Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 4 de junio de 2020
Fue declarado reo a fines de los ‘70

Malversación de fondos: el prontuario militar del padre del actual jefe del Ejército, Ricardo Martínez

Diego Ortiz

Comandante en jefe del ejército, Ricardo Martínez Menanteau

Comandante en jefe del ejército, Ricardo Martínez Menanteau
Comandante en jefe del ejército, Ricardo Martínez Menanteau

En 1978 el entonces coronel Carlos Martínez Aguirre fue condenado por percibir fondos correspondientes al arrendamiento de maquinarias de la institución, utilizar 25 vigas de madera provenientes de la Comandancia para construir su casa y obtener dinero de cuentas a rendir de la Tesorería para su beneficio personal. A pesar de esto, fue absuelto el mismo año y se le aplicó -sin justificación- la Ley de Amnistía.

En 2018, a sólo un año de asumir la comandancia en jefe del Ejército, el general Ricardo Martínez Menanteau ya acumulaba varios sinsabores. Acusaciones por uso irregular de dineros fiscales en viajes y el polémico homenaje realizado de manera espontánea en la Escuela Militar a Miguel Krassnoff, condenado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura, marcaron su primer año de mando.

Poco después de ese episodio, el general Martínez destituyó como jefe de la Escuela Militar al coronel Germán Villarroel Opazo.

Pero a ese acto, previo al 18 de octubre, se sumó después el rechazo de la institución a retirar homenajes y fotos del general Manuel Contreras de distintas instalaciones militares, acaso el miembro del Ejército con más condenas por graves violaciones a los Derechos Humanos en la historia de Chile.

Como sea, la actuación del comandante en jefe ha sido errática en temas clave para el país y ha llevado a preguntarse quién es, realmente, el general Martínez.

A fines de 2018, La Tercera publicó un artículo biográfico sobre él, donde se mencionó brevemente la carrera militar de su padre, el coronel Carlos Martínez, quien falleció en 1999. “Las versiones sobre su perfil son variadas según a quién se le pregunte. Se le ha tildado de ‘antipinochetista’. Incluso se informó que su padre fue detenido durante el régimen de Augusto Pinochet”, afirma ese reportaje.

Algunos altos oficiales señalan que una parte de la carrera del actual jefe del Ejército desde el año 1990 se vio favorecida por el hecho de que su padre había sido detenido durante la dictadura. Ello le habría servido para ir escalando posiciones dentro de la institución y, sobre todo, de cara a las autoridades civiles.

Familia militar

Lo cierto es que lo que ocurrió con Carlos Martínez Aguirre durante la dictadura no fue una simple detención, y tampoco fue motivada por disidencias con Pinochet, como algunos círculos han sostenido durante las últimas décadas.

El entonces coronel Martínez fue detenido en 1975 y cumplió 236 días en prisión preventiva durante la tramitación de una causa relacionada a delitos económicos.

El 10 de marzo de 1978, Martínez Aguirre fue condenado por el 2º Juzgado Militar de Santiago a 541 días de presidio menor en su grado medio por el delito de malversación de caudales públicos y a la pena de 41 días de prisión en su grado máximo como autor del delito de incumplimiento de deberes militares. Sin embargo, el Juzgado determinó la remisión condicional para la pena, quedando libre y bajo vigilancia por 1.164 días.

Esta última resolución tampoco se cumplió, puesto que la corte marcial optaría por aplicarle la Ley de Amnistía, el decreto promulgado por el dictador Augusto Pinochet, el cual otorgaba un perdonazo a todos los militares quienes hubiesen incurrido en hechos delictuosos durante el periodo entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978. Los hechos delictivos en que incurrió Martínez Aguirre tuvieron lugar en fechas anteriores a los comprendidos por la norma, siendo delitos que, de acuerdo con el artículo 3 de ésta, no están comprendidos en la Ley de Amnistía -la cual excluye de amnistía, por ejemplo, el parricidio, infanticidio, violación y, también, la malversación de caudales o efectos públicos-,  entre otros.

Los Martínez

La familia del comandante en jefe del Ejército ya había sido objeto de críticas en la sociedad civil. El 11 de diciembre de 2018, INTERFERENCIA reveló las millonarias pensiones que ostentan cuatro de los cinco hermanos de Ricardo Martínez Menanteau, todos militares en retiro. Carlos Patricio Martínez Menanteau registra una pensión de $2.643.377, Leticia Martínez Menanteau una por $2.283.794, Rafael Martínez Menanteau por $2.351.546 y Alicia Martínez Menanteau cierra la lista recibiendo $1.892.154 mensuales en jubilación.

Por otro lado, Radio Bío Bío publicó en enero de 2018 un reportaje donde se hace mención a irregularidades en el pago de viajes y viáticos de Martínez Menanteau durante el tiempo en que se desempeñó como general de División y subjefe del Estado Mayor Conjunto. Durante este periodo, viajó 30 veces dentro y fuera de Chile, significando un gasto de más de 120 millones de pesos para el Estado. El medio dio cuenta que todos los vuelos al extranjero del militar "de acuerdo a cotizaciones similares que realizó Bío Bío, corresponden a los precios más elevados disponibles de la categoría business o ejecutiva, una clase exclusiva que sólo está reservada para jefes de servicio en el ámbito público". Martínez, como explica la radio, no cumplía este requisito.

Este medio accedió a la resolución y sentencia del padre de la familia Martínez Menanteau, así como también a la apelación del fisco para dejar sin efecto la amnistía que se le aplicó al coronel Martínez y la posterior denegación de esta. La sentencia prueba una serie de hechos delictuales cometidos por el entonces comandante del Batallón Aconcagua, hechos que luego fueron pasados por alto por la justicia militar al otorgar la amnistía al padre del actual comandante en jefe del Ejército.

El batallón Aconcagua

De acuerdo con su hoja de vida militar, el 3 de febrero de 1972, Carlos Martínez Aguirre pasó a ser comandante del Batallón de Ingenieros del Ejército N°2 “Aconcagua” en Quillota. Designado como la mayor autoridad en ese batallón, el comandante Martínez incurrió en una serie de irregularidades y hechos delictivos, descritos y comprobados en la causa número 1877-74 sentencia 245 del Segundo Juzgado Militar de Santiago.

En junio de 1973 Martínez envió desde Quillota un camión fiscal con personal de la unidad que comandaba a la ciudad de Concepción. El objetivo del viaje era adquirir una partida de maderas finas para reparar construcciones de la unidad, desembolsando más de 657 mil escudos. La sentencia indica que “una vez llegada la carga al Regimiento e ingresada al cargo respectivo, Martínez ordenó que la totalidad de la madera fuera llevada a su casa particular en construcción, siendo utilizadas en la misma”.

Luego, el documento judicial indica que el entonces comandante Martínez ordenó la demolición del Pabellón de Comandancia del Regimiento, donde se apropió de 25 vigas de pino oregón incorporados en la construcción de su casa particular. “Los materiales no fueron dados de baja ni adquiridos por Martínez”, se afirma en la sentencia.

Durante el periodo que el padre del comandante en jefe estuvo al mando del regimiento, se acreditó el arriendo de maquinaria del Ejército a empresas y particulares por la suma de 2.599,100 escudos, monto que no ingresó a las arcas fiscales. Para hacerlo, Martínez Aguirre celebraba contratos con las empresas sin contar con la aprobación de superiores y cobrando los pagos sin emitir recibos o facturas. Sin embargo, una vez constatados y estudiados los hechos por parte de la institución militar, Carlos Martínez devolvió la suma apropiada indebidamente.

Como antecedente de la conducta delictual del entonces comandante se suma una Orden de Oficiales dictada por Martínez, la N° 3 de junio de 1972. En esta el comandante ordena una serie de instrucciones y medidas para el 2° Comandante, enfocadas en restringir agudamente la capacidad fiscalizadora del segundo a cargo. Se le prohíbe “facilitar al personal civil o militar materiales, personal, vehículos, elementos o maquinaria sin el consentimiento expreso de la unidad; el uso y empleo de vehículos sin su autorización; suministrar cualquier tipo de información; emplear personal en labores ajenas al Cuartel y a su servicio; las reuniones sociales en los casinos sin su autorización”.

Para la construcción de su casa, Carlos Martínez Aguirre utilizó personal de su batallón sin dejar constancia alguna de los trabajos, siendo cancelados los sueldos de dichos militares por el fisco y en desmedro de sus labores. Además de utilizar al personal para labores de carpintero, electricista y albañil, Martínez Aguirre envió al entonces Sargento Primero Luis Chacana a cuidar su casa de veraneo en Caldera, en el norte del país, lugar donde permaneció por ininterrumpidamente por casi 10 meses, sin recibir ningún tipo de instrucción militar.

Otro punto que destaca el Juzgado Militar como hecho comprobado es el uso de camiones del regimiento, con su respectivo personal militar, para el acarreo de materiales y elementos de construcción, tarea costeada por el fisco y exigida solo mediante órdenes verbales.

El Teniente José Pinto, incluso, declara que Martínez habría usado cerca de 9.000 litros de bencina para uso personal, restituyendo apenas 1.000 litros a su batallón.

Revise aquí la sentencia que recibió el coronel Carlos Martínez Menanteau, la solicitud de apelación del Fisco a su absolución y la posterior confirmación de la aplicación de la Ley de Amnistía.

-Sentencia y condena de coronel Carlos Martínez Menanteau 

-Apelación del Fisco a absolución de coronel Carlos Martínez Menanteau

-Denegación a apelación y absolución resultante de coronel Carlos Martínez Menanteau mediante Ley de Amnistía

 

Adjuntos: 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Estos mafiosos...q explicación pueden dar... quien va a leer su carta llena de falsedades...ya nadie le cree nada al ejército .ni menos a los políticos ya se destapo la olla todos despertamos y ellos no hicieron mas q confirmar q son unos delincuentes ...ladrones .y mutiladores de su propio pueblo... No

Añadir nuevo comentario