Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 24 de mayo de 2020
Perfil literario

Los libros de Joaquín Lavín, el cuestionado alcalde Opus Dei de la UDI

Javier García Bustos

lanzamiento_de_chile_sociedad_emergente.jpg

Lanzamiento de Chile, Sociedad Emergente. Foto: El Mercurio, 1989.
Lanzamiento de Chile, Sociedad Emergente. Foto: El Mercurio, 1989.

El actual edil de Las Condes, militante de la UDI y exfuncionario designado de la dictadura, hoy es apuntado por la Contraloría, debido a sus permanentes apariciones en matinales de televisión. Su libro Chile: Revolución Silenciosa fue un bestseller tras vender más de 100 mil ejemplares. Defensor del legado de Pinochet, también es autor de un perfil sobre Miguel Kast y del título El Enriquecimiento de las Personas en Chile.

“Dicen que juntos son dinamita”, anuncia Tonka Tomicic en el matinal de Bienvenidos. Están tras las cámaras Joaquín Lavín y Francisco Vidal. Comienzan los aplausos y entra al estudio la dupla Lavín-Vidal.

Siempre sonriente, el actual alcalde de Las Condes y militante de la UDI, saluda y golpea el hombro de los otros panelistas y conductores del matinal de Canal 13, donde es un asiduo visitante. “Hoy día traje a la derecha”, dice entre risas Francisco Vidal, profesor de historia y exministro de los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

“Hacía falta”, se oye el comentario del periodista Polo Ramírez.     

Además, de compañeros del matinal Bienvenidos, la dupla Lavín-Vidal es parte del programa Polos Opuestos de radio El Conquistador. A veces, por la noche, se les puede ver en el programa de televisión Mentiras Verdaderas, de La Red.

Pero a Joaquín Lavín, el economista y supernumerario Opus Dei, de 66 años, quien entre 1979 y 1981 fue decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Concepción,-designado por Augusto Pinochet-, es común verlo a diario también en otros matinales: el Buenos Días a Todos de TVN; en el Mucho Gusto, de Mega, y Contigo en la Mañana, de Chilevisión.

El pasado martes, la Contraloría General de la República se pronunció con respecto a la participación de los alcaldes en programas de radios y televisión en horario laboral señalando que “además de frivolizar la función pública, puede implicar distraer indebidamente tiempo que debe destinarse a las labores propias de la autoridad municipal”.

Así fue como comenzaron las críticas en redes sociales a los alcaldes, donde el principal apuntado era Joaquín Lavín. El político, quien va todos los días a misa, casado con María Estela León, con quien tiene siete hijos (una de ellas, Paulina, es monja católica y vive en México), además de estudiar Economía en la U. de Chicago (EEUU), estudió Periodismo en la Universidad de Chile. Durante los 80, Lavín fue editor de Economía y Negocios del diario El Mercurio. Lavín también es autor de varios libros.

Al parecer Francisco Vidal no siempre fue una figura cercana a Lavín, quien es uno de los fundadores de la Universidad del Desarrollo. En noviembre de 1987, Lavín publicó el libro Chile: revolución silenciosa por editorial Zig-Zag. Al año siguiente, Vidal escribió una carta en el periódico Fortín Mapocho titulada “Libro poco importante”.

Allí apunta, entre otras cosas,  que “con la lectura de dicho texto se corrobora la certeza que el modelo político-económico impuesto en los últimos 14 años ha fracturado nuestro país”. El ex ministro de Defensa de Bachelet escribe: “El Chile del señor Lavín producto, en verdad, de una revolución no tan ‘silenciosa’, es el país de la minoría que coexiste con el país de la mayoría ‘silenciada’”.

Sin embargo, Vidal no fue el único que escribió sobre el libro. Andrés Allamand señaló en febrero de 1988, en La Tercera: “Chile debe ser elogiado en el exterior no solo por sus logros económicos, sino también por sus avances políticos”. 

Según medios de prensa de la época, Chile: revolución silenciosa habría vendido más de 132 mil ejemplares “en su versión en castellano y en inglés”. Todo un bestseller para la industria editorial local. Incluso llegó a editarse una portada donde se lee: “20 semanas primero en ventas: 114.000 vendidos”.

