Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
Batalla de Ñuble

Las grietas al descubierto del PPD por el reemplazo de Loreto Carvajal en la Cámara

Camilo Solís
Andrés Almeida

ppdfotoo.jpg

Loreto Carvajal, Heraldo Muñoz, Guido Girardi.
Loreto Carvajal, Heraldo Muñoz, Guido Girardi.

Finalmente la nueva diputada será Patricia Rubio, una dirigenta de Ñuble, quien llegó al Congreso luego de una seguidilla de eventos más o menos azarosos que le significaron una impensada nominación. La forma en que llegó al cargo muestra la crisis en que se encuentra el partido a tan solo una semana de sus primarias presidenciales, pese a lo cual, Guido Girardi supo imponerse dando muestra de que conserva las riendas del poder.

La tercera tuvo que ser la vencida para el PPD. La mesa directiva del partido -compuesta por once dirigentes- había tenido que sesionar en dos ocasiones durante las últimas semanas con sendas votaciones para dirimir sobre cómo se llenaría el cupo dejado por Loreto Carvajal en la Cámara de Diputados, luego de que ascendiera al Senado para ocupar el sillón dejado por Felipe Harboe, quien disputará un cargo de constituyente.

En las dos primeras votaciones no hubo acuerdo: dos inéditos empates consecutivos. Esto motivó una tercera votación, que resolvió el problema, pero no las tensiones. 

Harboe había anunciado su renuncia al Senado a principios de enero, lo cual dejó un cupo en el Senado por la circunscripción correspondiente a las regiones Del Bío Bío y Ñuble. Tempranamente se impuso en la mesa directiva del PPD que el cupo debía ir para Loreto Carvajal, una fuerte detractora de Harboe, con quien convivía en un mismo territorio electoral, quien además tenía toda la fuerza política para quedarse con el cargo sin resistencia: diputada por Ñuble en dos períodos, vicepresidente de la Cámara, cercana a Girardi y mujer. 

"Siento que yo era la candidata natural, siendo la única mujer del PPD nacida y criada en el distrito, habiendo ganado dos elecciones consecutivas y mujer", dice Carvajal a INTERFERENCIA.

 "Yo sugerí el nombre de Loreto porque ella es la que tiene representación ciudadana y, más allá de nuestras diferencias, la democracia debe respetarse", dice Harboe a nuestro medio. 

Con once votos a favor y ninguno en contra, Carvajal ascendía al Senado, con lo que el principal problema de sucesión estaba saldado. 

Sin embargo, el reemplazo de Carvajal en la diputación abrió un flanco de conflicto inusitado, y todo lo ágil que fue reemplazar a Harboe en el Senado, se convirtió en una trampa de arena de la que costó salir para que finalmente fuera Patricia Rubio la elegida para integrar la Cámara.

Antes que emergiera el nombre de Rubio como solución del conflicto, aparecieron al menos tres nombres que vieron resignadas sus opciones, y una trama que expone los conflictos internos de un partido que en una semana más debe decidir su abanderado presidencial. 

Cae Vega

El primero en caer como sucesor de Loreto Carvajal fue Alejandro Vega, quien fuera jefe de gabinete de Harboe. Fuentes al interior del partido confirman que el nombre de Vega fue aceptado en primera instancia por el presidente del partido, Heraldo Muñoz, bajo el entendido de que era carta de cambio por el rápido asenso de Carvajal, una reconocida detractora de Harboe.

Sin embargo, el nombre de Vega se cayó en la primera votación, pues no pasó la venia de Guido Girardi -seguramente el más importante liderazgo al interior del partido- quien no habría estado al tanto del acuerdo. Con otra cosa en mente, Girardi levantó a su candidato: Sebastián Vergara Tapia, actual secretario general del partido.

El resultado de la primera votación fue empate. Cinco votos a favor de cada uno de los candidatos, y un voto en abstención.

Vergara estaba generando grandes anticuerpos en la mesa directiva puesto que en su calidad de secretario general, era uno de los once miembros de la mesa con derecho a voto. Como es de esperar votó por sí mismo. Fuentes del partido mencionaron a nuestro medio que se le hizo ver a Vergara la inquietud que generaba esta situación, más allá de que no contraviene alguna normativa. 

Hubo dos aspectos más que fueron tema de debate en la votación. En primer lugar, que ninguno de los postulantes era oriundo de la región de Ñuble, a pesar de que Vega ha trabajado en la zona con Harboe.

En segundo lugar, y mucho más importante, el repentino revés que sufrió la candidatura a constituyente de la independiente Teresa Valdés, a la que el PPD le había dado un cupo para competir en el distrito 13 para luego cerrarle la puerta de manera abrupta. Este conflicto significó amplios cuestionamientos de las mujeres del partido, lo cual terminó impactando en el resultado.

Militantes del PPD señalan que la operación para bajar a Valdés seguramente tiene relación con el equipo negociador del partido, función que había asumido principalmente Heraldo Muñoz y el propio Sebastián Vergara, como secretario general, ambos con ascendente en Guido Girardi, quien suele ser clave en este tipo de nombramientos. La bajada de Valdés significó incluso que un grupo de militantes mujeres del PPD publicara una carta en contra la medida. 

