Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 28 de octubre de 2020
Crisis del 10%

Ni tan divididos: facciones UDI se unen tras bambalinas con el fin de que Lavín sea el próximo Presidente

Victor Herrero A.

La reprimenda a los diputados que votaron a favor del retiro de las AFP dejó heridas profundas en la UDI. Pero detrás de ello opera una fuerza aún mayor: lograr que por primera vez en su historia la UDI llegue a La Moneda.

El pasado sábado 11 de julio el Presidente Sebastián Piñera convocó por separado a las directivas de los partidos oficialistas en un intento por convencerlos de dar marcha atrás a la votación que unos días antes había dado luz verde al retiro del 10% de los ahorros de las AFP de más de siete millones de cotizantes.

Para persuadirlos de rechazar en una nueva votación esta iniciativa, La Moneda presentó a última hora una nueva oferta de alivio a la clase media. La respuesta de una parte importante de la ciudadanía fue un intenso cacerolazo en rechazo. Y llegada la votación, el proyecto se volvió a aprobar con 13 votos de diputados oficialistas de RN y la UDI, esparciendo sal sobre la herida abierta de La Moneda.

Pero lo que pasó inadvertido ese sábado es que la delegación de la UDI que concurrió al palacio de gobierno no sólo estaba integrada por las presidenta de ese partido, Jacqueline van Rysselberghe. Ella venía acompañada del senador Juan Antonio Coloma, uno de los ‘coroneles’ de ese partido, el diputado Patricio Melero, y el ex diputado y ex presidente de ese conglomerado, Ernesto Silva Méndez.

La participación de este último, que pasó inadvertida para muchos, causó extrañeza en círculos políticos de la UDI y el gobierno. Esto porque Silva -hijo del histórico dirigente y cofundador de la UDI, Ernesto Silva Ballafuy, quien se suicidó en agosto de 2011- es padrino de la camarilla de legisladores jóvenes de ese partido que se oponen a la conducción de Van Rysselberghe.

Al interior de ese partido se les conoce como “los iluminados”. Y su padrino es precisamente Silva, quien desde la Universidad del Desarrollo, ha contribuido a financiar las campañas de este grupo. Entre los “iluminados” figuran Javier Macaya, Jaime Belollio, Jorge Alessandri, Guillermo Ramírez Juan Antonio Coloma hijo, María José Hoffmann, entre otros. Es la camarilla que esta semana se cuadró y votó en contra del retiro del 10% de las AFP.

Sin embargo, la aparición conjunta en La Moneda de la timonel de la UDI y de Ernesto Silva transparentó un punto crucial. Aun siendo rivales al interior de ese partido, ambos se están cuadrando en pos de un objetivo mayor: que Joaquín Lavín sea el próximo Presidente de Chile.

De hecho, en las últimas semanas se ha producido al menos dos hechos que apuntan a que existe un diseño para favorecer a Lavín. La crítica pública de la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, al intendente de la Región Metropolitana Felipe Guevara, o a la abstención de Joaquín Lavín junior que permitió anular el veto presidencial a la iniciativa de prohibir el corte de servicios básicos, son señales respecto al consenso pro-Lavín. “Detrás de esto hay un diseño político”, afirma un asesor y militante de la UDI.

Alianza tácita

El acuerdo no escrito entre Jacqueline van Rysselberghe (JVR) y Ernesto Silva es la de enterrar el hacha de la guerra interna con el fin de centrarse en el objetivo mayor: potenciar a candidatura presidencial de Joaquín Lavín.

Pero en este contexto, ¿cómo se puede interpretar que JVR haya pedido que los cuatros diputados de su partido que votaron a favor del retiro del 10% sean pasados al tribunal disciplinario de ese conglomerado?

Por un lado, todo indica que la jefa de ese partido, pese a sus declaraciones públicas, quiso asegurarse de que en La Moneda supieran que en la UDI ya no se cuadran gratuitamente con el ejecutivo. “Este gobierno nos ha maltratado una y otra vez, pese a nuestra lealtad”, señala un dirigente de ese partido. “Ya no estamos dispuestos a dar sin recibir”.

En privado, varios dirigentes y personas cercanas a la cúpula de la UDI aseguran que el castigo a los votos disidentes es más show que un reto real. “Ella lo tenía que hacer para enviarle una señal a los empresarios más duros”, afirma uno de ellos. “No hay que olvidar que la UDI se financia con estos empresarios, que si no les gusta nuestra política, se irán con Evópoli”.

Lo que llama la atención en medio de la agitada actualidad política, es que todo indica que la coalición Chile Vamos ya dio por terminado el gobierno de Piñera.

Numerosos representantes de la UDI y RN consultados por nuestro medio aseguraron que dan por perdido el gobierno, centrándose en las presidenciales de fines de 2021. Otros son más pesimistas y creen que el gobierno de Piñera -asediado y criticado desde la izquierda y la derecha- tal vez no logre llegar a marzo de 2022.

Hundido en las encuestas, Piñera está siendo bombardeado por la derecha dura -que le reprocha falta de mano dura-, por la izquierda -que lo considera un mandatario que ha violado gravemente los derechos humanos como no sucedía desde la dictadura, y por el centro político, que le reprocha dejar botada a la clase media en medio de la peor pandemia en un siglo.

Malestar interno

A estas altura está claro que una parte importante de RN y la UDI ha decidido irse en contra de su propio gobierno. Ciertamente , el cálculo electoral desempeña un papel en esto.

Pese al acuerdo tácito entre ambas facciones de UDI, lo cierto es que la votación por el 10% dejó heridos en el camino. “Yo no puedo estar en un partido donde te amenacen por cómo votar. Esto lesiona nuestra convivencia y nos pone contra la espada y la pared”, afirmó molesto el senador de la UDI, Iván Moreira, respecto a la decisión de ayer de someter a los cinco diputados de la UDI que votaron a favor del retiro del 10%.

En conversación con nuestro medio, el diputado Javier Macaya aseguró: "Creo que esta medida es una. señal, y las señales son importantes. Porque se trata de un tema de principios en la interna del partido y es necesaria una reflexión profunda no solo en la UDI, sino que en todos los partidos de Chile Vamos y el comité político . Me parece que es una forma válida de enviar esa señal".

*Laura Landaeta y Camilo Solís contribuyeron a este artículo.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Comencé leyendo este diario con mucho entusiasmo, a raiz de su entrevista a Sweet, A poco andar quedé perplejo y la lista de publicaciones recomendadas me dejó listo. Otro periódico de izquierda trasnochada y resentida, Carente de autocrítica y sumergida en el lloriqueo indemnizatorio. Una lástima, parecía mejor.

Añadir nuevo comentario