El problema de la Riqueza

Formado en los Padres Franceses en su etapa escolar, tras estudiar Economía en Chicago, Lavín fue un aliado de la dictadura. Su lealtad le permitió ser condecorado por Augusto Pinochet en el simbólico encuentro en la cima del Cerro Chacarillas, en 1977. Al dictador también lo defendió cuando estuvo arrestado y viajó a acompañarlo a Londres, Inglaterra, en 1998.

Entrevistado por la revista Cosas, en 1989, Lavín aseguró que “el Presidente Pinochet no se transa ni se negocia”. En la misma entrevista le preguntaron “¿De qué manera ha influido en usted pertenecer al Opus Dei?”. La respuesta: “Ha influido mucho porque la idea central del Opus Dei es tratar de ser cada vez mejor, más santo”.

Durante los 80, Lavín escribió varios libros. Iniciando la década publicó la obra El Enriquecimiento de las Personas en Chile (1980). El problema de la riqueza no estaba, según Lavín, en que ésta sea mala o buena en sí misma, sino en la manera de obtenerla. “La riqueza así lograda no solo se hace a costa de otros, sino que representa además un beneficio para el resto de los ciudadanos”, afirmaba en revista Qué Pasa.

En 1986, el excandidato presidencial publicó con la editorial Zig-Zag el título Miguel Kast, Pasión por Vivir. En él elabora un elogioso perfil biográfico sobre el exministro de Pinochet, economista que formó parte de los Chicago Boys, fallecido en 1983. Miguel Kast era hermano de José Antonio Kast, quien hoy lidera el Partido Republicano.

“La historia de una familia que llega a Chile pobremente y que empieza a surgir de la nada, a costa de esfuerzo y trabajo”, narra Joaquín Lavín en referencia al origen alemán de los Kast y puntualiza que Miguel Kast fue “gestor de las principales reformas de este país”. 

Sobre el libro de Lavín, apuntó Hugo Montes en La Tercera: “No cuesta nada leerlo, y éste ya es mérito del autor, que supo presentar este inmenso anhelo de vida”.

En 1989, Lavín publicó junto a Luis Larraín, por esos días ministro de Odeplan, el ejemplar Chile Sociedad Emergente. Una nota de octubre del 89 de El Mercurio señalaba: “Según Joaquín Lavín y Luis Larraín, la obra no pertenece a ellos, como autores del libro, sino a Augusto Pinochet como líder de un país que en 16 años se transformó en la sociedad más pujante de América Latina”.

Era octubre de 1989 y la dictadura tenía los días contados. Lavín y Larraín presentaron su libro en un centro de eventos en Las Condes, donde llegó Augusto Pinochet. En la ocasión, hizo una introducción de su contenido Hermógenes Pérez de Arce. Entre los presentes figuraba el brigadier Jorge Ballerino y el coronel Cristián Labbé.

Al terminar la ceremonia, los hijos de los autores,- entre ellos Joaquín Lavín León, hoy diputado-, hicieron entrega “al Presidente Pinochet el primer ejemplar del libro”, según consignó la prensa de la época.

En su página web llama la atención que Joaquín Lavín omite sus libros. No están en su Currículum Vitae. Lo que sí aparece en “Datos y curiosidades” es que es fanático de la Coca-Cola y el café. También que entre sus numerosos programas como alcalde están las iniciativas “que marcaron su liderazgo” como la construcción de “playas artificiales”, “lluvia” tras el “bombardeo de nubes” y la entrega de más de un millón de “Botones de pánico”.

Fragmentos de sus libros

“La historia y evolución económica de las sociedades han mostrado que el Estado constituye uno de los mejores aliados -si no el mejor- que las empresas pueden encontrar para realizar negocios fáciles a expensas del grueso de la población (…) Cada privilegiado y cada excepción tuvo un costo que debió ser pagado, especialmente, por aquellos que actualmente se encuentran en la extrema pobreza”.  

(De El enriquecimiento de las personas en Chile)

 

“El progreso trae consigo cambios profundos que modifican el modo de vida de la familia. Las mayores alternativas disponibles se traducen en que el tiempo sea cada vez más escaso, y la vida, por tanto, cada vez más rápida. Las mujeres, que disfrutan de un acceso creciente a mejores niveles de educación, pueden aspirar a sueldos más altos, lo que hace más difícil –‘más caro’, en lenguaje de economista-, su permanencia en el hogar”.

(De Chile: revolución silenciosa)

 

“En los últimos dos años, el desarrollo de la mentalidad empresarial entre los jóvenes ha sido sorprendente, dando lugar a congresos de nuevos empresarios, concursos de proyectos de nuevas Empresas, desarrollo de fondos de capital de riesgo, y diversas otras iniciativas. A consecuencia de esta valoración creciente del rol del empresario, muchos de ellos son hoy invitados frecuentes a programas de televisión, o mantienen columnas en los diarios…”.

(De Chile: revolución silenciosa)

 

“Los chilenos comienzan paulatinamente a vivir con muchas más opciones que en el pasado. La sociedad de ‘esto o el otro’, con dos o tres alternativas como máximo, ha sido superada por una nueva sociedad de ‘opciones múltiples’, en que es posible elegir entre las más diversas posibilidades. Estábamos acostumbrados a jubilar en la Caja de Empleados Públicos, el Servicio de Seguro Social o la Caja de Empleados Particulares; a confiar nuestra salud al Servicio Nacional de Salud o al Servicio Médico Nacional; a estudiar en la Universidad de Chile, Católica o Técnica; a ver televisión en el canal 13, el 11 o el 7. Hoy la situación es muy distinta: podemos jubilar en la Asociación de Fondos de Pensiones (AFP) que elijamos, entre más de diez distintas; confiar nuestra salud al instituto de salud previsional que queramos, de entre cerca de veinte”. 

(De Chile: revolución silenciosa)

 

“La estricta separación entre accionistas, ejecutivos y trabajadores está borrándose lentamente. A través de ingeniosos mecanismos, en el Chile de hoy miles de trabajadores han pasado a ser accionistas de las empresas en que trabajan, en tanto que comienzan a adoptarse prácticas, existentes en Estados Unidos, que dan participación a los ejecutivos en la propiedad a través de premios en acciones”.

(De Chile: revolución silenciosa)

 

“El pensamiento político del joven Miguel Kast se vio, sin duda, influido por la particular situación familiar que le había tocado vivir. Su primera participación en la política activa se remonta a la campaña presidencial de 1964, con ocasión de la candidatura de Eduardo Frei. La experiencia de la guerra en Alemania y la posterior ocupación soviética con sus consecuencias en materia de libertades personales, era algo sobre lo que Miguel escuchaba hablar a su padre desde niño. Esto hizo que madurara en él un fuerte sentimiento anticomunista”.

(De Miguel Kast, Pasión por vivir)

 

“Miguel había recibido en su hogar una sólida formación católica, caracterizada sobre todo por una fuerte devoción a la Virgen María, muy arraigada en la Bavaria alemana. Luego de salir del colegio, en el que participó en la organización de las Comunidades Cristianas, y ya en la Universidad, decidió que debía seguir formándose espiritualmente. De esa época recordaría más tarde los viajes desde la casa de avenida Suecia que, junto con su hermana Bárbara, y Joaquín Ruimalló, hacían al Mes de María en la Iglesia de El Bosque (…). Por razones familiares, Miguel conocía desde niño el Movimiento de Schoenstatt, fundado en Alemania por el sacerdote José Kentenich, y decidió ingresar a uno de sus grupos. El asesor de la juventud del Movimiento era el sacerdote Francisco José Cox, actual Obispo de La Serena, quien llegó a ser después uno de los mejores amigos de Miguel”.

(De Miguel Kast, Pasión por vivir)

 

“A comienzos del gobierno militar se formaron dos consejos de Ministros, presidido cada uno de ellos por un integrante de la Junta de Gobierno: el Comité Económico, a cargo del Almirante José Toribio Merino y el Comité Social, encabezado por el general Gustavo Leigh. En ambos casos Odeplán actuaba como Secretaría Técnica, cargo que en el Comité de Política Social recayó en Miguel Kast”.

(De Miguel Kast, Pasión por vivir)

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

En las universidades del período Pinochet , "Revolución Silenciosa" era material de lectura obligatoria, de ahí el alto volumen de ejemplares vendidos

Añadir nuevo comentario