Ante esto, surgió la idea en algunos militantes y miembros de la mesa directiva, de que quien fuera a ocupar la diputación de Ñuble fuera una mujer de esa región, lo que podría dar la señal de un acto de reparación.  Ambos elementos imperaron en la comprensión política, por lo que fue necesario hacer una nueva votación para suceder a Carvajal.

Un resultado de todos modos sorpresivo, si es que se considera que en estas instancias no se impuso la voluntad de Girardi, como solía pasar, pero que de todos modos tuvo el efecto de sacar a Vega del menú, pues no fue candidato en la segunda votación de la mesa. 

Cae Vergara para que caiga Lagos

Luego del primer empate, el martes de la semana pasada tuvo lugar una segunda sesión para resolver el tema del cupo de Ñuble. En esta ocasión Vergara mantuvo su postulación, pero en frente ya no estaba Vega, sino que la militante PPD Carol Lagos, de la región de Ñuble. 

Lagos fue levantada por la mayoría del consejo regional del PPD de ese distrito entre algunas declaraciones en disgusto por parte de los militantes de la zona, los que pidieron que quien ocupe esa diputación “no sea designado a dedo”, como cubrió el diario La Discusión de Chillán. 

El nombre de Lagos vino de la mano de otra idea: que en la región del Ñuble se hiciera una elección complementaria a la votación que se llevará a cabo el 31 de enero, en la que se resolviera cuál de los tres precandidatos del PPD -Francisco Vidal, Heraldo Muñoz y Jorge Tarud- correrá por la presidencial. De esta forma, los ciudadanos de la zona podrían haber elegido a quién querían como representante en la Cámara, idea sobre la que finalmente no hubo acuerdo. 

Nuevamente se dio el mismo resultado: empate. Francisco Vidal, Domingo Namuncura, Rodrigo Daroch, Tomás Iturbe y Camila Bruna, votaron por Carol Lagos. Por el otro lado, Andrea Muñoz, Katherine Araya, Cristóbal Barra, Carlos Cuadrado y Sebastián Vergara, votaron por Vergara, en una nueva edición del autovoto del candidato girardista. 

El nombre de Carol Lagos venía a solucionar dos de los problemas que ya habían aparecido en la primera votación: se trataba de una candidata mujer, y de Ñuble, por lo que calzaba con estas ideas divergentes a la posición oficialista. Además, según mencionan algunos militantes a nuestro medio, también contaba con el apoyo de Harboe. Sin embargo, nuevamente la sesión tuvo que quedar en nada. 

Lo llamativo de esta segunda votación es que el único voto en abstención fue precisamente del presidente del partido, Heraldo Muñoz, dejando en suspenso su inclinación en un debate de fuerzas encontradas al interior del PPD que no tiene antecedente en sus 33 años de historia. Frente a esta abstención por parte de Muñoz, se produjo el polémico twitt de Harboe en su contra, que luego borró.

Todo el debate se cerró este miércoles 20 de enero, cuando tuvo lugar la tercera votación sobre el asunto, y en la que se presenció un movimiento de piezas que destrabó la situación en favor del lote girardista. 

Sebastián Vergara declinó en su postulación por obtener el cupo en la Cámara, acto seguido presentó la postulación de Patricia Rubio, vicepresidenta del regional de Ñuble del PPD, la que cumplía con las condiciones de ser mujer y del territorio en cuestión.

La votación se inclinó por primera vez en tres ocasiones por una de las opciones: triunfo para Rubio por siete votos contra tres. En la sesión nuevamente fue desestimada la posibilidad de realizar una elección en el distrito para definir quién ocuparía el cupo en el parlamento. 

En la votación se dieron ciertos cambios respecto de las tendencias anteriores. La vicepresidenta Camila Bruna cambió su voto inclinándose por Rubio en lugar de Lagos. Además, Rodrigo Daroch no asistió a la sesión. Esta vez Heraldo Muñoz sí se inclinó por una de las opciones, dando su apoyo a Patricia Rubio. Por Carol Lagos votó Domingo Namuncura, Francisco Vidal y Tomás Iturbe.

Luego de vueltas y vueltas, Patricia Rubio, un nombre aparecido recién en la tercera instancia de votación y levantada desde el girardismo, conseguía convertirse en diputada. 

Las heridas del triunfo de Rubio

Consultado sobre esta disyuntiva, Domingo Namuncura, uno de los vicepresidentes PPD que votó a favor de que se hiciera una votación complementaria en la región del Ñuble, señaló a nuestro medio que “hay un antecedente sobre esta situación, cuando Jorge Insunza en 2015 salió de la diputación de Coquimbo a desempeñarse en el gobierno se hizo una votación en la región, por lo tanto pienso que aquí debería haber ocurrido lo mismo”, refiriéndose a la votación en que se impuso Miguel Alvarado, en la que participaron 7 mil personas de la región de Coquimbo

Además de esto, Namuncura señaló que este tipo de cosas plantean una “interrogante respecto de las prácticas. Hay que poner en juicio cómo recuperar un proceso de buenas prácticas. Todos los líderes en el PPD han caído en prácticas dudosas. Pensemos por ejemplo en Sergio Bitar, gran líder del PPD y muy respetado por mi, pero que cuando hubo que ocupar su vacante en el Senado, puso de inmediato a Fernando Flores”, señaló Namuncura, quien agregó también que “siempre es mejor la horizontalidad para tomar estas decisiones que la verticalidad, y son solo algunos líderes los que consiguen ser horizontales”.

INTERFERENCIA también conversó con Francisco Vidal, el cual fue crítico respecto de la solución que se tomó finalmente, de evitar realizar una elección en el territorio para dirimir quién ocuparía el cargo de Loreto Carvajal. Ante esto señaló “yo voté para que hubieran elecciones para tomar esta decisión, lo que creo que es lo más democrático, así que es interesante que este tipo de decisiones queden en el acta de votaciones para que cada uno asuma sus responsabilidades. Los ciudadanos de Ñuble saben cómo votó cada uno”.

De cara a la primaria por la que se decidirá quién será el presidencial del PPD, Vidal -quien es candidato junto a Heraldo Muñoz y Jorge Tarud- señaló que sin duda esto generó tensiones al interior del partido y de la mesa, y que también todos los problemas relacionados con los cupos por la constituyente, entre lo que se cuenta el caso de la fallida candidatura de Teresa Valdés.

Nuestro medio conversó también con el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, quien señaló sobre el asunto que “no he percibido algún descontento, por el contrario, gente de la región ha llamado para expresar satisfacción por la elección. Patricia Rubio fue levantada por mujeres de la región”. 

Sobre el rol de Sebastián Vergara señaló que “habla bien de él [que haya propuesto a Rubio] pues declinó su candidatura para que fuese una mujer de Ñuble”. 

Por su parte Harboe evalúa: "Lo de principal importancia es que se respete la voluntad de la gente de Ñuble. Mi proyecto es distinto, es ayudar a la descentralización real y efectiva porque no me parece ético que mientras en Santiago del discute la línea 10 del Metro, en Ñuble y otras regiones hayan muchas familias sin agua potable ni luz eléctrica".

Fuentes del partido mencionaron a nuestro medio que tiempo atrás esta disyuntiva ni siquiera hubiera sido motivo de conversación, dado que Girardi hubiera echado a andar su maquinaria para que el cupo hubiera quedado en manos de militantes afines sin mayores problemas. Prueba de la dificultad que tuvo Guido en esta pasada, sería -para quienes tienen esta línea de pensamiento en el partido- que finalmente no logró sentar a Vergara en la Cámara.

De tal modo, el episodio habla de cierta pérdida del control monolítico del PPD por parte de Girardi. El hecho de que hubiera tres elecciones para reemplazar a Carvajal y que se mostrasen -por primera vez- desencuentros entre Guido y Heraldo, las que se habrían expresado en algunas votaciones por la nominación de Ñuble y porque Girardi no se enteró temprano de los acuerdos entre Muñoz y Harboe, muestran que ya no hay total control por parte del máximo líder PPD.

También en el partido se le critica a Girardi por su manejo de la agenda feminista. Pese a que logró contener el malestar por el caso de Teresa Valdés, entre otras cosas, porque terminó nombrando a una mujer como diputada, la herida es profunda y cada vez hay más voces que están en desacuerdo en las formas autoritarias de tomar decisiones, y eludir elecciones, como sería la de Ñuble para elegir diputada.

En la discusión interna también se destacó el hecho de que -pese a todo- dos mujeres terminaron en el Senado y en la Cámara. Al respecto Loreto Carvajal dice: "Soy super sorora, y siento que Rubio, por ser del distrito, por haber sido concejala igual que yo y mujer, habla muy bien de la directiva del PPD y le da fuerza también a lo que hemos promovido".

Al ser consultada si no era mejor una elección en la que pudieran competir Lagos y Rubio, ambas mujeres, también de Ñuble, Carvajal dice que "creo que primó que nunca Carol Lagos se sometió a ninguna elección, ni ejerció por tanto ningun cargo de elección popular,  y además por los tiempos no daba tal vez". A juicio de Carvajal, "hay que generar una fórmula a futuro".

“El control de Girardi tambaleó, pero operó rápidamente y se recuperó, eso muestra que hasta ahora cualquier alternativa a su poder no consigue eficacia”, dice un militante del PPD que conoció de cerca estos episodios.

Según otra fuente del partido, no girardista, es llamativo que en este momento de debilidad del factótum del partido no se haya producido la unidad de quienes se le oponen. "Es extraño que en ese momento, no haya aparecido toda el ala socialdemócrata, como Ricardo Lagos Weber, Nicolás Eyzaguirre o la Carolina Tohá a respaldar a Vidal, quien tenía argumentos para lucirse en esta pasada", comenta.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Como se ve, los parlamentarios designados no es sólo un patrimonio de la dictaduea, sino que una vía que muy bien siguen aprovechando los conglomerados político0s del duopolio. Derecha y ex Concertación. En estos dos polos.siguen corriendo por sus venas la sangre heredadas desde la dictadura.

Añadir nuevo comentario