Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 3 de agosto de 2020
Campaña de invierno adelantada

Zona Norte de Santiago: Clínica Dávila y Hospital San José dan primeras señales de desborde asistencial

Camilo Solís

En el recinto privado durante el fin de semana pasado se tuvo que ventilar un paciente en un pabellón quirúrgico y derivar otros dos a otros centros asistenciales por copamiento de camas UCI. Mientras, en el hospital público hay 178 funcionarios fuera de funciones por infecciones de Covid-19 o cuarentenas, con copamientos en el ingreso de la urgencia, donde debieron ventilar de emergencia a un paciente en un box y hacer esperar otros en las ambulancias. 

Las cifras de nuevos casos de personas con Covid-19 han aumentado drásticamente en las últimas jornadas. El primer gran salto en el número de contagiados ocurrió el jueves pasado, 30 de abril, en que el Minsal comunicó una cantidad de 888 nuevos casos de contagiados por Covid-19. Al día siguiente, los casos subieron a 985, y el sábado 2 de mayo, los casos nuevos ascendieron a la cifra de 1.427. Todo esto en circunstancias que el gobierno planeaba su estrategia de “retorno seguro”. 

Estas alarmantes cifras, concentradas en gran medida en la Región Metropolitana, que cuenta con más del 80% de los nuevos contagios, llevaron al ministro Jaime Mañalich a dejar de hablar de una nueva normalidad para referirse a la lucha contra el Covid-19 en la capital como “la batalla de Santiago”.

En ese contexto, INTERFERENCIA ha estado en contacto con la realidad de distintos centros hospitalarios de la capital. Este periódico conoció por diversas fuentes situaciones cercanas al copamiento de la capacidad de camas críticas de algunos centros asistenciales en los últimos días. En particular, la Clínica Dávila, y el Hospital San José, ambos emplazados en la zona norte de Santiago. 

INTERFERENCIA accedió, durante el lunes pasado, al testimonio de dos fuentes que conocen la situación de la Clínica Dávila, conocido recinto hospitalario privado que se ubica en la comuna de Recoleta, parte del grupo Banmédica. Estas fuentes no se conocen entre sí, pero coinciden en numerosos detalles respecto de la situación de la UCI de esta clínica. 

Estas fuentes señalaron que la UCI de ese hospital privado había sido copada en su capacidad durante la noche del domingo pasado -3 de mayo- y que incluso había tenido que utilizar ventilación mecánica de los pabellones quirúrgicos para mantener estables al menos a dos pacientes. Además de eso, estos testimonios señalaban que incluso habían tenido que derivar pacientes a otros centros hospitalarios, lo cual evidenciaría -según estas fuentes- una situación de desborde de la capacidad de este centro asistencial.

INTERFERENCIA se comunicó con esa clínica del sector norte de Santiago, la cual señaló de manera oficial que opera “habitualmente con una alta ocupación en todas sus áreas”, además de señalar que “del total de pacientes hospitalizados en la institución solo el 10% corresponde a ingresos por Covid-19”. 

Sin embargo, Clínica Dávila confirmó a nuestro medio que enfrentaron una situación de alta exigencia durante el fin de semana pasado, aunque sin llegar al colapso. Desde esa clínica indicaron que al menos el 85% de su capacidad de camas críticas fue copada, correspondiendo el 40% de estos pacientes a ingresos por Covid-19. Señalaron también que “dentro de los próximos días la Clínica abrirá 12 camas críticas adicionales a las existentes, para atender la creciente demanda de pacientes que requieren ser hospitalizados en estas unidades”. 

Además de esto, confirmaron desde el recinto asistencial que fue necesario realizar ventilación mecánica a un paciente durante 24 horas utilizando equipo de pabellón. Estos equipos son los que se ocupan regularmente para realizar procedimientos anestésicos y que pueden acondicionarse para ventilación mecánica en caso de ser muy necesario. Esta situación ocurrió mientras se esperaba la desocupación de una cama. 

INTERFERENCIA consultó a urgenciólogos, quienes señalaron que este tipo de situaciones sí evidencian un copamiento de la capacidad ventilatoria de un centro asistencial. Esto debido a que los ventiladores de pabellón son utilizados para operaciones quirúrgicas breves, y no para una hospitalización que puede aplazarse en el tiempo. Además, señalaron que es bastante inusual que la Clínica Dávila derive por razones de falta de cama, pues “se trata de una de las UCIs más grandes del sistema”.

INTERFERENCIA supo además de al menos dos derivaciones de pacientes críticos Covid-19 desde esta clínica a otros centros hospitalarios.

Además de esto, accedimos al relato de cercanos al paciente de iniciales J.O.S., positivo por Covid-19, quien se encontraba a la espera de una cama UCI precisamente el domingo pasado. Cercanos a esta persona recibieron como respuesta desde dentro de la clínica que estas se encontraban copadas. 

INTERFERENCIA recabó otros datos relevantes sobre este centro hospitalario. La Clínica Dávila cuenta al 5 de mayo de 2020 con 33 camas críticas de adulto, sin embargo podría llegar a 45 mediante la habilitación de otras camas que no se encuentran actualmente destinadas para aquello. Fuentes en el recinto hospitalario señalaron que en ese mismo momento 57 pacientes se encuentran hospitalizados por Covid-19 (no necesariamente en situación de urgencia), de los cuales 17 se encuentran actualmente con ventilación mecánica invasiva. 

Otro dato de importancia es que esta clínica realiza exámenes PCR para realizar diagnóstico de Covid-19. Según fuentes allegadas a al recinto, la tasa de positividad se duplicó durante el transcurso de las últimas dos semanas. Antes de ese periodo, los casos positivos de estos exámenes eran de un 10%, sin embargo hoy en día estamos en un 20%. “Esto habla del preocupante aumento en la cantidad de contagiados no solo en esta zona de Santiago, sino que a nivel nacional”, señaló una fuente cercana a la clínica. 

Hospital San José golpeado en el personal clínico

Otro centro asistencial que se vió sobrepasado en los últimos días es el Hospital San José, ubicado en la comuna de Independencia, también en la zona norte de Santiago. 

INTERFERENCIA se comunicó con fuentes al interior de ese hospital durante la noche de ayer martes 5 de mayo, los cuales señalaron que durante todo el día la Urgencia de dicho hospital se encontraba funcionando sin urgenciólogos. 

De esa forma, la urgencia de este importante hospital de la zona norte de Santiago, tuvo que funcionar ayer con médicos de medicina general a cargo de la Urgencia. Estos médicos tuvieron que salir de otros servicios de ese hospital para suplir la falta de urgenciólogos. 

Esto se da en un contexto general en que los turnos se encuentran muy disminuidos debido a la gran cantidad de funcionarios con Covid-19 que hay en ese centro asistencial, además de aquellos que se encuentran en cuarentenas preventivas, según cuentan las fuentes consultadas. Al menos 38 de estos funcionarios dieron positivo por Covid-19 y más de 140 se encuentran con cuarentena.

“Esto evidencia que no se están realizando las acciones necesarias para cubrir estos espacios dejados en los turnos. No está bien que trabajemos sin urgenciólogos”, señala una funcionaria. 

A esto se suma la gran cantidad de demanda que ese hospital ha tenido durante los últimos días, la que se ha visto aumentada por pacientes con Covid.19. Según el relato de dos funcionarios, la urgencia de ese hospital tenía los box de atención, del 1 al 11, por completo con pacientes con Covid-19 positivo, o sospechoso de Covid. 

“Son pacientes que presentan síntomas respiratorios, entonces se encuentran a la espera de ser confirmados. Los tenemos acá en los box que no son para hospitalizar. Ellos deberían ser dirigidos a los distintos servicios para que sean hospitalizados, la urgencia no es para que estén una gran cantidad de tiempo. Incluso, en el box 6, tenemos a alguien entubado [con ventilación mecánica] que ha estado ahí todo el día. Es preocupante la situación”, señaló una funcionaria. 

Además de lo señalado, estos funcionarios señalaron que los "recuperadores" [salas en que hay camillas para atender a personas que llegan con riesgo vital] se encontraban bloqueados, precisamente por encontrarse con casos de sospecha de Covid. La alta demanda a la que se enfrentó dicho hospital durante el día de ayer se puede graficar en la cantidad de ambulancias que se agruparon en las inmediaciones del hospital con pacientes a la espera de ser atendidos o derivados [ver foto]

be5e7cbd-0763-47c1-a3c8-177736a666c5.jpg

Ambulancias en el Hospital San José durante la tarde del lunes 5 de mayo.
Ambulancias en el Hospital San José durante la tarde del lunes 5 de may

Esta situación lleva a pensar en la necesidad de utilizar el Espacio Riesco, el cual según declaraciones de la autoridad sanitaria, quedará a disposición precisamente del Hospital San José. Fuentes al interior de este hospital nos señalan que aún no se tienen noticias de cuándo podrá comenzar a ocuparse para así alivianar la carga de pacientes

Estos casos se suman al caso del Hospital del Salvador, informado por nuestro medio hace unos días. En esa ocasión, la información obtenida por INTERFERENCIA, indicaba que la capacidad UCI de ese hospital público había sido copada por completo el pasado lunes 27 de abril. 

Otro indicio sobre copamiento de la capacidad en distintos centros hospitalarios de la Región Metropolitana es lo indicado por el medio La Segunda, respecto del Hospital Sótero del Río. Una fuente de ese hospital indicó a La Segunda que "el miércoles nos faltaron camas", señalando además que 75 funcionarios han dado positivo por Covid-19 y más de 200 se encuentran en cuarentena.

Consultados al respecto, especialistas en la materia nos señalaron que estas situaciones no hablan de un colapso del sistema, pues hay más camas y funcionarios que las operen en otros hospitales públicos y privados de la ciudad, pero sí de señales que no son comunes y que son preocupantes.

En particular la preocupación es por la fecha en que se están dando estas situaciones de copamiento de las capacidades. Todas estas fuentes nos indican que estas situaciones de desborde pueden ocurrir, pero que lo normal es que ocurra mucho más entrado el invierno, en meses como junio, julio o agosto.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Invito que ustedes visiten el hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar. Ya que tiene muchos problemas... Investiguen.

Gracias por la información georreferencial!!!!

Añadir nuevo comentario