Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de noviembre de 2019
Elecciones al Europarlamento 2019

Por qué a Google y Facebook les conviene la ultra derecha en Europa

Joaquín Riffo Burdiles

Según la publicación Wired, los líderes europeos de ultraderecha no apoyan las restricciones impulsadas contra plataformas como Facebook, Google, Amazon y Apple -las llamadas Big Four-, por lo que podrían convertirse en unos aliados inesperados para las grandes empresas tecnológicas de California.

En medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, cuya primera batalla mediática se libró en el campo de la tecnología con el veto de Android -el sistema operativo de Google- a la empresa china Huawei, otras aristas políticas se abren para las grandes empresas tech estadounidenses.

En concreto, las denominadas Big Four -término que se le ha dado a Google, Amazon, Facebook y Apple, las cuatro grandes compañías de tecnología y software que han liderado la última década- se jugaron bastante el futuro de su regulación en el plano legal en las recientes elecciones del parlamento europeo. Esto según reportó Wired, una de las publicaciones especializadas en tecnología más influyentes de Estados Unidos.

En un panorama en el que los movimientos de ultraderecha europeos no están tan cohesionados como podría pensarse, sin embargo, han encontrado un punto en común en el rechazo a los esfuerzos de la Unión Europea (UE) por regular a las grandes plataformas tecnológicas, los que han sido conducidos en su mayoría por los partidos de centro y moderados, dice Wired.

Ya sea por su euroescepcitismo -tendencia política y social que se basa en el rechazo, en mayor o menor medida, a la UE- o por posturas conservadoras pro empresa o por su propia agenda de propaganda, lo cierto es que el populismo de derecha se siente cómodo en un escenario de internet desregulado y con la posibilidad de difundir mensajes virales sin filtros u ofensivos o derechamente falsos. Vale decir, en el la atmósfera de las fake news.

Propaganda normada y resultados de elecciones

En estos comicios europeos se pronosticó que la injerencia que podía tener una herramienta como Facebook podía resultar decisiva. En febrero de 2019, Bruselas -la capital de la UE- ya se anticipaba a esta situación y le exigía a la red de Mark Zuckeberg ceñirse al Código de Conducta que había definido para las grandes empresas de internet relacionadas con la información.

Para esta elección todavía estaba abierta la herida tras el escándalo de Cambridge Analytica, cuando se demostró que la consultora utilizó datos privados de los usuarios para influir tanto en la campaña por el referéndum del Brexit, como en las elecciones estadounidenses que terminaron con Donald Trump como presidente de Estados Unidos. El temor era justificado, puesto que en 2016 -para los sufragios estadounidenses- se compartieron noticias falsas de forma intencionada más de 35 millones de veces, y Facebook desempeñó un papel importante en esto, según reporta William Dance para The Conversation.

Es por ello que Facebook para las elecciones europeas puso especial énfasis en disminuir la propagación de fake news, por medio de 21 socios de una red de verificadores de noticias independientes que revisaron el contenido en catorce idiomas europeos: croata, danés, holandés, inglés, francés, alemán, griego, italiano, lituano, noruego, polaco, portugués, español y sueco. A cargo de esto estuvo la Red internacional de verificación de datos (IFCN, por sus siglas en inglés), chequeando publicaciones a través de la plataforma FactCheckEU.

La ultraderecha no tuvo un buen resultado en las elecciones (en torno a un 7% y por debajo de las expectativas), pero de todos modos tendrá influencia en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), normativa europea relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de sus datos personales y a la libre circulación de estos datos. Estas propuestas son luego llevadas a los parlamentos particulares de cada país miembro de la UE y adaptados a la realidad local.

Según los expertos, en este tipo de materias, lo que se decide en Bruselas marca el estándar a seguir para el resto del mundo, en lo que respecta a normativas de regulación, impuestos, cobertura y privacidad.

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario