Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 22 de octubre de 2020
[Columna académica]

Profe, estamos en una pandemia global ¿me sube la nota?

Elisa de Padua y Mimi Bick (*)

colegio covid

Crédito: Louis Bafrance (Wikimedia Commons).
Crédito: Louis Bafrance (Wikimedia Commons).

¿Cómo poner notas justas en un contexto donde los estudiantes deben aprender solo con los recursos que tienen en sus casas? ¿cómo poner notas justas en un contexto donde la incertidumbre es una sensación permanente y compartida por todos? En el caso de los estudiantes, esta incertidumbre no solo tiene que ver con la salud sino también con el fantasma de la repitencia.

En una investigación sobre evaluación en educación, a un grupo de estudiantes de Enseñanza Media se les preguntó qué les parecería que se eliminaran las notas. Uno de los estudiantes dijo: “¡No! Sería como trabajar y que no nos pagaran”, el resto de los estudiantes estuvo de acuerdo. Las notas tradicionalmente han sido empleadas como mecanismo de control para asegurar que los estudiantes aprendan lo que tienen que aprender y, hasta el año pasado, una nota deficiente era razón para que un estudiante repitiera de curso automáticamente. Estamos tan acostumbrados a ellas que nos cuesta imaginarnos una educación sin ellas.

Poner notas durante el contexto de la crisis sanitaria es un tremendo desafío para los profesores ¿Cómo poner notas justas en un contexto donde los estudiantes deben aprender solo con los recursos que tienen en sus casas? ¿cómo poner notas justas en un contexto donde la incertidumbre es una sensación permanente y compartida por todos? En el caso de los estudiantes, esta incertidumbre no solo tiene que ver con la salud sino también con el fantasma de la repitencia: ¿habrá repitencia?

Para despejar esta incertidumbre, el Mineduc acaba de publicar criterios para la evaluación, calificación y promoción de estudiantes. Según este documento, repetir de curso en un contexto de emergencia sanitaria mundial es posible en Chile. ¿Quiénes pueden repetir? Los que participaron escasamente de las actividades escolares y los que tengan malas notas. Ante estas situaciones, la escuela debe decidir si lo mejor es o no la repitencia. Italia y España decidieron que todos los estudiantes pasarían de curso. En otros países como Reino Unido, Japón o Noruega ni siquiera es tema porque no existe la repitencia. El Mineduc se equivoca al pensar que los estudiantes que presentaron más dificultades durante las clases a distancia se beneficiarán de separarse definitivamente de sus compañeros. Se equivoca también al pensar que los estudiantes que “pasan de curso” lo hacen en condiciones óptimas y que no requieren tanto apoyo como los que repiten. Se equivoca también en pensar que esto otorga flexibilidad a los docentes, más bien es una carga ya que los docentes debieran concentrarse en cómo retomar el camino con todos sus alumnos, no debieran cargar con la decisión sobre quién se beneficiaría de quedarse atrás en un contexto como el que vivimos. 

Los criterios del Mineduc no solo aclaran el tema de la repitencia, sino también indica que los estudiantes deben ser evaluados con nota durante este convulsionado año. El Mineduc antes ya había señalado que se debía priorizar la evaluación formativa por sobre la sumativa. La evaluación formativa es aquella que acompaña y, sobretodo, retroalimenta el proceso de aprendizaje de los estudiantes y “no va al libro” como la sumativa, ya que entiende que el aprendizaje está en proceso de consolidación. Si los profesores deben privilegiar evaluaciones formativas, ¿cómo pueden entonces poner notas? Según los criterios recientemente publicados por el Mineduc, basta con transformar la información obtenida a través de evaluaciones hechas a distancia en una nota. ¡Incluso si esa nota luego es usada para calcular el NEM!

Habrá notado el lector que sugerir que una evaluación formativa lleve nota, es una contradicción en sí misma. Supongamos que estoy haciendo un curso de panadería. Cada clase preparo un pan diferente y recibo comentarios de mis profesores; aunque no son siempre buenos, estoy tranquila porque he progresado y sé que en la evaluación final me irá bien y aprobaré el curso. Llega la pandemia y debo seguir mi curso a distancia usando mi propia cocina, utensilios e ingredientes y mis profesores hacen sus comentarios sin probar el pan. El curso termina, mis técnicas para hacer pan han mejorado y me queda muy rico, pero como los profesores no pueden probarlo, para evaluarme transforman todos los comentarios que me hicieron desde el principio en una nota. He reprobado. Así de incoherente es la propuesta del Ministerio.

Quizás exista el temor de que sin notas y sin repitencia los alumnos terminen desertando, pero lo cierto es que en el contexto de apremio vital que vivimos, la deserción escolar adquiere un nuevo sentido que no se resuelve con la amenaza de la repitencia sino con adaptar el proceso educativo para que no se transforme en un sufrimiento más. La pandemia que vivimos es un evento excepcional y requiere tomar medidas excepcionales que apunten a proteger, en primer lugar, el bienestar de los estudiantes y, luego, su aprendizaje escolar.  Aprender debiese ser una retribución en sí misma, que no necesita de una nota para suceder y que requiere de condiciones mínimas para progresar, las cuales no están garantizadas en este momento.

Tal como se ha hecho en otros países, la promoción debiese ser automática y los docentes debieran contar con flexibilidad para decidir cómo comunicar qué tanto han aprendido sus estudiantes, pero sobre todo, para transmitirles la tranquilidad necesaria para superar este momento difícil sin que nadie se quede atrás.

Elisa de Padua es Magister y candidata a Doctora en Educación Universidad de Cambridge, mientras que Mimi Bick es Magister y Doctora en Filosofía Universidad de Oxford.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Solicito suscripción por favor, acabo de conocer el sitio, se debe mantener!

Muy válido y me representan los puntos de vista, estudiar y aser estudiar a nuestros hijos en esta pandemia a sido muy difícil... Y más pensar en la repitencia, enfermos por la pandemia y por no saber estudiar solas.

Muy interesante y cierto

Muchas gracias

El mineduc es una institucion que demuestra una vez más ser un antro de burócratas y tecnocratas, absolutamente desconectados de lo que significa hacer clases en aula....en este caso menos aún lo que significa hacerlo de modo virtual. Y .más grave aún tener un ministro, empecinado, enceguecido con la idea de que se tiene que volver a la clase presencial

Añadir nuevo comentario