Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 24 de agosto de 2019
Ventas millonarias de inmuebles quedan fuera de acuerdo

¿Perdonazo? Acuerdo de CEMA Chile y Bienes Nacionales excluye más de 100 propiedades

Diego Ortiz
Pedro P. Ramírez Hernández

El ministerio manifestó que estaba zanjado el conflicto entre CEMA Chile y el Estado, pero existen al menos 105 inmuebles que fueron traspasados desde el fisco a la fundación, y que fueron vendidos por el organismo encabezado por Lucía Hiriart, pero cuyos montos no fueron devueltos.

“Después de meses de negociaciones, el 15 de marzo de este año (2018), CEMA Chile y el Consejo de Defensa del Estado (CDE) llegaron a un acuerdo que puso fin a la controversia judicial entre el Estado y esa institución”. Así informó el Ministerio de Bienes Nacionales la devolución de 108 propiedades desde la fundación presidida por Lucía Hiriart al fisco.

El acuerdo, que fue celebrado en su momento por el ministro de la cartera, Felipe Ward, como una promesa cumplida por la actual administración, fue reforzado el pasado sábado 19 de enero, cuando CEMA Chile cerró sus puertas de forma definitiva.

"Efectivamente Cema Chile hoy cierra sus puertas. Nosotros recibimos muchas propiedades como ministerio provenientes de un acuerdo entre el CDE y Cema Chile. Estas propiedades fueron dispuestas, tal como nos pidió el Presidente Piñera para cumplir objetivos de carácter social, para instituciones del mundo público como del mundo privado que prestan estos servicios", anunció el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward.

Sin embargo, este supuesto término del conflicto no consideraría el reintegro de los activos generados por la venta de al menos otras 105 propiedades de origen estatal enajenadas por la fundación. Tampoco se aclara lo que ocurrirá con la investigación judicial por los presuntos ilícitos de apropiación indebida y malversación de caudales públicos, que se sustentaba precisamente en la constatación de la enajenación de una cantidad significativa de inmuebles de origen estatal. Fue esa indagatoria la que creó las condiciones para que CEMA Chile se abriera a disolverse y restituir los bienes que aún conservaba en su poder.

De acuerdo a lo informado por el ministerio, el acuerdo suscrito en marzo se tradujo en la restitución de 84 inmuebles que fueron traspasados directamente a la misma secretaría de Estado, otros 18 fueron a fundaciones seleccionadas por el Consejo de CEMA Chile, cuatro volvieron a sus respectivos municipios (Villa Alemana, Parral, Santa Bárbara y Futrono), y las dos restantes pasaron también al fisco, tras no haber sido sido recibidas por ninguna institución.

Lo cierto es que estas 108 propiedades no corresponden al total de inmuebles que le fueron entregadas a la fundación desde el Estado. Según consignó CIPER, CEMA Chile se habría hecho de 218 propiedades que provinieron desde Bienes Nacionales, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y de distintos municipios. Es decir, el  Estado de Chile, a pesar del acuerdo de devolución alcanzado con la fundación, asumirá la pérdida de a lo menos 110 propiedades.

Este supuesto término del conflicto, no consideraría el reintegro de los activos generados por la venta de al menos otras 105 propiedades de origen estatal enajenadas por la fundación. 

La acción judicial interpuesta por el Consejo de Defensa del Estado, a petición del ministerio de Bienes Nacionales del anterior gobierno, perseguía la devolución de las propiedades que a la fecha (diciembre de 2015) mantenía CEMA Chile, pero al mismo tiempo denunciaba que a lo menos otras 146 propiedades fueron vendidas por la fundación antes de 2016, recibiendo por ellas 11.438 millones de pesos. Esto según los datos recabados en la investigación realizada bajo la gestión de Víctor Osorio, ministro de  Bienes Nacionales durante el gobierno de Michelle Bachelet.

De los antecedentes recogidos entonces por Bienes Nacionales y el Consejo de Defensa del Estado, a los que tuvo acceso INTERFERENCIA, 105 transacciones habrían correspondido a la venta de inmuebles traspasados por el Estado a Cema Chile; 74 de estos corresponden a donaciones del Ministerio de Bienes Nacionales, 27 a municipalidades, dos al Serviu, una a ENAP y otra al Instituto de Desarrollo Agropecuario.

Las 41 operaciones restantes se refieren a propiedades adquiridas por la fundación, otras donadas por terceros y tres cuyo origen es desconocido.

En entrevista con INTERFERENCIA, el ex ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio, afirmó que “no existe constancia de que los fondos obtenidos por la enajenación de más de 100 inmuebles provenientes del Estado hayan sido ocupados para fines sociales y de beneficencia”. Esto en relación a que si la ahora disuelta Fundación de la esposa del difunto dictador Augusto Pinochet enajenaba donaciones del Estado, debería haber reinvertido los fondos en obras o actividades sociales, como lo impone su objetivo social, sobre todo considerando que fue la justificación de aquellas transferencias

En efecto, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos emitió un informe fechado el 1 de agosto de 2016, donde dictaminó que “la fundación no está reinvirtiendo los recursos generados por la venta de propiedades con el objetivo social para el cual fue creada, sino que estos continúan siendo invertidos con el objetivo de aumentar su patrimonio”.

“No existe constancia de que los fondos obtenidos por la enajenación de más de 100 inmuebles provenientes del Estado hayan sido ocupados para fines sociales", declaró el ex ministro Víctor Osorio.

El mismo documento consigna que “los gastos de la fundación presentan una tendencia constante en el tiempo, con un alza de 11% en 5 años. El desglose de estos muestra un crecimiento de los gastos de administración por sobre los orientados al cumplimiento de sus objetivos, los que corresponden a un porcentaje menor del gasto total (11%)”.

Consultado sobre los inmuebles enajenados por la fundación y los activos generados, el Consejo de Defensa del Estado respondió que “no resultaba posible ni procedente requerir su incautación”, quedando la recuperación de los bienes inmuebles actuales de CEMA como los únicos fondos a recuperar.

"Es positivo que se hayan restituido 86 inmuebles al fisco, pero no puede quedar en la impunidad que se haya enajenado más de un centenar de propiedades provenientes del Estado, sin que exista constancia de que esas enajenaciones hubieran tenido alguna relación con los fines sociales que se invocaron para justificar aquellas transferencias o donaciones”, criticó el ex ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio.

Hasta el cierre de esta edición, INTERFERENCIA intentó en reiteradas ocasiones contactar al ministro Ward para obtener la versión del gobierno, pero no obtuvo respuesta. El ministro, junto al subsecretario de Desarrollo Social, Sebastián Villarreal, se encuentran actualmente en la Isla de Pascua en un viaje de trabajo.

CORRECCIÓN: Este artículo fue corregido para dar cuenta de un error en el último párrafo. El ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, no fue acompañado a la Isla de Pascua por su par de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, sino que del subsecretario de Desarrollo Social, Sebastián Villarreal.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario