Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 6 de agosto de 2020
Entrevista a Luz Vidal

Presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular: “Llevamos más de 12 mil trabajadoras a las que se les han congelado sus contratos”

Diego Ortiz

Luz Vidal, presidenta de Sintracap

Luz Vidal, presidenta de Sintracap
Luz Vidal, presidenta de Sintracap

La presidenta de Sintracap asegura que no se las ha escuchado, a pesar de que manifestaron sus inquietudes y proyecciones sobre el impacto del Covid-19 al Ministerio del Trabajo durante el mes de marzo. “Nosotros como simples ciudadanos previmos qué es lo que se venía, pero ellos con títulos universitarios no fueron capaces de ver”, indica.

De acuerdo con el informe de trabajo informal del Instituto Nacional de Estadísticas al 1° trimestre del 2020, la informalidad en cuanto al trabajo doméstico alcanzó un 52,6%. Esto significa que sólo un 47,4% de las trabajadoras de casa particular cuentan con un contrato. La encuesta Casen del 2017 indica que, como regla general las trabajadoras de casa particular se encuentran dentro del rango del 15% de la línea de pobreza.

A estas cifras hay que sumarle un dato reciente: el último informe de la Superintendencia de Pensiones indica que las solicitudes de indemnización a todo evento por despidos alcanzan las 12.836 en trabajadoras particulares, sosteniendo un aumento de 24% la semana pasada.

Pero no solo el creciente desempleo y la profunda precariedad del rubro aqueja a las trabajadoras de casa particular durante la crisis del coronavirus. También las agobia la sobrecarga de trabajo.

“Le voy a poner un ejemplo -explica Luz Vidal, presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular (Sintracap)- en una casa tienen a tres trabajadoras: una el sábado, otra que va a hacer el acompañamiento en la semana -ambas puertas afuera- y además tienen a la trabajadora puertas adentro. Despiden a los dos puertas afuera y ¿quién se lleva el recargo laboral? La trabajadora puertas adentro, que tiene que hacer el trabajo de tres personas y sin horas extra”.

Vidal asumió hace cinco meses la dirección de un sindicato de larga historia y que cuenta con más de 120.000 afiliadas. “Sintracap está vigente desde 1947, siendo una de las primeras y más antiguas organizaciones sindicales de América latina”, asegura. Durante su corto tiempo en el cargo, Vidal ha tenido que afrontar quizás uno de los momentos más complejos para un rubro que de por sí presenta condiciones laborales precarias.

“Sólo el 48% de las trabajadoras tiene contrato, el resto, unas 180 mil mujeres, trabajan de forma informal y sin ninguna garantía”, explica, siendo las trabajadoras informales quienes más han sufrido la pandemia. “En Santiago la mayoría de las que están sin contrato han sido despedidas o se les ha reducido mucho su sueldo”. dice. Eso, según Vidal, ha provocando una crisis que se ha manifestado principalmente contra las trabajadoras puertas afuera por el miedo del empleador al contagio.

En conversación con INTERFERENCIA, Luz Vidal indicó que como gremio se anticiparon a los problemas que traería la pandemia para el rubro, manifestándoselo al Ministerio del Trabajo y Previsión Social el 15 de marzo, solo 12 días después de que se diera a conocer el primer caso positivo de coronavirus. “Nosotros como simples ciudadanos con un cargo en el que llevamos cinco meses, previmos la situación y visualizamos qué es lo que se venía, pero ellos con títulos universitarios no fueron capaces de ver”, asegura.

En la siguiente entrevista, la presidenta de Sintracap da cuenta de la situación de las trabajadoras de casa particular, las medidas que hacen falta para que puedan aspirar a pasar la pandemia con algo de dignidad y el trato que han recibido por parte del gobierno.

¿Cuál es el panorama para las trabajadoras de casa particular en cuanto a despidos durante la pandemia?

- Para nuestro gremio ha sido bien duro, tanto en el tema económico como el laboral. Hay una sobrecarga de trabajo, horas extra que no se respetan. Es un área en la que no hay fiscalización, hay mucha zona negra en este trabajo y las autoridades no se quieren hacer cargo. Llevamos más de 12 mil trabajadoras a las que se le han congelado sus contratos, por lo que se han tenido que acoger al seguro de cesantía. 

- ¿Cuántas trabajadoras estiman que están sin contrato y, por tanto, son más vulnerables aún cuando son despedidas?

- Según las cifras de nuestra Ministra de Trabajo [María José Zaldívar], que las estableció en la Comisión del Trabajo del Senado, son 180 mil trabajadoras de casa particular sin contrato a nivel país.

Cerca del 40% o 50% de esas trabajadoras están en Santiago, que entra en cuarentena total mañana. En Santiago, la mayoría de las que están sin contrato han sido despedidas o se les ha reducido mucho su sueldo.

La jornada puertas afuera es la que se vio más afectada respecto a la pandemia, por el riesgo de que las trabajadoras sean un vector de contagio, lo cual es una realidad con el medio de transporte que se tiene en Santiago, donde no se respetan las medidas de distanciamiento. 

- Dentro de las trabajadoras que sí tienen contrato ¿existe un catastro de quienes siguen recibiendo su sueldo durante la crisis sanitaria a pesar de haber dejado de ir a trabajar por el riesgo de contagiar a su empleador?

- Tenemos algunos casos que hemos podido ver a través de nuestras redes sociales donde nos llegan los relatos de las compañeras. Algunas nos cuentan que los empleadores sí siguen pagando el sueldo a pesar de que las envían a sus casas por el peligro de contagio, pero la verdad son los menos. La mayoría de las experiencias son "a mí me cortaron, me mandaron para la casa a hacer cuarentena y llegó fin de mes y no me van a pagar". Hay otras trabajadoras que llaman directamente al sindicato para ver qué se puede hacer en estos casos, ya que hoy en día hay más conciencia de la importancia de tener un contrato vigente. 

- ¿Qué medidas concretas deberían tomarse para que las trabajadoras de casa particular puedan afrontar la crisis sanitaria y, sobre todo, la cuarentena total a la que entra el Gran Santiago?

- Los dos puntos inmediatos que pedimos son, por un lado, una renta básica de emergencia y por otro establecer que las trabajadoras pasen a formar parte al común de los trabajadores en cuanto al seguro de cesantía.

A nosotras no nos corresponde el seguro de cesantía propiamente tal, sino que solamente tenemos derecho a un seguro a todo evento, el 4.11, mucho menor que el del resto de los trabajadores por la alta rotación de nuestros puestos de trabajo. Los empleadores imponen por el sueldo mínimo, entonces el monto que alcanzan a juntar las trabajadoras es muy bajo y no alcanza. 

- ¿Cuál ha sido la recepción del gobierno a las medidas solicitadas?

- Desde la primera semana de marzo que estamos en comunicación con el Ministerio del Trabajo, o al menos intentándolo.

Le consultamos qué vamos a hacer con las trabajadoras sin contrato y las que se enfermen porque tienen que salir a trabajar. La única respuesta que obtuvimos fue de la Seremi de Trabajo y Previsión Social, Denisse Madrid, quien nos dijo durante la tercera semana de marzo que si se enfermaban tendrían que volver a sus domicilios. No nos cabía en la cabeza que nos dijeran eso, si muchas de las trabajadoras de casa particular tienen sus casas en región: era mandar el virus a región. Mandamos un correo consultando si esa era realmente la solución y después de eso no hubo más respuesta. 

Como simples ciudadanos dijimos, por ejemplo, La Serena no tiene ningún caso, tiene un hospital chiquitito, las casas son más pobres ¿cómo vamos a mandar a las trabajadoras contagiadas allá a contagiar a sus familias donde hay menos recursos? Todas esas preguntas las hicimos en la reunión extraordinaria del 15 de marzo y se las enviamos a la seremi del Trabajo. La respuesta fue que se vayan a sus casas. 

 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Soy trabajadora de casa particular sin contrato fui desvinculada el 27 de marzo recibí. Mi remuneración de marzo y en abril la mitad mitad y deai en adelante nunca más e sabido nada si me van a reintegrar no me an llamado para nada total uno ya les serbio si te e visto no me acuerdo . gracias quisiera una orientación en este caso que nunca me isieron el contrato que lo Iván hacer y nunca se iso ahora mi familia y yo todos con corona virus ni una llamada siquiera para saber si estoy viva o no cuando uno les sirve a esta gente estás presente y eso ! Son gente adinerada sin corazón gracias esperando alguna respuesta gracias

Añadir nuevo comentario