Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 26 de marzo de 2019
Rectoría no ha investigado denuncias

Las movidas de la Universidad San Sebastián para torpedear a alumnos de izquierda

Maximiliano Alarcón G.

foto_san_sebastian.jpeg

Universidad San Sebastián
Universidad San Sebastián

La Dirección de Asuntos Estudiantiles no sólo adoctrina a los estudiantes a través de sus escuelas de liderazgo. La denuncia de una alumna muestra cómo la institución interviene de manera activa para favorecer a las listas de derecha.

“En estos dos últimos años he sido presidenta del Centro de Estudiantes de Fonoaudiología, lo que me ha permitido conocer a los funcionarios y administrativos de la DAE (Dirección de Asuntos Estudiantiles), lo que llevó a tener muchas veces una relación más allá de lo profesional, construyendo una amistad. Esto permitió que poco a poco me fuera dando cuenta de múltiples irregularidades que ocurrían en la universidad, a nivel económico, de poder, en donde se pasaba a llevar a los estudiantes. Es cierto que yo participé de estas irregularidades, sin embargo, debo señalar que al comienzo asumí que estas no eran irregularidades, sino los procesos normales en el cual se realizaba la labor representativa y de trabajo con la DAE”.

Este testimonio corresponde a Catalina Sagredo, actual estudiante de la Universidad San Sebastián (USS) en Santiago. Fue publicado en su Facebook el pasado 24 de junio, dirigido a la comunidad de dicha casa de estudios, con el objetivo de denunciar la intervención de los funcionarios del plantel en la política estudiantil.

En un artículo anterior de nuestro medio se reveló cómo la USS, a través de su Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) incidía en la elección de la federación de estudiantes de su sede en Concepción con una Escuela de Liderazgo para formar políticamente a los alumnos, y que posteriormente compitieran por la federación con una lista afín a la línea de pensamiento de la universidad, marcada por el catolicismo y la derecha tradicional del país.

Esta lógica se replica también en Santiago, pero la intervención de los funcionarios de esa universidad es mucho mayor en la sede capitalina.

En conversación con INTERFERENCIA, Sagredo relató cómo su cercanía con la DAE, y en particular con la ex coordinadora de Organizaciones Estudiantiles de dicha dirección, Nayareth Fernández, la llevó a ser el nexo entre los alumnos para las operaciones ocultas de Asuntos Estudiantiles. Si bien denunció los hechos (ver documentos adjuntos),  la administración de la casa de estudios no ha investigado lo acontecido.

Cartas fabricadas

Desde que existe la federación estudiantil en la USS en Santiago, sólo a mediados de 2017 ganó la elección una lista de izquierda, la que incluía alumnos militantes desde el Partido Socialista hasta el Frente Amplio. Catalina Sagredo, por su parte, desde que asumió la presidencia del Centro de Alumnos de Fonoaudiología en 2016, fue una de las personas afines a la DAE.

Sagredo señala que la dirigencia de izquierda no era bien vista por la institucion, por lo que Asuntos Estudiantiles se encargó de complicar su gestión.

La oportunidad llegó en septiembre de 2017. Dicho mes los dirigentes debían realizar la tradicional fonda “La Sebastiana”, pero no fue bien gestionada y finalmente no se llevó a cabo, lo que además llevó a que el 27 de septiembre Javier Osorio, uno de los representantes de la FEUSS, renunciara a su cargo. Tras esto la DAE comenzó a operar para que, con este hecho, se cuestionara toda la labor de la federación.

El 11 de octubre de 2017 fue Sagredo quien publicó en su cuenta de Facebook una carta firmada por 16 centros de alumnos, pidiendo explicaciones por la renuncia de Osorio y exigiendo que como solución se aprobara un estatuto que ya había sido rechazado durante el primer semestre. Dicha carta, tal como consta en pantallazos publicados por Sagredo, fue redactada por funcionarios de la DAE.

El 4 de octubre Sagredo recibió un mensaje de Nayareth Fernández, contacto que la estudiante guardaba como “DAE Los Leones”. En esta conversación la funcionaria le solicitó que se acercara a la universidad. “Fernando quiere que le firmes algo”, dijo Fernández. Se refería a la mencionada carta contra la federación. El que solicitaba la firma era Fernando Pavez, director nacional de Organizaciones Estudiantiles de la USS.

La misión encomendada a la estudiante de Fonoaudiología también era recolectar las firmas de los centros de alumnos, puesto que esta no podía saberse que provenía desde la DAE. La denunciante declaró que para esto se le justificó su inasistencia a clases y se le entregaron 20.000 pesos para invitar a almorzar a los presidentes de las carreras y hacer el lobby para conseguir la adhesión.

Conseguidas las firmas, el 5 de octubre Nayareth Fernández le dice por mensaje a Sagredo que junto con Pavez se llevaban la carta en el auto de él. Posteriormente, el 11 de octubre, la funcionaria le dice a la estudiante que la carta se publicará ese mismo día a las 19:00 horas, porque “es el horario donde hay más gente”. Además, en este intercambio coordinaron lo que Sagredo debía escribir en su red social junto a la carta.

La federación respondió a la carta presentando sus excusas. Tras esto, el 16 de octubre Catalina Sagredo recibió una segunda carta a publicar como contrarrespuesta, reenviada por Nayareth Fernández. Esta fue enviada a la funcionaria por Marcelo Rivera, presidente de Ingeniería Comercial de la USS, militante de la UDI e investigado en el caso SQM por recibir 7 millones de pesos de la empresa de Julio Ponce Lerou.

La cercanía de Sagredo con la DAE le hizo obtener beneficios irregulares. Según señaló en su denuncia, el 4 de octubre de 2017 fue notificada de que no había ganado un fondo concursable de la universidad que buscaba para realizar un congreso de Fonoaudiología. Al no conseguir el dinero, le escribió a Fernando Pavez, quien le aportó 12.000 pesos para realizar la actividad, pese a no haber ganado el proceso regular.

Otras intervenciones

Catalina Sagredo, por su amistad con la funcionaria Nayareth Fernández –quien fue despedida en marzo de este año–, solía compartir mucho con ella en su casa. En varias de estas ocasiones escuchó cómo la llamaban desde la DAE para coordinar operaciones, las que si no realizaba “complicaban” su permanencia en el trabajo, según relató la estudiante en su denuncia (adjunta al final de este artículo).

Y, efectivamente, más allá de las cartas, hay otros casos de intervenciones en la política estudiantil. Por ejemplo, en la misma denuncia de la estudiante se adjuntan fotografías de tres funcionarios de la DAE pintando un lienzo a favor de la lista de derecha que finalmente perdió a mediados de 2017. En las imágenes aparecen Nayareth Fernández y Jean Luis Dufourcq, ex encargado de Organizaciones Estudiantiles del campus Bellavista, quien fue desvinculado después de la denuncia de Sagredo.

Otro incidente fue el que sucedió el 24 de octubre de 2017. Aquel día el Consejo de Federación vería en asamblea la votación del estatuto mencionado en las cartas. Para dicha jornada, los mensajes enviados por Nayareth Fernández a Sagredo dan cuenta de cómo desde la DAE se operó con tal de conseguir la presencia suficiente para impulsar la aprobación de este. Entre los que menciona Fernández como asistentes a la asamblea y que estaban a favor del nuevo reglamento está Walter Reccius, ex presidente del Movimiento Gremial de la USS como estudiante y actualmente coordinador de la Escuela de Liderazgo en el Campus Los Leones.

Sagredo en su denuncia señala:

“Creo importante destacar que parte de la función de la DAE en la universidad, es tener un control de las organizaciones estudiantiles, para no permitir que se puedan levantar estudiantes que puedan incomodar a las autoridades de la universidad, como ejemplo, obstaculización para conseguir espacios y materiales para realizar conversatorios, seminarios que toquen temas de diversidad sexual y cualquier cosa que no se ajuste a la línea e ideología de la universidad. Ante esto, otra de las graves irregularidades que presencié, era que parte de las obligaciones de estos funcionarios (era) levantar gente afín a la DAE para la construcción de listas de centro de estudiantes. A tal punto era necesario, que dependía la estabilidad laboral de la funcionaria”, publicó, adjuntando más mensajes de Fernández.

El silencio de rectoría

Luego de la denuncia realizada el 24 de junio de este año por Sagredo, la entonces federación que ya había finalizado su mandato presentó una denuncia formal ante el rector Carlos Williamson el 2 de julio (adjunta al final de este artículo).

La presentación, además de llevar formalmente todas las acusaciones hechas por Sagredo, agrega una serie de denuncias de estudiantes de distintas carreras, algunas con nombre y otras anónimas, en las que apuntan a las intervenciones que realiza la DAE en la política estudiantil. Sin embargo, y pese a que el 5 de julio se volvió a enviar el documento a la autoridad, hasta esta la fecha no ha acusado recibo.

En tanto, dos días después de la denuncia de Catalina Sagredo se realizaron nuevas elecciones de federación y centros de alumnos en la USS. Por unos 100 votos de diferencia ganó la llamada “lista DAE”, es decir, los estudiantes que representan la ideología más conservadora y de derecha que profesan las autoriades de dicho plantel. 

Adjuntos: 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario