Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de abril de 2021
Covid-19

The Washington Post: Así Brasil se ha convertido en el ‘superpropagador’ de la pandemia en Sudamérica

Joaquín Riffo

covidbrazil.jpeg

Instalación en la playa de Copacabana en memoria a las víctimas del Covid-19. (AP)
Instalación en la playa de Copacabana en memoria a las víctimas del Covid-19. (AP)

El periódico estadounidense reporta en profundidad cómo han sido los avances hacia otras fronteras de la variante engendrada en suelo brasileño, eludiendo las medidas restrictivas que han intentado imponer algunos países sudamericanos.

“Los sistemas hospitalarios de América del Sur se están llevando al límite. Uruguay, una de las naciones más ricas de América del Sur y una historia de éxito al comienzo de la pandemia, se está precipitando hacia una falla del sistema médico. Los funcionarios de salud dicen que Perú está al borde del precipicio, con solo 84 camas de cuidados intensivos disponibles a fines de marzo. El sistema de cuidados intensivos en Paraguay, sacudido por las protestas el mes pasado por deficiencias médicas, se ha quedado sin camas de hospital”. Así describe el medio The Washington Post parte de la situación sanitaria actual en Sudamérica. 

El periódico estadounidense reporteó cómo ha sido la expansión de la variante brasileña, sosteniendo que “la variante P.1, que incluye un conjunto de mutaciones que la hace más transmisible y potencialmente más peligrosa, ya no es solo un problema de Brasil. Es un problema de América del Sur y del mundo”. 

El artículo hace un barrido por Venezuela, Colombia, Paraguay, Perú, Argentina, Uruguay y Chile entrevistando a distintos médicos y especialistas, donde el denominador común es la “ansiedad creciente en algunas partes de América del Sur de que P.1 podría convertirse rápidamente en la variante dominante, transportando el desastre humanitario de Brasil (pacientes que languidecen sin atención, un número de muertos vertiginoso) a sus países”.

Con el título “Brasil se ha convertido en el superspreader de Sudamérica” (originalmente “Brazil has become South America’s superspreader event”) la pieza periodística relata que “en Lima, los científicos han detectado la variante en el 40 por ciento de los casos de coronavirus. En Uruguay, se ha encontrado en un 30 por ciento. En Paraguay, las autoridades dicen que la mitad de los casos en la frontera con Brasil son P.1. Otros países sudamericanos -Colombia, Argentina, Venezuela, Chile- lo han descubierto en sus territorios. Las limitaciones en la secuenciación genómica han dificultado conocer la verdadera amplitud de la variante, pero se ha identificado en más de dos docenas de países, desde Japón hasta Estados Unidos”.

Así, el medio explica que la forma en que P.1 se extendió por la región es una historia claramente sudamericana. “Casi todos los países del continente comparten una frontera terrestre con Brasil. Las personas convergen en las ciudades fronterizas, donde cruzar a otro país puede ser tan simple como cruzar la calle. La vigilancia limitada y la seguridad fronteriza han convertido a la región en un paraíso para los contrabandistas. Pero también han hecho que sea casi imposible controlar la propagación de la variante”, afirma el texto. 

En esa línea, se menciona el caso de la ciudad brasileña de Tabatinga, en lo profundo de la selva amazónica, donde los funcionarios sospechan que el virus cruzó a Colombia y Perú, es emblemática de la lucha por contener la variante. “La ciudad de 70.000 habitantes fue barrida por P.1 a principios de este año. Muchos en el área tienen lazos familiares en varios países y están acostumbrados a cruzar fronteras con facilidad, navegando en canoa por el río Amazonas hacia Perú o caminando hacia Colombia”, se describe en el artículo.

De esa forma, The Washington Post advierte que, ahora que la variante se ha infiltrado en numerosos países, será difícil detener su propagación. “La mayoría de los países sudamericanos, con la excepción de Brasil, adoptaron estrictas medidas de contención el año pasado. Pero han sido destruidos por la pobreza, la apatía, la desconfianza y el agotamiento. Con las economías nacionales maltratadas y la pobreza aumentando drásticamente, los expertos en salud pública temen que será difícil mantener más restricciones. En Brasil, a pesar de las cifras récord de muertes, muchos estados están levantando las restricciones”. 

En cuanto al proceso de vacunación, el periódico expresa que “eso ha dejado la inoculación como única salida. Pero las vacunas contra el coronavirus son la ballena blanca de América del Sur: a menudo se habla, pero rara vez se ve. El continente no ha distribuido su propia vacuna ni ha negociado un acuerdo regional con las empresas farmacéuticas. Es una de las regiones más afectadas del mundo, pero ha administrado solo el 6 por ciento de las dosis de vacunas del mundo, según el sitio Our World in Data. (El caso atípico es Chile, que está vacunando a los residentes más rápidamente que en cualquier parte de las Américas , pero aún sufre un aumento en los casos)”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario