Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 12 de diciembre de 2018
En exclusiva: las redes del poder

Estos son los encumbrados ‘reservistas’ VIP de las Fuerzas Armadas

Sergio Jara Román

luksic_2.jpg

Ceremonia CAOR 2017. Andrónico Luksic, vicepresidente de Banco de Chile.
Ceremonia CAOR 2017. Andrónico Luksic, vicepresidente de Banco de Chile.

Banqueros, corredores de bolsa, políticos, ministros de Estado, abogados y periodistas. Ese es el selecto grupo de civiles que forma parte de las Fuerzas Armadas a través de los cursos de reserva. INTERFERENCIA publica por primera vez las listas CAOR, con los nombres de los civiles que han pasado por esas filas. En esta primera entrega, los reservistas VIP del Ejército.

A mediados de 2009 el Metro de Santiago inauguró una obra del pintor Manuel Espinosa en la que se rinde homenaje a los héroes de la Batalla de la Concepción, de la Guerra del Pacífico. Ahí aparecen cinco soldados chilenos, encabezados por el subteniente Luis Cruz Martínez, corriendo hacia una muerte segura, en lo que sería la carga final de un combate histórico en el que 77 chilenos resistieron el asedio peruano. Esa batalla fue un hito que se enseña en libros de historia y de estrategia militar. De ahí que Metro quisiera incluirla en su ya extensa colección de obras. Pero lo que fue un éxito histórico y cultural para el tren subterráneo bien pudo ser un fracaso.

Cuando los ejecutivos de las diversas empresas que componen el grupo Luksic hablan bajo reserva de esa obra, se lamentan de no haber planteado la idea que se les cruzó por la cabeza cuando decidieron donar los recursos necesarios para que se levantara la pintura: reemplazar los rostros de los históricos soldados por los de ellos mismos. Lo dicen riéndose, como si fuera una broma. Pero la idea iba en serio, aunque nunca llegaron a plantearla formalmente.   

Espinosa, el pinto de la obra, recuerda que no le manifestaron una idea como esa, pero sí reconoce que esos ejecutivos financiaron la pintura. "Efectivamente, ellos financiaron esta obra para el Metro Los Héroes, encabezados por el señor ministro, Alfredo Moreno", dice el artista.

Moreno, al igual que los ejecutivos del grupo Luksic, estaba ese 2009 en los negocios, pero también en el Ejército. Todos ellos formaron parte de la primera generación del Curso de Aspirantes a Oficiales de Reserva (CAOR), que imparte el Ejército desde 2007. Ese curso tiene sus correlatos en la Armada y en la Fuerza Aérea (FACH) y, salvo por excepciones, se ha constituido como un espacio de elite al que se accede sólo por invitación, sin que se conozca aún un objetivo claro relativo a la defensa de los intereses nacionales y la seguridad del país, el mandato de las Fuerzas Armadas.

El Ejército, en una respuesta que hizo llegar vía correo a este medio, dice que el propósito de este programa de reclutamiento selectivo apunta a que las personas que participan conozcan la institución y vivan "una experiencia que les permita empaparse de la realidad del mundo militar, logrando que a posteriori, puedan transmitir los conocimientos y experiencias de las actividades realizadas por el Ejército, al tiempo de aportar en acciones, por ejemplo, de apoyo a la comunidad con sus mismas profesiones".

No está claro si eso ha pasado. No al menos en el Ejército. El caso de la Armada es distinto, pues sus reservistas civiles son, en su mayoría, profesionales de la salud y cada cierto tiempo realizan misiones en zonas golpeadas por alguna catástrofe o necesitadas de médicos. Del CAOR del Ejército sólo se conoce, hasta ahora, la obra que donaron algunos de sus integrantes al Metro de Santiago, aunque, de manera privada, Andrónico Luksic también financia becas de estudio para militares en Estados Unidos.

INTERFERENCIA accedió, vía Ley de Transparencia, a las listas de los civiles que han realizado estos cursos y encontró varias coincidencias: gran parte de ellos son poderosos ejecutivos de Sanhattan, el barrio financiero del sector oriente de Santiago, influyentes abogados, periodistas con poder de decisión en medios como La Tercera, El Mercurio y Mega, y empresarios con chapa Forbes, como Andrónico Luksic. Todos ellos hoy son reservistas vip de las Fuerzas Armadas y dicen estar ahí para ser el nexo con la sociedad, más que para ir a una eventual guerra. En esta primera entrega, INTERFERENCIA revela todos los nombres de civiles que han realizado el CAOR en el Ejército.

moreno.jpg

Ceremonia CAOR 2017 Alfredo Moreno, ministro de Desarrollo Social.
Ceremonia CAOR 2017 Alfredo Moreno, ministro de Desarrollo Social.

Nace un negocio

Todo partió con el ex comandante en Jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba. Fue él quien inició el CAOR cuando era el jefe del Estado Mayor del Ejército, poco antes que lo nombraran a la cabeza de la institución y que se descubriera su eventual involucramiento en hechos ilícitos, que hoy son investigados por la justicia militar y penal.

La primera generación que comandó fue la de 2007, con Andrónico Luksic a la cabeza y una serie de sus ejecutivos de confianza siguiéndolo. Entre ellos estaban Pablo Granifo, presidente del Banco de Chile; y José Miguel Barros, director de CCU y socio de LarrainVial. Junto a ellos, otros nombres conocidos de Sanhattan, como el del actual ministro de Desarrollo Social, ex Canciller y ex presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), además de Empresas Penta y una larga lista de otras compañías, Alfredo Moreno.

Destacan en las listas CAOR los nombres de Patricio Contesse, ex gerente general de SQM y uno de los principales investigados en el financiamiento irregular de la política; José Miguel Sánchez, hasta 2012 director ejecutivo de Mega, Guillermo Turner, actual gerente de asuntos corporativos de CMPC y ex director de los diarios La Tercera, Pulso y Diario Financiero; Manuel Ibáñez, de Security; Renato Peñafiel, de PwC; Juan Carlos Spencer, gerente general de la Bolsa Electrónica de Chile (BEC); Ana María Velasco, socia fundadora de la agencia de comunicaciones Extend, Pablo Yrarrázaval, ex presidente de la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS), dueño de su propia corredora de bolsa y ex presidente de Enersis (actual Enel);  y Karen Poniachik, ex ministra de Minería.

También han pasado por el Ejército Enrique Cibié, un reconocido ejecutivo que sido director de empresas como Masisa, Enersis y Farmacias Ahumada; Carolina Eterovic, directora de Mujeres Empresarias; César Barros, ex presidente de empresas venidas a menos, como La Polar, caja La Araucana y el gremio salmonero; Rodrigo Wood, gerente general de Coca Cola Embonor; Baltazar Sánchez, ex gerente de Copec, ex presidente de Mega y ex director de La Polar; Álvaro Pezoa, director del Centro de Ética Empresarial en el ESE Business School de la Universidad de Los Andes; Francisco Vidal, histórico de la Concertación y ex ministro de Michelle Bachelet y Ricardo Lagos; José Martínez, gerente general de la BCS; Cristián Ley, ex diputado de la UDI y actualmente investigado por emitir, a través de su esposa y nuera, boletas falsas a SQM; Fernando del Solar, ex y actual director de grandes empresas, como Nestlé y SMU; Guillermo Carey Tagle, del estudio de abogados Carey, presidente de la Cámara Chilena Norteamericana de Comercio y director del Marbella Conutry Club; Jaime Bellolio Rodríguez, ex gerente General Empresas UC y miembro del Consejo de Ética de los Medios de Comunicación de Chile; Ricardo Cruzat Ochagavía, gerente general de Gasco (filial); y José Antonio Labbé, ex socio de la corredora de bolsa Celfin (actual BTG Pactual Chile).

jose_miguel_barros.jpg

Ceremonia CAOR 2017. José Miguel Barros, directos de CCU y socio de LarrainVial.
Ceremonia CAOR 2017. José Miguel Barros, directos de CCU y socio de LarrainVial.

La lista es larga. De hecho, también aparecen nombres como los de Sergio "Checho" Hirane, comediante y conductor en Radio Agricultura; Patricia Arancibia Clavel, reconocida historiadora y hermana de Enrique, el ex agente de la DINA; y Waldo Rojas Garrido, 2º Tenor de Los Cuatro Cuartos.

De acuerdo al Ejército, existen 169 reservistas de este tipo, de los cuales, 26 son mujeres. La lista que consiguió INTERFERENCIA, sin embargo, da cuenta de más personas (revisar al final de este artículo). Como sea, el nombre más llamativo de todo el grupo de ejecutivos que hizo el CAOR es el de José Miguel Donoso, en ese entonces, gerente general de Klassik Car, empresa distribuidora de AUDI y Volkswagen; y hoy ligado a JMD, la representante en Chile de Aston Martin.

Quien compartía un gusto por los autos de alta gama con él era, precisamente, Juan Miguel Fuente-Alba, el instructor del primer CAOR y quien luego llegaría a ser comandante en Jefe del Ejército. Ambos estrecharon lazos tras el CAOR y comenzaron el negocio. De acuerdo a una nota de la época de Ciper, Fuente-Alba compraba autos a Klassik Car, que luego eran recomprados por la automotora más caros.

Fuente-Alba gastó una fortuna en comprar autos. Adquiría, básicamente, Audi. En 2005 compró uno de esos y entregó otro de la misma marca como parte de pago, tasado en $18 millones. Ese auto era de Germán Kroff, dueño a su vez de una lavandería que funciona hace más de 20 años al interior de la Escuela Militar y por la cual tenía negocios con la institución, en la última década, por $2.260 millones. Pero Fuente-Alba no se quedaba con los autos. A los tres meses se los revendía a la misma automotora, a un precio más alto.

Ese tipo de maniobras llamó la atención de ambas justicias, la militar y la penal. Pero no de políticos. El caso no derivó en investigaciones administrativas ni tampoco en una revisión del CAOR, un espacio en el que parecen mezclarse algunos intereses privados con los públicos.

En la próxima entrega, INTERFERENCIA dará cuenta de los selectivos programas de reservistas civiles de la Armada y la FACH.  

Adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF ejercito.pdf18.96 MB

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

No puede ser otra manera. Dos poderes de una misma clase social que se necesitan y potencian mutuamente. Los empresarios y la Oficialidad Militar, una variante de una misma clase, la burguesía y su brazo armado. Ella le da el estatus Social y el brazo armado la seguridad de que el enemigo interno está bajo control, esto según la doctrina de Seguridad Nacional.

Añadir nuevo comentario