Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 22 de septiembre de 2020
Entrevista

Lonko Alberto Curamil: “Enfrentar a la empresa forestal me llevó a estar en prisión por 16 meses”

Paula Huenchumil (desde Curacautín)

captura-de-pantalla-2019-12-16-a-las-00.19.51.png

Alberto Curamil en su casa en Curacautín
Alberto Curamil en su casa en Curacautín

El Nobel Verde fue liberado y absuelto de todos sus cargos tras estar más de un año en prisión preventiva en la cárcel de Temuco. En una entrevista con INTERFERENCIA, desde su casa en Curacautin, habla de sus días en la cárcel, del rol que tomó su hija Belén Curamil y de Camilo Catrillanca, con quien figuraba en el Informe Policial Secreto, identificados como blancos a seguir.

Sábado 14 de diciembre, es el primer día que el lonko-autoridad ancestral mapuche- Alberto Pascual Curamil Millanao despierta en su casa tras estar más de un año en prisión preventiva en la cárcel de Temuco, Chile. En una íntima entrevista INTERFERENCIA conversó con el dirigente, quien se convirtió en un ícono de la lucha medioambiental.

Esa mañana se levantó muy temprano, para poder hacer llellipun en su territorio, una rogativa de significado simbólico para los mapuche. El lonko Curamil, ganador del Premio Medioambiental Goldman 2019- escogido para quedarse con la condecoración en representación de América Central y del Sur- lo que más valora de volver a la libertad es estar en su comunidad. “Acá uno desarrolla una vida, puede ver a su familia. Acá uno puede sentir todo lo que significa el mongen (existir o vivir) para nosotros”, dice Curamil.

Pasado el mediodía del viernes 13 de diciembre el Tribunal de Temuco lo absolvió de todos los cargos, también al werken (vocero) Álvaro Millalen, quienes fueron acusados de asaltar la Caja Compensación en Galvarino el 24 de abril de 2018. Cuatro meses después, el 15 de agosto de 2018, ambos dirigentes fueron detenidos tras allanamientos simultáneos luego de una denuncia anónima que los sindicaba a través del Plan Denuncia Seguro, dependiente del Ministerio del Interior.

Más de un año de investigación y un proceso judicial que se aplazó en cinco oportunidades dio como resultado que Alberto Curamil estuviese 16 meses en prisión preventiva, pese a ser inocente. Luego de la esperada decisión, Curamil, su familia y gente cercana de la comunidad del lof (comunidad) Radalko en Curacautín, fueron a la casa del lonko donde compartieron alimentos y comieron cordero para celebrar la noticia.

Alberto Curamil, el Nobel Verde y miembro activo de la Alianza Territorial Mapuche (ATM), una organización de base fundada en formas de organización propia mapuche, se muestra tranquilo, siempre confió en su inocencia. Los inicios de su lucha se remontan a comienzos de la década de 2010, cuando se anunció la construcción de los proyectos hidroeléctricos Alto Cautin y Doña Alicia en río Cautin. Los proyectos afectarían la zona de Curacautin y de haberse concretado, las centrales hubiesen desviado más de 500 millones de galones de agua diariamente, según señala el dossier “Violencia, castigo y boicot: La escalada de criminalización contra el Logko Alberto Curamil en Chile”.

En esta entrevista habla de sus días en la cárcel, del rol que tomó su hija Belén Curamil durante su prisión y de Camilo Catrillanca, con quien figuraban en el Informe policial secreto, revelado por Ciper, donde hay un cuadro de los líderes mapuche identificados como blancos a seguir.

“Estando en la cárcel llegaron dos hermanos baleados por Carabineros, pero un tercero- que yo no me lo esperaba- fue asesinado, ejecutado y ese era Camilo Catrillanca, un compañero de lucha, un hermano que caminó junto a mí. Un hermano que me vino a acompañar en este proceso de defensa y resistencia acá en Curacautín”.

-¿Qué sintió en el momento en el que los jueces decretaron su libertad?

Yo creo que fue un momento muy inestable por decirlo así en lo emocional. Nosotros estábamos claros de nuestra inocencia, sin embargo la acusación era muy grave. Estando privado de libertad por más de un año y sin pruebas, existe dentro de uno mucha impotencia de aquella injusticia.

Sentía la incertidumbre del fallo que se iba a dar en ese momento, porque cuando nosotros decidimos luchar y defender nuestro territorio es porque hay un invasor, un interés económico super poderoso que lucha contra nosotros. Por lo tanto, más allá del delito que se me imputaba, existe una persecución a mi persona. En ese sentido, teniendo clara mi inocencia de aquella acusación, también temía por el enemigo al cual estamos enfrentando, y que fue el que nos llevó a estar en prisión por dieciséis meses.

Internamente, como persona sentí un calor que me quemaba por dentro, fue parte de la emociones del momento.

-¿Tuvo alguna idea de lo que pasaría u optó por no hacerse expectativas en ese momento?

Como te decía, estaba confiado en mi inocencia de esa acusación, al mismo tiempo tenía plena confianza en la defensa que hicieron mis abogados, pero antes de ingresar al fallo, hablé con él que estaba muy nervioso, porque el enemigo es muy poderoso. Le dije que se mantuviera tranquilo, le manifesté que yo estaba muy conforme con la defensa que ellos hicieron. Yo iba seguro en mi absolución, sin embargo también estaba esa otra parte que podría significar un fallo en contra mi libertad.

liberacionlonkocramil_13.12_3.jpg

Familia y cercanos esperando la salida de Alberto Curamil del Tribunal de Temuco. Fotografía Catalina Mundaca.
Familia y cercanos esperando la salida de Alberto Curamil del Tribunal de Temuco. Fotografía Catalina Mundaca.

-Ha señalado en distintas ocasiones que existe una persecución política en su contra, ¿desde cuándo crees que existe eso y por qué?

La persecución política cuando uno lo dice de manera bien firme es porque nosotros también hemos asumido una lucha, un compromiso con nuestro pueblo, con nuestra existencia. En ese sentido, asumimos la defensa de nuestro territorio. 

En nuestro territorio existe mucha fuerza, recursos naturales, tenemos muchos mawidantos (montaña) muchos winkul (cerros, volcanes) existe muchos lawen (remedios). Muchas machis llegan a este territorio precordillerano para recolectar remedios para así poder sanar a aquellas personas que van en busca de mejoría para su salud. Dentro de esto existen fuentes de agua, ríos, como el Cautín, que se ven muy amenazados por empresas hidroeléctricas y de piscicultura. Eso significó tomar cierto protagonismo, cierto liderazgo por decirlo así, nos hicimos cara visible, porque también tenemos conocimiento de nuestro antepasados. Somos mapuche, soy hablante de mapudungun, hemos hecho lo posible por hacer llelipun, hacer nuestra rogativa que es algo super importante para nuestra existencia, nuestra cultura y para nuestros hijos que hoy están creciendo.

Por eso nos transformamos en un enemigo para el empresario, porque cuando tomamos en cuenta la medicina, los mahuidantos o weikul, es ahí donde las empresas forestales se quieren instalar, y es ahí donde han destruido todo el ecosistema.

Para nosotros es relevante defender el Itrofill Mogen (biodiversidad), pero como insisto cuando decidimos defender esto, nos ponemos en contra de la empresa forestal, y esas empresas trasnacionales tienen mucha influencia ante el poder político, quienes ordenan para reprimir a todos los que levantan para movilizarse y defender el Itrofill Mogen. Ahí es cuando sufrimos esta persecución de la fuerza policial que significó llevarnos a la prisión por más de un año.

-El día que fue detenido, ¿lo esperabas por lo que estás comentando?

Yo siempre me llegué imaginar llegar a enfrentar la prisión, pero nunca imaginé un tiempo tan prolongado, y menos imaginé que el persecutor me iba a hacer esta acusación como un asalto. Cuando nos acusan de un acto delictual, también pone en duda mi persona como lonko, como mapuche, como cara visible dentro de una movilización, en ese sentido no solo afecta mi vida personal y familiar, sino también un movimiento de defensa que hacemos por nuestro territorio. Eso es lo que hoy estamos enfrentando, como mucha dignidad, con orgullo, porque somos mapuche. 

-¿Su familia cómo enfrentó este proceso?

Uno cree estar preparado para enfrentar esta lucha, cuando nosotros decimos “somos mapuche” sabemos que hay algo super importante, significativo para la existencia de un pueblo. Uno decide luchar y dice "contamos con nuestra fuerza", sin embargo somos personas, somos humanos que tenemos muchos sentimientos, tenemos un corazón que late. A mi familia le tocó enfrentar esto, pero supo enfrentarlo, fueron valientes y también gracias al trabajo en equipo que hemos ido organizando con el resto de las comunidades.

-¿Y su proceso interno estando en la cárcel un año y cuatro meses?

Lo enfrentamos en conjunto con aquellos que estaban en la misma situación que yo. Nos tocó recibir a compañeros que llegaron heridos de un disparo por Carabineros, entonces por ahí tuvimos que juntar nuestra fuerza, nuestro conocimiento, para poder apoyarnos mutuamente, a base de mucha conversación y compartiendo muchas experiencias de lucha, porque éramos todos de territorios diferentes. Eso permitió unificar fuerzas y construir un camino para poder acortar también este proceso carcelario.

in.jpg

Alberto Curamil dirigiéndose a quienes lo acompañaron el día de la absolución. Fotografía Catalina Mundaca
Alberto Curamil dirigiéndose a quienes lo acompañaron el día de la absolución. Fotografía Catalina Mundaca

-Este año fue galardonado con el Premio Medioambiental Goldman 2019, ¿qué sintió al recibir este premio estando en prisión en la cárcel de Temuco?

Es un premio que no me lo esperaba en realidad, mucho menos estando en prisión. No imaginaba que existía un organismo en el extranjero, de Estados Unidos, que se preocupa en la conservación de los recursos naturales, ellos consideraron mi lucha, mi trabajo.

Creo que fue súper importante, super fuerte a la vez, porque le tocó asumir mi representación a mi hija. Como lo he dicho anteriormente, ella era super pequeña antes, tuvo que crecer, tuvo que asumir un trabajo que tampoco se lo esperaba. Venimos de una familia muy fuerte que siempre ha luchado por su territorio, por lo tanto todo ese conocimiento y fuerza, ayudó a enfrentar esa situación.

-¿Pudiste ver el discurso de Belén recibiendo el premio?

Días posteriores a la entrega de aquel premio pudieron ingresar un pendrive y ahí pude ver dentro de la cárcel todo lo que significó esa jornada. Fue muy emocionante para todos los que estábamos privados de libertad, ver a mi hija representándome en el extranjero. Más aún la emoción no paró ahí, después en la visita de familiares al interior de la cárcel, llegaron muchas lamngen a felicitarme por mi hija porque también se sintieron representadas. La emoción fue fuerte y me sentía muy orgulloso. Mi hija dio la cara y se enfrentó hasta el día de mi libertad.

Cuando digo que mi hija era ayer pequeña y hoy grande, yo lo digo desde lo más profundo de mi ser. Ayer, al escuchar y ver después la imagen de lo que ella dijo, creo que hizo el trabajo muy bien, representó a una comunidad y a un territorio de forma clara, con mucha potencia, con mucha emoción también, lo supo hacer. Representó a la familia, a la comunidad, al territorio, a un pueblo y por qué no decirlo, a muchas lamngen. Me llena de orgullo, como padre de Belén Curamil.

-Estando en la cárcel el Carabineros de Chile asesinó a Camilo Catrillanca, ¿cómo vivieron ese momento?

Nosotros caímos en prisión teniendo en cuenta la persecución que existía junto a Camilo Catrillanca, porque estábamos en un mismo listado paralelo a la persecución de lo que significó el famoso montaje de Huracán. 

Estando en la cárcel llegaron dos hermanos baleados por Carabineros, pero un tercero- que yo no me lo esperaba- fue asesinado, fue ejecutado y ese era Camilo Catrillanca, un compañero de lucha, un hermano que caminó junto a mí. Un hermano que me vino a acompañar en este proceso de defensa y resistencia acá en Curacautín. Él estuvo acá conmigo. También hay una cercanía familiar ahí, así que para mi fue super fuerte y para todos lo que estábamos en ese momento, porque Camilo era conocido de todos nosotros, era conocido de Millalen, de Cáceres Salamanca, de los otros hermanos que estábamos en la cárcel. Tuvimos que tomar el acuerdo de manifestarnos dentro la prisión, donde fuimos reprimidos por Gendarmería, fuimos ingresados dentro de un calabozo dentro de la cárcel de Temuco, pero lo enfrentamos dignamente porque era lo que había que hacer por Camilo, no nos íbamos a quedar de brazos cruzados lamentándonos.

Al Estado de Chile no le vamos a pedir que hagan justicia porque no lo van a hacer, la justicia la tiene que hacer el pueblo, la justicia la tiene que hacer la gente consciente que hoy lucha contra el capitalismo y contra el sistema político que nos reprime, un sistema muy desigual para el pueblo chileno.

lamina-1-1-1024x565.jpg

Informe policial secreto. Ciper
Informe policial secreto. Ciper

-Respecto a ello ¿qué opinión te merece el denominado “estallido social”?

El estallido social yo no me lo esperaba, siempre estuvimos atentos ante todas las movilizaciones que hacían diferentes grupos que no habían logrado lo que consiguieron los estudiantes que decidieron evadir el metro allá en Santiago. La gente reaccionó, la gente se movilizó y eso nos fortaleció mucho dentro de la prisión.

Producto de la misma movilización también cayeron gran parte de nuestros hermanos de la región, principalmente en Temuco, y de hecho pude compartir y rescatamos a un peñi muy joven, Rodrigo Queipul, que cayó por protestar en los días de estado de excepción, hasta el día de hoy él se mantiene privado de libertad, esperamos que salga en libertad pronto. 

El estallido social no lo provocó la ciudadanía, lo provocó la desigualdad de condiciones que vive Chile, las clases políticas provocaron toda esta situación y el pueblo es digno. Hoy se que hay muchos hermanos privados de libertad, desde el Wallmapu, desde el lof Raldalko , desde el territorio de Curacautín pedimos la libertad también para ellos que están en diferentes cárceles de Chile por exigir justicia e igualdad.

-Después de todo lo que ha pasado, ¿continuará en su rol dirigencial y político?

Por supuesto que sí, vamos a seguir movilizándonos acá, de lo contrario seríamos unas personas inconsecuentes. Nosotros somos personas que somos muy fiel a lo que decimos. Hoy hay comunidades al interior de los predios recuperando sus territorios que están usurpados por colonos que el Estado de Chile vino a imponer acá y esperamos prontamente hacernos parte de ello también. Seguiremos reivindicando nuestro territorio, recuperando, lo que es parte de nuestro derecho de existencia como pueblo nación mapuche.

liberacionlonkocramil_13.12_5.jpg

Alberto Curamil junto a su esposa Isabel Cañio. Fotografía Catalina Mundaca
Alberto Curamil junto a su esposa Isabel Cañio. Fotografía Catalina Mundaca

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Esto dijo Ercilla de Kalfulinkan: "Tenía un ojo sin luz de nacimiento/como un fino granate colorado/pero lo que en la vista le faltaba/en la fuerza y esfuerzo le sobraba" Esto puso Neruda en boca de Leftraru: "Dame tu río extranjero malvado/dame tu valor de gran tigre/dame en tu sangre tu cólera/dame tu muerte para que me siga y lleve el espanto a los tuyos/dame tu caballo y tus ojos/dame tu tiniebla torcida/dame el aire donde respira el canelo,señor florido". De esto se trata "Forestal Mininco compra bosque en pie u orilla para 200.000 m3ssc Eucalyptus Nitens provenientes de Octay y Ensenada"" Mis respetos a mi peñi Piedra brillante,desde Angelmó a orillas del Rilankahuin

Añadir nuevo comentario