Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 26 de mayo de 2019
Revolución científica

"Paciente Londres" podría convertirse en la segunda persona curada del VIH en el mundo

Catalina Mundaca

VIH.jpeg

Interferencia
Interferencia

Aunque aún es muy pronto para afirmar sin lugar a dudas que el paciente está totalmente curado, luego de un trasplante de médula y a 18 meses de haber dejado el tratamiento antirretroviral, los médicos no encuentran rastros de VIH en su organismo. Por lo mismo, los científicos creen que todavía se está lejos de una cura -y menos una que sea masiva, pues varios otros casos fallaron- y hablan de una "remisión" del virus.

El paciente, que por motivos de protección a su identidad ha sido identificado como el "Paciente Londres", fue diagnosticado con VIH el año 2003, pero no fue hasta dos años después que comenzó con tratamientos antirretrovirales. Además el año 2012 el paciente desarrolló un agresivo linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que ataca el sistema linfático.  

Por este motivo el paciente fue sometido, hace tres años, a un trasplante de médula ósea, pero el donador de las células madres tenía una mutación genética en el cromosoma CCR5, denominada como CCR5 Delta 32, el que causa la resistencia al virus de inmunodeficiencia humana (VIH). 

El gen CCR5 es sindicado como clave en el tratamiento del VIH ya que este produce y actúa junto a la proteína Cas9. El VIH utiliza esta proteína para adherirse a la membrana de las células e inyectar su material genético para infectarlas.  

El bloqueo de esta proteína y su reemplazo por Delta 32 impide que el virus pueda adherirse para penetrar en los linfocitos T CD4, células que son su vía de entrada al organismo.

Anteriormente se registró un caso similar, doce años atrás el "Paciente Berlín" fue la primera persona en someterse al trasplante de médula que además de curarlo del cáncer que padecía lo curó del VIH. 

El tratamiento del paciente Berlín, que posteriormente fue reconocido con su verdadero nombre, Timothy Brown, tuvo varias similitudes con el Paciente Londres. La primera de ellas es que ambos desarrollaron cáncer por lo que el trasplante de médula era la única posibilidad de tratamiento.  

En ambos casos los pacientes sufrieron síndrome de injerto contra el huésped, el que consiste en que las células madres del donante atacan al receptor del trasplante. Sin embargo, los organismos de ambos pacientes lograron aceptar las células madre del donador y regeneraron todas sus células sanguíneas, incluidas las células infectadas por el VIH. 

En 2014 también se registró un caso en el que el paciente fue trasplantado con células del cordón umbilical en Barcelona, pero en este caso no se pudieron evaluar los resultados de la intervención ya que este paciente falleció al poco tiempo a causa del cáncer. 

Otro paciente, en Düsseldorf, ha sido tratado de la misma forma, pero solo lleva cuatro meses sin antirretrovirales, por lo que es muy pronto para analizar si el trasplante surtió los mismos efectos que con los pacientes Londres y Berlín. 

Los autores del estudio del "Paciente Londres" Javier Martínez-Picado, investigador del Instituto IrsiCaixa de Badalona y Ravindra Gupta, investigadora de la Universidad de Cambridge, mantienen el seguimiento del paciente, ya que aún no se atreven a afirmar que el paciente está totalmente curado, a pesar de que lo han sometido a los análisis disponibles más sensibles y no se han encontrado rastros del virus.

Los científicos han declarado que si se encuentra la forma de bloquear esta proteína sin pasar por un trasplante de médula ósea, el tratamiento podría extenderse en la población, pero aún falta para llegar a ese punto. 

Este avance -en caso de concretarse a nivel masivo- supondrá una revolución en términos médicos, ya que según la Organización Mundial de la Salud cerca de 37 millones de personas alrededor del mundo padecen del VIH y cerca de 39 millones de personas han muerto desde 1980 por esa causa. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario