Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 22 de octubre de 2020
Fue atacada por Carabineros este martes

Secretismo rodea traslado a Clínica Indisa y estado de salud de menor herida por bomba lacrimógena

Maximiliano Alarcón G.
Francisco Oyarzún

torreindisa.jpg

Foto: Indisa
Foto: Indisa

Desde que la joven de 15 años fue derivada la noche del miércoles a ese recinto privado, no existe actualización sobre su estado de salud. En la ex Posta Central, el director del hospital habría informado a los funcionarios que el cambio se debió a “razones políticas”,  y que se produjo por petición del Ministerio de Salud.

En el plano político la jornada de ayer estuvo marcada por el rechazo a la acusación constitucional contra el presidente Sebastián Piñera, apuntado por gran parte de la oposición parlamentaria como responsable político de las violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en Chile desde el 18 de octubre de 2019. A partir también de estos casos, el general director de Carabineros, Mario Rozas, llamó a retiro al jefe de las Fuerzas Especiales de la policía uniformada, además de once funcionarios, entre ellos otros tres generales.

Paralelo a todo esto, la ex Posta Central informó a través de un comunicado que la menor de 15 años de iniciales G.A.P, quien desde el pasado martes se encuentra en riesgo vital tras recibir en su cabeza el disparo de una bomba lacrimógena de Carabineros, fue trasladada a la Clínica Indisa.

Pero las condiciones en torno a esta decisión y también del estado de salud actual de la adolescente, han estado marcadas por el secretismo. INTERFERENCIA conversó con personal de la ex Posta Central, quienes indicaron que el cambio de recinto hospitalario no se debió a razones de salud, lo que abre dudas sobre este nuevo caso de violación a los Derechos Humanos.

Según una nota breve publicada por La Segunda durante la tarde de ayer jueves, cerca de las 21 horas G.A.P fue trasladada hasta la Clínica Indisa. Extrañamente, a eso de las 23 horas, distintos funcionarios de la ex Posta Central decían a INTERFERENCIA que la menor todavía se encontraba en el lugar.

La información llegó incluso hasta personal del recinto médico. Nuestro medio accedió al antecedente de que durante la reunión de cambio de turno realizada a las 8 de la mañana de ayer jueves, uno de los cerca de veinte asistentes a esta cita consultó al director del hospital, Luis Osvaldo Carrasco Ruiz, sobre el traslado de la menor, cuestión de la que muchos de los presentes no estaban enterados. 

Después de unos segundos de silencio, la autoridad del recinto clínico dijo que fue “por motivos políticos”. Se le preguntó además a Carrasco Ruiz si había sido una orden del gobierno, a lo que respondió que la orden de traslado provino “del ministerio”. Esta versión fue confirmada también por alguien que estuvo en dicha reunión.

INTERFERENCIA llamó a las 19:56 de ayer jueves al director de la ex Posta Central, pero dijo que sólo daría su versión en persona durante su horario de oficina. En tanto, nuestro medio también contactó al Ministerio de Salud, pero no obtuvo respuesta.

En concreto, el comunicado publicado por el recinto público indicó que G.A.P “requirió de video electroencefalografía continua, tecnología que actualmente está en proceso de adquisición en la UCI de nuestro recinto hospitalario, ante lo cual se solicitó su traslado al Instituto de Neurocirugía, el cual no disponía de camas críticas”.

El texto de los encargados de comunicaciones de la ex Posta Central agregó que “en este contexto, el requerimiento fue elevado a la Unidad Centralizada de Gestión de Camas del Ministerio de Salud, disponiéndose un cupo en la Clínica Indisa, hacia donde fue trasladada por una unidad del SAMU Metropolitano, bajo estrictas normas de seguridad y de atención especializada”.

Más allá de esto, no existe información detallada sobre las razones médicas del traslado de la menor. Según información obtenida por nuestro medio, parte del personal médico de la ex Posta Central no conoció la justificación médica del cambio de recinto hospitalario y algunos médicos estarían indignados por la decisión.

Secretismo

Trasladar a una paciente en el estado de G.A.P significaba algo bastante delicado, dijo a nuestro medio el doctor Patricio Barría Ailef, médico internista de la ex Posta Central y presidente de la Asociación de Médicos de la Asistencia Pública (AMAP).

“El riesgo asociado al traslado de un paciente tal gravedad es altísimo, y la decisión debe ser tomada como una medida extrema. Todos los que hemos trabajado con pacientes críticos sabemos la complejidad técnica y el riesgo que esto implica. Por ende, el beneficio de la acción debe superar ampliamente sus riesgos”, señaló Barría.

Barría sostiene, incluso, que un traslado como el de la menor es difícil de entender si se observan las ventajas comparativas en el manejo de traumatismos encéfalocraneales que ofrece el recinto público de salud frente a otros servicios de la capital. En la ex Posta Central se hospitalizan más de 200 pacientes anuales por dicha causa, al ser un recinto de derivación de pacientes politraumatizados.

“Estamos preparados especialmente para ello: contamos con neurocirujanos de tiempos completo (...) y, en un plano técnico, el alto volumen y gravedad de personas atendidas marcan una diferencia; los equipos clínicos experimentados influyen mucho en mejorar el pronóstico de estos pacientes”, dijo Barría.

En concreto, después de que G.A.P salió de la ex Posta Central, no existe certeza sobre su estado de salud.

De acuerdo a la información entregada por la clínica Indisa al ser contactada por nuestro medio, el ingreso de la adolescente a dicho servicio se efectuó a las 22:04 horas del miércoles recién pasado. La paciente, asimismo, fue destinada a la Unidad de Neurocirugía Crítica de la clínica, dado el estado de suma gravedad en que se hallaba, aunque con diagnóstico reservado. 

No existe actualización sobre la última información entregada respecto de la joven, la cual fue dada, en primera instancia, por personal de “Salud a la Calle” durante el martes en la noche, quienes indicaron que la víctima había sufrido un trauma encéfalo craneal. Luego, el miércoles, en un punto de prensa en la ex Posta Central, la directora metropolitana del INDH, Beatriz Contreras, señaló que la niña de 15 años estaría en riesgo vital producto del impacto de la bomba lacrimógena en su cabeza.

Durante la jornada de ayer jueves, INTERFERENCIA estuvo en la clínica Indisa con el objetivo de obtener novedades sobre el estado de G.A.P. En una breve conversación con un familiar, éste nos señaló que se enteró durante la mañana de ayer del traslado de la menor. Este diálogo fue rápidamente interrumpido por una trabajadora social, quien aseguró que la familia no quiere hablar con la prensa.

La profesional aseguró que la menor se encuentra un estado de gravedad e inconsciente, y que la familia no quiere hablar ni con la prensa ni con autoridades políticas. Esto último se confirmó durante la jornada, puesto que a eso de las 4 de la tarde –mientras médicos de la clínica conversaban con funcionarios del INDH–, llegó de manera sorpresiva el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien solicitó hablar con los parientes de G.A.P., pero fue rechazado por estos.

Desde la clínica Indisa no quisieron responder a INTERFERENCIA sobre si el lugar cuenta con neurocirujanos durante las 24 horas del día. En desmedro de lo solicitado, entregaron un comunicado que dice: “el representante legal de la niña ha decidido no entregar ningún tipo de información de ella. De acuerdo a lo anterior y en respeto a los derechos de la paciente, Clínica Indisa no entregará información, así como tampoco parte médico a quienes lo soliciten”.

Ahora que G.A.P se encuentra internada en Indisa, las comunicaciones deben ser tratadas con la agencia de comunicaciones Extend, empresa que fue presidida por el presidente del directorio de la propia clínica, Juan Antonio Guzmán Molinari.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Hola. Les escribo con la mejor intención, ya que cuando logro acceder a algunos de vuestros artículos, me encuentro con frecuencia con ortografía acentual, literal y/o puntual perfectible, así como léxico, sintaxis o economía textual mejorable. Si estuvieran interesados, me gustaría me tomaran como editor textual final, pues creo que les sería muy útil. Pueden chequear lo que les comento en el artículo dedicado a la menor herida con lacrimógena, Atte.

Sospechoso lo que ocurre

Añadir nuevo comentario