Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 20 de agosto de 2019
SII y Tesorería se lavan las manos

La millonaria deuda fiscal que nadie le ha cobrado al empresario Manuel Ossandón

Nicolás Massai D.

portada_manuel_ossandon.jpeg

Manuel Ossandón Larraín. Credito fotografía: Amsal Inmobiliaria
Manuel Ossandón Larraín. Credito fotografía: Amsal Inmobiliaria

El nieto del magnate Bernardo Larraín Vial –que lleva una década en una pelea judicial con su propia familia– debe más de 1.400 millones de pesos en impuestos. En este tiempo, ha traspasado sigilosamente sus bienes a sociedades relacionadas con el probable objetivo de evitar el pago de su deuda tributaria, según documentos a los que tuvo acceso INTERFERENCIA.

"Unos 900 millones de pesos, algo así". Esa fue la respuesta que entregó el pasado 30 y 31 de enero Manuel Ossandón Larraín en la Corte del Distrito Judicial Nº11 del condado de Miami, Estados Unidos, al ser preguntado acerca de cuánto adeudaba al fisco chileno.

En el mismo tribunal de Florida estaban su hermano Bernardo Ossandón y la madre de ambos, María Soledad Larraín –los dos demandados por Manuel–, observando el testimonio de su familiar.

Este juicio en Estados Unidos, que se encuentra actualmente suspendido, forma parte de una serie de acciones judiciales que Manuel Ossandón comenzó en contra de su familia y, en particular, de su hermano Bernardo a partir de 2010. En su momento, Manuel lo acusó ante tribunales chilenos de estafa y falsificación de instrumento público, entre otros cargos, en una de las tramas judiciales más bulladas de los últimos 10 años en la elite chilena y ampliamente difundida por la prensa.

Hasta el momento, todas las causas iniciadas por Manuel Ossandón han salido en su contra, aunque algunas de ellas todavía continúan abiertas. Como la de Miami, donde el empresario busca cobrar unos pagarés superiores a 112 millones de dólares emitidos por Real State Golden Investments (RSGI) en Estados Unidos. RSGI es la matriz domiciliada en Islas Vírgenes Británicas, que es dueña del 99,9% de Inversiones Cordillera Limitada, la sociedad que opera en Chile y que funciona como holding de la familia Ossandón Larraín.

Pero dentro de este entramado de aristas judiciales, que aún se investiga en tribunales chilenos, surgió un detalle que quedó expuesto aquel 30 y 31 de enero en Miami. En la ocasión Manuel Ossandón no solo reconoció una millonaria deuda fiscal en Chile, sino que también entregó información sobre la reestructuración que ha venido haciendo de sus distintos intereses, traspasando bienes a sociedades ligadas a él, e incluso vendiendo tierras por cientos de millones de pesos, en lo que podría construir un intento por ocultar su verdadero patrimonio ante las autoridades tributarias.

INTERFERENCIA accedió a este testimonio judicial de Manuel Ossandón y a otros documentos legales, los que muestran que el heredero de Bernardo Larraín Vial –el fallecido magnate de bienes raíces– debe incluso mucho más en impuestos, teniendo una deuda de al menos 1.400 millones de pesos. Según los documentos que nuestro medio tuvo a la vista, tanto la Tesorería General de la República como el Servicio de Impuestos Internos (SII) están en conocimiento de este millonario monto adeudado, y de los movimientos realizados por Ossandón, pero hasta el momento no han hecho mucho para cobrarle.

El origen de la deuda

Real Golden State Investments, la matriz que controla la filial chilena que emitió los pagarés por más de 100 millones de dólares –luego de una llamada "reestructuración" de sus sociedades–, todavía sigue con una causa abierta con el Servicio de Impuestos Internos.

Al margen de esa arista, y de las otras penales y civiles, todos los hermanos de la familia comparecieron ante el Tribunal Tributario y Aduanero. Allí explicaron las cesiones de derechos que realizaron –tanto desde las sociedades que cada uno controlaba, así como los que poseían de manera individual– a Inversiones Cordillera Limitada en 2009. Los valores de estas transacciones fueron por muchísimo menos que el precio comercial. Por ejemplo, una de las sociedades de Manuel Ossandón cedió por 100.000 pesos su propiedad en Inversiones Lomas de La Dehesa Limitada al holding familiar Inversiones Cordillera Limitada, cuando su valor comercial era superior a 52.000 millones de pesos, según documentos judiciales a los que accedió INTERFERENCIA.  

Esto gatilló las alarmas en el Servicio de Impuestos Internos.

Por lo mismo, luego de recabar antecedentes, en julio de 2013 el SII le impuso liquidaciones por diferencias del impuesto de primera categoría a cada hermano individualmente por sobre los 1.400 millones, y a las sociedades que controlaban por 9.000 millones de pesos, totalizando entre sus sociedades un poco menos de 56.000 millones de pesos y por ellos a nivel individual unos 5.755 millones de pesos.

El reclamo, entonces, llegó a la sede tributaria judicial. Todos los hermanos, salvo Manuel, hicieron una presentación similar, asesorados por los mismos abogados, para buscar que se eliminaran estas liquidaciones que los obligaban a pagar este saldo de millones de dólares. Recién a fines de julio de este año, la Corte de Apelaciones acogió el reclamo de las sociedades controladas por Bernardo, Gabriel y María Teresa Ossandón, además de la controlada por su madre, María Soledad Larraín. Todavía al SII le quedan algunos días hábiles para recurrir a la Corte Suprema.

Sin embargo, y en busca de que quedaran sin efecto las liquidaciones de estos tres hermanos de manera individual, perdieron en la Corte de Apelaciones a fines del año pasado, y presentaron recursos de casación ante la Corte Suprema para revertir este fallo, lo que todavía no se decide.

El camino de Manuel Ossandón fue distinto. Ante el Tribunal Tributario y Aduanero, el empresario no intentó argumentar a favor de las cesiones de derechos, sino que acusó a su hermano Bernardo y al abogado Rodrigo Ruiz-Tagle –quienes tenían el poder para actuar en su representación en 2009 cuando se realizó la operación mientras él vivía en Estados Unidos– de ser los responsables de los montos que le imputaba el SII. Sin embargo, el tribunal confirmó que Manuel Ossandón adeudaba 1.434 millones de pesos al fisco.

El mismo argumento fue utilizado para defender el nuevo cálculo que el SII hizo sobre los impuestos que debía pagar DM Inversiones Limitada, la sociedad controlada por Manuel, a la que se le atribuyó una deuda de 9.058 millones de pesos, los que entre intereses y reajustes estarían hoy en al menos 15.000 millones. La esposa de Manuel Ossandón, Sara Bustamante, que también es accionista de esta sociedad, reclamó ante el Tribunal Tributario y Aduanero, pero este fue rechazado y se mantuvo la deuda.

Ambos fallos tributarios llegaron a la undécima sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, que entre septiembre y diciembre de 2017 confirmaron las resoluciones anteriores. A pesar de que en estos casos aparecen presentados recursos de casación ante la Corte Suprema, aparentemente estos no perseveraron. De hecho, en el mismo sitio web del Poder Judicial se indica que los fallos están ejecutoriados, por lo que la deuda se debiera cobrar. Sin embargo, aquello no ha ocurrido hasta este momento, y la responsabilidad de esto recae en la Tesorería General de la República.

El asunto podría tornarse de mayor gravedad, pues existen distintas operaciones recientes que le entregaron ganancias a Manuel Ossandón, además de que él mismo reconoció que reorganizó algunos bienes por "protección" ante los juicios con el fisco de Chile, y que una de sus sociedades gozó de buena salud económica al menos durante 2018.

Eso lo dijo en Miami.

Todo se sabe

Durante la declaración de enero de 2019 en Miami, Manuel Ossandón indicó ante las autoridades judiciales de Florida que si tuviera dinero, pagaría las deudas que tiene con el fisco. "Nada ha sido pagado. Si tuviera el dinero, lo haría".

Sin embargo, existen distintos hechos que acreditarían que Ossandón ha tenido al menos una buena pasada por la venta, por ejemplo, de un bien raíz. Un mes antes de que la Corte de Apelaciones confirmara su deuda personal superior a 1.400 millones de pesos, este vendió un predio ubicado en el ex Fundo El Llano de Pirque. Por esta compraventa, Inversiones Auquinco SpA pagó un total de 266 millones de pesos. Además, en el mismo juicio de Miami, reconoció que una de sus sociedades, Asesorías Taormina, tuvo ingresos por 120 millones de pesos durante 2018. 

Esta empresa, según Ossandón, tiene como principal cliente a Amsal Inmobiliaria, cuyos socios son Fernando Albala y Jorge Amszynowski. En el sitio web de esta compañía, Manuel figura actualmente como gerente de nuevos negocios.

Gran parte de estos antecedentes habrían sido informados a la Tesorería General de la República, al igual que a Fernando Barraza, director del Servicio de Impuestos Internos. Esta información, a la que tuvo acceso INTERFERENCIA, les comunica a ambos organismos que Manuel Ossandón ha realizado diversos hechos con el fin de mostrarse insolvente y no pagar su millonaria deuda tributaria.

Dentro de esas movidas, está la compraventa que hizo de sus acciones en el club de golf Lomas de La Dehesa, el 23 de abril de 2018, cuando se las cedió en 7,5 millones de pesos a su sociedad Asesorías Taormina. Sobre este capítulo también habló durante el juicio en Miami. Justamente cuando una de las abogadas le preguntó por ello:

"¿Alguna vez tuvo acciones en el country club Lomas de La Dehesa?".

"Sí", respondió Ossandón.

"¿Qué pasó con sus acciones en ese club de golf?", le contra-preguntaron.

"Las vendí a una de mis sociedades".

(…)

"¿Por qué hizo eso?".

"La verdad, por protección", contestó él.

"¿Por los juicios en su contra?".

"Sí", respondió.

INTERFERENCIA se contactó con Manuel Ossandón para la elaboración de este artículo. El empresario señaló que "debido a que existe un fallo pendiente en la Corte Suprema, mientras existan juicios pendientes no nos corresponde emitir opinión a través de la prensa". Se intentó contrastar la información expuesta en este reportaje sobre los fallos de la Corte de Apelaciones en donde, aparentemente, no se perseveró con la casación ante la Corte Suprema, pero Ossandón no respondió más luego de la primera comunicación.

Este medio también contactó a Bernardo Ossandón para obtener una declaración pública acerca de los temas abordados en este artículo. Sin embargo, el empresario dijo que no se iba a pronunciar al respecto.

INTERFERENCIA a su vez le consultó al SII por qué no se ha perseguido el cobro de la deuda que Ossandón tiene con el fisco. Desde el departamento de Comunicaciones de ese servicio señalaron que "en los casos de los contribuyentes consultados, los giros [monto definitivo de impuesto adeudado] respectivos fueron emitidos entre diciembre del 2016 y enero del 2017, por lo que no se puede afirmar que el Servicio ‘no ha perseguido el cobro de estos montos’". A renglón seguido, el SII indicó que "la cobranza administrativa y judicial de las obligaciones tributarias corresponde a la Tesorería General de la República, por lo que cualquier precisión sobre materias de esa índole debe ser solicitada a ese organismo".

En palabras sencillas, el Servicio de Impuestos Internos apunta a la Tesorería por no cobrar la deuda impositiva de Manuel Ossandón.

Contactada la Tesorería General de la República, indicaron que "en relación a su consulta, informamos que este servicio no tiene atribuciones para entregar información sobre ningún contribuyente, ya que se trata de antecedentes privados".

Este medio supo que la Tesorería sí ha tratado de cobrar la deuda tributaria, pero que en ese servicio describen a Manuel Ossandón como "un pez en el agua". Según información obtenida por INTERFERENCIA, ese organismo habría embargado una serie de cuentas bancarias del empresario, pero sin lograr el objetivo final de cobrar la deuda.

"A estas alturas debería hacerse parte el Consejo de Defensa del Estado", afirma un funcionario al tanto de toda esta situación.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me interesa el artículo.

BUENO

Al fin un artículo bueno para poder leer

Son muy interesante sus investigaciones y articulos

Añadir nuevo comentario