Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 19 de Octubre de 2021
CleanTreat

Salmoneras: empresa noruega busca comercializar en Chile pesticida prohibido por la UE por ser "muy tóxico" para la vida acuática

Diego Ortiz

Benchmark llegó al país en 2020 para comercializar CleanTreat, un sistema para tratar piojos de mar en salmones que causó un escándalo en Escocia. Hace ocho días, el Parlamento Europeo votó en contra del uso del pesticida imidacloprid en salmoneras, presente en CleanTreat, por tener un impacto “devastador” para la biodiversidad. 

A mediados de 2020, el medio especializado en la industria salmonera, Salmon Expert, anunció la llegada a Chile del área especializada en tratamientos animales de Benchmark, una empresa noruega de productos genéticos. Sin embargo, a un año de su llegada, su principal apuesta tecnológica, su producto estrella, CleanTreat -químicos y sistemas de purificación y filtración de agua- acaba de sufrir un fuerte golpe.

El 9 de junio, el Parlamento Europeo optó por votar en contra de establecer un nivel máximo de residuos para la sustancia imidacloprid, un pesticida utilizado en el químico BMK08 de CleanTreat. Por 441 votos a favor y 232 en contra, la Cámara de la Unión Europea decidió prohibir el uso de la sustancia en salmoneras. El imidacloprid fue catalogado por el Parlamento como un elemento “peligroso para el medioambiente” y “muy tóxico para la vida acuática, con efectos a largo plazo”. (Revise acá la resolución del Parlamento Europeo).

En la resolución se explica que "existe cada vez más evidencia que el uso de imidacloprid tiene efectos devastadores en la biodiversidad, particularmente en los ríos y vías fluviales, afectando no sólo a crustáceos, moluscos y especies que no son objetivo (insectos), sino también organismos de la tierra, además de además de provocar una disminución en las poblaciones de aves”. Además, agregan que su uso en Japón “provocó un colapso dramático de las poblaciones de peces”, uno que aún “no se ha recuperado”.

"El uso de imidacloprid tiene efectos devastadores en la biodiversidad, particularmente en los ríos y vías fluviales, afectando no sólo a crustáceos, moluscos y especies que no son objetivo (insectos), sino también organismos de la tierra, además de además de provocar una disminución en las poblaciones de aves”, dice el Parlamento Europeo.

El uso de imidacloprid ya había sido prohibido en la agricultura por la Unión Europea, puesto que destruye las poblaciones de abejas.

Comercialización en Chile y escándalo en Escocia

La determinación de Europa no tiene ningún efecto para la industria chilena, pudiendo darse la aprobación del pesticida en el país. Ese es el plan de Benchmark Animal Health Chile, al menos según la entrevista que dio su gerente general, Javier Moya, a Salmon Expert el pasado 1 de junio de 2020, quien ya empezó a promover el producto entre las salmoneras establecidas en Chile.  

“La simplificación de la compañía acelerará la entrega de soluciones muy necesarias al mercado, incluido su tratamiento de piojos de mar de próxima generación, BMK08 y el nuevo sistema CleanTreat”, aseguró Moya al medio especializado.

INTERFERENCIA contactó a Sernapesca para saber si ha sido o no aprobado el uso de imidacloprid en salmoneras chilenas. La entidad derivó la consulta al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), responsable de autorizar o prohibir el uso de estas sustancias.

De acuerdo con información publicada por el medio internacional Fish Farmer, el BMK08 –que incluye el pesticida imidacloprid– se les aplica a los salmones en conjunto con el sistema CleanTreat, el cual actúa como un purificador removiendo residuos químicos del agua. Pero cualquier filtración podría ser catastrófica para el ecosistema.

En entrevista con el medio británico The Guardian, el profesor de biología de la Universidad de Sussex, Dave Goulson, explicó que los químicos utilizados en el BMK08 “son como el novichok pero para insectos”, un agente nervioso desarrollado por la Unión Soviética catalogado como de los más mortales. “Se necesita una mil millonésima parte de un gramo para dañar la vida acuática, por lo que incluso los rastros más pequeños tendrían un gran impacto en la vida marina", aseguró. (Revise acá el artículo Pesticida prohibido acusado de matar abejas puede ser aprobado para granjas pesqueras de The Guardian).

Las palabras de Goulson fueron publicadas en el contexto de un escándalo político en Escocia -un país productor de salmones, pero que no pertenece a la UE tras el Brexit del Reino Unido- por un artículo previo del medio de investigación The Ferret. A través de la publicación de correos obtenidos por la ley de transparencia escocesa, periodistas británicos revelaron que la directora de la agencia encargada de fiscalizar a las pesqueras, Annabel Turpie, hizo lobby para conseguir la aprobación de CleanTreat y el uso de imidacloprid.

En concreto The Ferret reveló una serie de correos obtenidos mediante ley de transparencia por el ambientalista Don Staniford, donde Annabel Turpie, directora de Marine Scotland – agencia gubernamental escocesa encargada de las pesqueras– explica que “ayudaremos a colaborar con SEPA (Agencia de Protección Ambiental de Escocia) y MSS (Marine Scotland Science) en la tecnología CleanTreat”. (Revise acá la investigación de The Ferret). 

Los correos de la autoridad regulatoria escocesa en que reconoce ayudar a CleanTeach menciona que dicha tecnología se llevará a un lugar existetente "para su aprobación".

Según relata un artículo posterior de The Guardian, en los correos Turpie asegura estar "consciente de que la intención es que CleanTreat se presente en la segunda mitad del año, asumiendo la aprobación regulatoria", habiendo una “expectativa” de que Benchmark, la empresa noruega que arribó a Chile en 2020 y fabricante de CleanTreat, llevara el sistema a un sitio existente “para su aprobación”. Más adelante, la directora de Marine Scotland indicó que la tecnología de la empresa recibiría una “bienvenida consideración”.

En conversación con INTERFERENCIA, Don Staniford, director de la organización Scottish Salmon Watch y quien consiguió los correos de Turpie, catalogó de “vergonzoso” el lobby ejercido por la representante del gobierno escocés. “La directora de Marine Scotland fue sorprendida haciendo lobby no para el medioambiente marino, sino para el uso de un neonicotinoide peligroso para aguas escocesas”.

El director de Scottish Salmon Watch y autor del libro Silent Spring of the Sea explicó que “compañías noruegas han sido encontradas culpables de importar la mortal anemia salmonera a Chile”, por lo que espera que el gobierno chileno “pueda oponerse enérgicamente al uso de imidacloprid y enviarlo de regreso a Noruega”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Y cual es la respuesta del SAG?

Y mientras tanto Sernapesca...

Añadir nuevo comentario