Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 15 de abril de 2021
Elecciones de fantasía

Las vueltas de RD para llenar el cupo que Garín deja en el Congreso

Diego Ortiz

Conforme al principio de autonomía territorial, los militantes más disciplinados del partido en el Distrito 14 votaron a Renato Pizarro como reemplazante, quien fue asesor de Garín antes de que se postulara a la Convención Constituyente. Sin embargo, la dirección del partido no avaló el procedimiento -el que involucró apenas a una veintena de militantes- y será el Consejo Político Nacional el que definirá el mecanismo de reemplazo.

Corría el año 1963 cuando una muerte sacudió al Congreso chileno. Óscar Naranjo Jara, diputado del Partido Socialista (PS), había fallecido. Su deceso significaba que había que elegir un reemplazante y, en ese entonces, la vía era realizar una elección complementaria.

En lugar del difunto Naranjo asumiría –con un 39.67% de las preferencias– su hijo, Óscar Naranjo Arias; derrotando al candidato conservador Rodolfo Ramírez en lo que se conocería como el “Naranjazo”, momento que marcó las elecciones presidenciales ocurridas apenas seis meses después de la complementaria.

Fue todo un hito, pues se suponía que la derecha debía ganar seguro en un cupo rural como Curicó, pero lo hizo el partido de Salvador Allende, lo que significó que la derecha abandonara una candidatura propia y se volcara a elegir a Eduardo Frei Montalva (DC).

Casi 60 años han pasado desde entonces, pero la necesidad de reemplazar a un congresista vuelve a ocurrir. Renato Garín, quien fuera electo como diputado por el distrito 14 por Revolución Democrática (RD), renunció a su cargo para perseguir una candidatura para la Convención Constituyente, dejando un cupo vacante en el Congreso.

Esta vez, no habrá el dramatismo de 1964, pues no se juega algo tan importante, pero sí trae implicancias políticas sobre la forma en que las cosas se deciden en RD.

Garín, al momento de hacerse con un asiento en el Congreso, militaba en Revolución Democrática (RD), partido al que renunciaría el 4 de marzo de 2019. Independientemente de su salida, por ley queda ahora en manos de su antiguo partido decidir quién ocupará su puesto como diputado, siendo la sexta vez que esto ocurre dentro del actual Parlamento, en general para asumir cargos en el Poder Ejecutivo, y la primera -junto con el senador Felipe Harboe del PPD- en que el congresista que deja su cargo es uno de oposición.

Es también la primera vez que pasa con un parlamentario del Frente Amplio, y está trayendo complicaciones, pues invocando a la autonomía territorial que declama RD, algunos militantes del Distrito 14 han buscado ser ellos quienes tomen la decisión, dejando en entredicho la autoridad de la mesa, que no considerará el procedimento.

Una elección que no elige

Con el fin de determinar al nuevo diputado de RD, se realizó una votación interna donde participaron 20 militantes de base del distrito 14 –que incluye las comunas de Alhué, Buin, Calera de Tango, Curacaví, El Monte, Isla de Maipo, María Pinto, Melipilla, Padre Hurtado, Paine, Peñaflor, San Bernardo, San Pedro y Talagante.

Cabe mencionar que en este procedimiento electoral de RD, se definió como electorado a aquellos militantes que hayan participado de una determinada cantidad de eventos partidarios, lo que restringió los electores respecto del universo de militantes del distrito, sumando apenas 20.

Resultó electo el abogado Renato Pizarro (11 votos, lo que corresponde a un 55% de los electores) como la carta a reemplazar a Garín. Pizarro se desempeñó como asesor legislativo de Garín durante su periodo como diputado. Detrás quedó Paz Gajardo, kinesióloga y antigua dirigente estudiantil de San Bernardo, con un 30% de las preferencias. Con 3 votos (que se traducen a un 15% de las preferencias) quedó Ximena Fischer, abogada perteneciente al bloque “Frente Trabajadores” de RD.

Con cero votos resultaron Marcela Sandoval, vicepresidenta del partido en la Región Metropolitana; y Rolando Suárez, coordinador del Frente de Diversidades de Revolución Democrática.

Pero la elección finalmente no tendrá ninguna relevancia para el nombramiento del diputado reemplazante de Renato Garín, pues la directiva finalmente consideró no vinculante el procedimiento.

Contactada por INTERFERENCIA, Catalina Pérez, presidenta del partido, indicó que el mecanismo para llenar el cupo parlamentario “deberá definirlo el Consejo Político Nacional de nuestro partido, pero como Directiva propondremos un procedimiento democrático que ponga en el centro la voluntad expresada por el Distrito”.

El mecanismo de reemplazo que debe bajar la decisión al territorio no está claro ni tampoco cuando, sin embargo Pérez considera que será un proceso inédito, pues "se pondrá en el centro del mecanismo la voluntad del distrito", a diferencia de lo que ha pasado con otros partidos, en los que no ha habido criterios territoriales en los reemplazos.

Por su parte, Renato Pizarro indicó a esta redacción que “estatutariamente no hay normas para elegir al reemplazante, y lo que los territorios hicieron fue una votación en función del principio de autonomía", algo que define como un “proceso de buena fe”.

Consultado por la baja participación en la elección de las bases que lo dio como ganador, el abogado explicó que participaron de la elección militantes que tuvieran un mínimo de 6 asistencias a reuniones del partido.

Pizarro concede que la mesa RD no está obligada a aceptar su nominación con apenas 20 electores. Pero, cree haber avanzado en "la forma en cómo se eligen los candidatos, que es desde los territorios”.

Otras renuncias

Antes de que Renato Garín renunciara a la Cámara, tres diputados habían hecho lo propio durante este periodo parlamentario. Mario Desbordes dejó su lugar en la cámara para pasar al Ministerio de Defensa; Marcela Sabat renunció para ocupar un lugar en el Senado y Jaime Bellolio optó por el cargo de ministro Secretario General de Gobierno de Chile.

Los reemplazantes de los tres diputados oficialistas fueron, como dictamina la ley, elegidos por sus mesas directivas; llegando Camilo Morán (RN), Tomás Fuentes (RN) y Nora Cuevas (UDI) a reemplazar a los parlamentarios salientes, respectivamente.

En el Senado, el oficialismo también tuvo que llenar cupos. Para la salida de Andrés Allamand – quien pasó a encabezar la cartera de Relaciones Exteriores– asumió la ahora ex diputada, Marcela Sabat (RN). En el caso de Víctor Pérez –nombrado ministro del Interior– sería Claudio Alvarado (UDI) el apuntado por la mesa directiva para tomar su lugar en el Senado.

Breve historia de los sistemas de reemplazos

Hoy, quién ocupe el lugar del parlamentario que deja su puesto, no accederá a este por la vía de una elección complementaria, como se usaba en la época del “Naranjazo” y en general durante la vigencia de la Constitución de 1925.

Al entrar en vigencia el sistema electoral asociado a la Constitución de 1980, se creó un sistema binominal, en el que el principal mecanismo de reemplazo estaba dado por el compañero de lista que no logró ser electo. De tal modo, cuando el FPMR - Autónomo asesinó al senador Jaime Guzmán (UDI) en 1991, entró en su reemplazo Miguel Otero (RN), quien en la práctica había perdido la elección de 1989.  

“Antes de la reforma se elegía el reemplazo mediante un sistema que prefería al compañero de lista del candidato ganador, quien por el sistema binominal solía no ser electo y no ser del mismo partido”, explica Claudio Fuentes, doctor en ciencia política y profesor de la Universidad Diego Portales (UDP).

En opinión del académico, el cambio en los reemplazos que trajo la reforma de 2005 y que dio el cupo a los partidos y no a los compañeros de lista es “más natural de aceptar” y también menos compleja que realizar una elección complementaria, pero -explica Fuentes- no es la única receta en el mundo.

“También existe la figura en la que tú vas acompañado por alguien a la elección, entonces tú llevas tu nombre y el de tu reemplazante”, apunta Fuentes. De esta forma, en la eventualidad de que un parlamentario deje su cargo por el motivo que sea, quien lo reemplaza es un nombre ya fijado y también votado.

Este mismo mecanismo, según comenta el profesor de la UDP, está actualmente siendo utilizado dentro de los escaños reservados para la Convención Constitucional, específicamente en el caso de la paridad de género. “En el caso de los pueblos originarios para la Convención, el postulante, si es hombre, lleva una alternativa mujer en el caso de que se produzca un reemplazo para así cumplir con el sistema de paridad”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario