetivo (…) el cumplimiento por ambas partes de sus objetivos, intereses y necesidades. La Compañía tenía interés en ciertos terrenos alrededor de su depósito de relaves en Las Tórtolas, y el Ejército, por su parte, interés en terrenos de propiedad de la Compañía".

Asimismo, Anglo American dijo que la relación con esta rama de las Fuerzas Armadas "ha sido siempre transparente y enmarcada en un actuar legítimo y acorde con la legalidad".

"En este sentido, podemos mencionar que los acuerdos existentes entre Anglo American y el Comando de Bienestar del Ejército se han materializado a través de instrumentos debidamente suscritos, escrituras públicas cuando ello era pertinente, validados por las instancias necesarias e informados a las instituciones que determina la legislación vigente, y a los que ambas partes han dado cumplimiento", agregaron.

Eso es efectivo: la escritura pública del 21 de junio de 2012, que estableció las servidumbres recíprocas y fue firmada por el entonces general de brigada y comandante de Bienestar, Jorge Enrique Fuenzalida Pezzi –del alto mando de Juan Miguel Fuente-Alba Poblete–, tenía como objeto permitirle a Anglo American "la cómoda explotación de sus pertenencias o concesiones mineras".

El Ejército de Chile, por su parte, no respondió las preguntas enviadas por INTERFERENCIA, indicando que "debido a la especificidad y extensión de los aspectos consultados, estos deberán ser solicitados, conforme a la Ley N° 20.285 ‘Sobre Acceso a la Información Pública’".

El acuerdo sobre manejo de aguas

Dentro de las servidumbres que el Ejército le entregó a Anglo American también está el Canal del Fundo, un ducto que comienza donde antiguamente se ubicaba el balneario conocido como El Carvajalino, en el que familias hacían actividades de pic-nic y y donde habían dos piscinas termales provenientes de las vertientes naturales. En la actualidad no es más que un basural donde se empieza esta estructura –el Canal del Fundo– que traslada agua hacia el sector alto.

Esta gran tubería es parte de un sistema de manejo de aguas que acordaron administrar y desarrollar conjuntamente el Ejército con Anglo American. Había existido uno anteriormente entre esta rama de las Fuerzas Armadas y la Compañía Minera Disputada de Las Condes, suscrito el 30 de julio de 1989. Sin embargo, ambas partes pactaron nuevamente usos de toda la estructura que poseen para aprovechar, entre otras cosas, las acciones que cada cual tiene en el río Colina.

En la nueva escritura de manejo de aguas (ver documento), se precisó sobre el Canal del Fundo que "posee una capacidad de transporte de aguas de 800 litros por segundo".

Supuestamente, este caudal debiera acumularse en el tranque Peldehue Número 2, que actualmente se encuentra vacío, según pudo constatar INTERFERENCIA, pues una compuerta impide el paso del agua, por lo que la corriente sigue por una tubería que se extiende, acorde a distintos mapas, hasta unas piscinas de almacenamiento en predio militar, pero que arrendó la Agrícola Chacabuco Quality Grapes –dedicada a la producción y exportación de uva de mesa– hasta el año 2057.

img_5307.jpg

Compuertas que impiden el paso del agua traída desde el sector de El Carvajalino al Tranque Peldehue Número 2. El canal sigue su cauce. Foto: Interferencia
Compuertas que impiden el paso del agua traída desde el sector de El Carvajalino al Tranque Peldehue Número 2. El canal sigue su cauce. Foto: Interferencia

Esta última empresa es la que administra la infraestructura del sistema de aguas con Anglo American en nombre del Ejército, según un contrato entre el Comando de Bienestar y la agrícola suscrito en junio de 2016.

Si bien INTERFERENCIA pudo establecer el destino de parte de las aguas correspondientes al Ejército –y arrendadas a un tercero–, no fue posible cerciorarse del uso que le da Anglo American a su derecho sobre el río Colina. La multinacional tampoco quiso referirse a este tema.

Próximamente: El sistema de aguas que implementó el Ejército y Anglo American en la comuna de Colina

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Tengo una consulta, por qué el ejército puede negocias y vender terrenos sin autorización del estado, pues todos los bienes que tienen las fuerzas armadas son del estado de chile y no para negocios personales.

Gracias por la investigacion. La verdad que tambien considero insolito que el Ejército tenga la libertad de intercambiar terrenos con un privado sin pedirle permiso a nadie. Lamentablemente no podemos esperar mas que corrupción de estas dos instituciones: Ejercito y Anglo American.

siempre se puede esperar lo peor del ejercito y de una minera. Y es dificil que cambie algo, la corrupcion esta dentro de todo el sistema.

La autonomía del ejército y de las ffaa en general es un asunto que viene desde los tiempos de la dictadura y que continuo en los gobiernos siguientes sin que se le pusiera termino. Esta autonomia financiera, sumada a lo que se enseña en las escuelas militares es un gran problema no resuelto por nuestra sociedad. Las ffaa construyeron un chile con amplios beneficios para ellos, una una legalidad que les permite hacer demasiadas cosas sin rendirle cuentas a nadie y menor al poder civil.

El libertinaje total, sin control de las instituciones establecidas y cada pandilla haciendo negocios privados con los bienes del estado, o sea de TODOS los chilenos/as, sin recibir "un centavo" por las tierras, por el agua,, por las servidumbres; platas sumamente necesarias en salud, educación, pensiones, etc..Además la falta de control, incita, propicia una corrupción desatada de los altos mandos de una institución de la "utópica y cacareada" DEFENSA NACIONAL ¿de qué? $hile S.A..

Añadir nuevo comentario